Éste es el verdadero rostro del desorden que reina en la República de Guinea Ecuatorial: para ascender a un puesto de trabajo o mantener el que hasta ahora tienes, debes matar, practicar crímenes rituales y entregar los resultados a los hombres de poder de Guinea Ecuatorial. ¿En qué se ha convertido nuestro país?; por qué tanto mal.

10814327_4730419034882_447704443_nLa joven asesinada o desaparecida. Se desconoce el paradero de su cuerpo. Sólo Gepetrol sabe dónde está.

“La familia de la joven Nchama (Q.E.D.) -supuestamente asesinada por delincuentes en Ghana-, estuvo siendo velada durante la noche de ayer, pensándose que su cuerpo sin vida estaba dentro del ataúd frente al que se rezó, cantó y lloró, pero resulta que se estuvo velando a una muñeca bien maquillada y con una peluca que imitaba el cabello de la malograda joven… increíble pero cierto”.

Hoy queremos compartir con ustedes el dolor de una madre, de una familia, de un pueblo y de todos los vecinos de Lampert (Malabo) quienes perdieron a un ser querido en Ghana. El Partido Democrático de Guinea Ecuatorial ha convertido este pequeño país en una guerra de crímenes rituales. Hay quienes dicen: “para tener poder en este país debes entregar algo a los de arriba, algo que aprecias mucho“. Cada semana se encuentran por algunos rincones oscuros de Guinea Ecuatorial cuerpos mutilados. La brujería está a la orden del día en nuestra patria, el nivel de canibalismo ha crecido y ha superado a otros países. Es una lucha total y abierta entre los miembros del Régimen para mantener sus puestos de trabajo realizando prácticas supersticiosas en el marco de asesinatos rituales. 

El ataúd procedente de Ghana. Supuestamente dentro estaba el cuerpo de la joven asesinada o desaparecida. El ataúd procedente de Ghana. Dentro debía encontrarse el cuerpo de la joven asesinada.

Según los amigos de la fallecida Montserrat Nchama, quien se encontraba estudiando en Ghana, la joven estudiante de 22 años vivía con su primo en una casa que compró su tío Antonio Oburu -alias Tony- en Accra, capital de este país. Oburu -empleado de la compañía Gepetrol- había enviado a los dos familiares para estudiar en Ghana, los que nunca salían a visitar a nadie ni nadie les podía visitar, por mandato de su tío quien les prohibía toda interacción social. Estas mismas fuentes, prosiguieron informando a Diario Rombe, que el patio de la residencia donde vivían los dos jóvenes contaba con múltiples cámaras de seguridad, lo cual supone un clima de riguroso hermetismo – “Estaban casi esclavizados”, afirma el círculo social de Nchama, el que consiguió acceder a conocer esta cruel realidad.

 

 

El ataúd procedente de Ghana. Supuestamente dentro estaba el cuerpo de la joven asesinada o desaparecida. El ataúd procedente de Ghana. Supuestamente dentro estaba el cuerpo de la joven asesinada o desaparecida.


“Una tarde el primo de Montserrat Nchama comunicó al resto de los estudiantes ecuatoguineanos en Ghana que su prima había fallecido y que pronto su cuerpo sin vida iba a ser trasladado a Guinea Ecuatorial, pero ninguno de los estudiantes que acudieron al velorio pudieron ver el cadáver”
– afirma nuestra fuente -, declarando igualmente que “el tío de la fallecida que trabaja en Gepetrol estuvo en Ghana dos días antes de que fallezca Nchama  y parece que todo lo pactó con el primo de ésta. Para no dejar rastros, su tío se fue a la sede de Gepetrol de Inglaterra”. En opinión de un grupo de los estudiantes de Ghana -quienes mantenían un grado de cercanía con la joven-, Antonio Oburu habría llevado  a un lugar desconocido a Montserrat Nchama para sacrificarla y así mantener su puesto de trabajo en Gepetrol. El tío llevó al par de jóvenes a Ghana juntos, pero una vez ahí los habría separado. La chica se quedó en la lujosa casa en Accra y al joven lo llevó a otra ciudad, todo esto porque planeaba sacrificar a su sobrina.

Fuente de las imágenes: Redes Sociales

Diario Rombe
Si quieres compartir información sensible o enviar documentación para su investigación y posterior publicación, contacta con nosotros: Email: [email protected] Telf o Whatsapp: 0034 634 79 78 38

Dejar un comentario

  • (not be published)