En 20 de abril de 2009, Gustavo de Arístegui y Pedro Gómez de la Serna firmaron un acuerdo con Carmelo Martín Modu, entonces secretario de Estado de Telecomunicaciones de Guinea Ecuatorial, para montar una empresa de telecomunicaciones de “capital privado” el país africano.Sin título

Suena extraño, pero así lo refleja el contrato, en el que además Carmelo Martín Modu explicita su cargo. La empresa la constituyen entre cuatro personas: Arístegui y De la Serna, el secretario de Estado guineano, y un tercer empresario español llamado Santiago Foncillas.

Podría pensarse que se trataba de un acuerdo con una empresa pública guineana, pero no: el capital, según el documento, sería totalmente privado, con un 60% de accionariado español, repartido entre los tres españoles, y el 40% restante para el político de Guinea. Por cierto que en 2014 este secretario de Estado era viceministro de Transportes y fue hallado muerto, tirado en la calle, según explica en un artículo el opositor guineano Severo Moto.

El remate de esta historia es que dos días antes de firmar el contrato con el secretario de Estado para crear esa empresa, Arístegui y De la Serna contrataron a su hijo, Carmelo Modu, como agente para que les ayudara a buscar oportunidades de negocio en Guinea. Todo ello consta tal cual en el sumario de la causa, en concreto en documentos a ella aportados por De la Serna.

Fuente: Elmundo.es

Diario Rombe
Si quieres compartir información sensible o enviar documentación para su investigación y posterior publicación, contacta con nosotros: Email: [email protected] Telf o Whatsapp: 0034 634 79 78 38

Dejar un comentario

  • (not be published)