Si es usted un creyente cristiano, lo llamará Aparición Mariana; si no cree en apariciones, lo llamará alucinación pura y dura. Sea como fuere, lo que les presento a continuación es parte de una larguísima conversación que mantuve con un personaje (imaginario) que se definía a sí mismo como el ancestro de los guineanos, o como la versión Bantú de Sócrates. Leanlo, si pueden, hasta el final!!!!!

ÉL: te saludo hijo, me he tomado la libertad de hacerte una visita.

Yo: Quién es usted y a qué obedece ese allanamiento de morada?

él: Soy el ancestro común de los guineanos, el tronco del que brotan todas las ramificaciones étnico-tribales de vuestra amada Guinea.

YO: Pretende decirme, enigmático Sr, que por las venas de todos los hijos de Guinea fluye la misma sangre y por tanto son todos hermanos, independientemente de que sean de Annobón, Bioco o de Rio Muni? No espero que dé una respuesta afirmativa a mi pregunta, pues no creo que su mensaje tenga eco en una sociedad minada por las divisiones y que tiene a la falta de consenso como su MODUS VIVENDI.

ÉL: No tomes mi afirmación por un delirio, hijo. Sostener que los guineanos son la misma cosa es una perogrullada tan grande como que todos son negros. No es, sin embargo, el oscuro tono de vuestra piel la que os reduce a la condición de hermanos, ni el haber sido condenados por las circunstancias a convivir bajo la misma bandera; es más bien vuestra condición de seres humanos. De hecho, esta defendida hermandad puede ser extrapolada a todos los seres del planeta. La torpeza del ser humano consiste en ver en las superficiales e insignificantes diferencias (sexo, raza, creencia, etc) el cobijo perfecto desde el que enturbiar la convivencia en una sociedad.Terminaréis por entender que os necesitáis los unos a los otros, como el cuerpo necesita a cada uno de sus órganos para su armonioso funcionamiento; y entonces, os pondréis a remar en la misma dirección, a fin de lograr el objetivo común a todo mortal: disfrutar de una existencia digna y feliz.

YO: Mi problema con los moralistas es que poseen una inhumana destreza para arrebatarme la quietud; no hallo interés alguno en escuchar relatos que anuncian el advenimiento de la idílica sociedad o condición humana de la que hace alarde. Dígame, si no le molesta, a qué se debe su presencia en mi hogar.

ÉL: Te he elegido a ti para llevarles un regalo a los guineanos. Lo han esperado durante bastante tiempo, y considero que es el momento adecuado para responder a sus plegarias.

YO: Su deferencia hacia mi persona me hincha de orgullo; no obstante, reconozco no estar en condiciones de asumir tan noble responsabilidad. Hay guineanos que han consagrado su entera existencia a la causa de nuestro país, es pues de elemental justicia hacer que ellos se lleven su merecido aplauso y reconocimiento por parte de sus conciudadanos. Qué habrá visto usted en un pobre ignorante de su país, como para designarlo portador de no se sabe qué recado. A menos que me dé una razón bien fundada, me veo en la obligación de declinar su oferta.

ÉL: Me parece, muchacho, que no alcanzas a entender la naturaleza de nuestro grato intercambio. No te estoy pidiendo nada en absoluto, todo lo contrario  Te estoy exigiendo que, apoyándote en tu indefectible condición de parte integrante de un todo que es tu sociedad, des tu contribución para su fortalecimiento. La construcción de una sociedad mejor es tarea colectiva, todos tienen algo que aportar, previa condición de colocar a cada cuál donde mejor utilidad pueda ofrecer a la causa común. Los aplausos o el reconocimiento no deben constituir el premio a la entrega por causas nobles; el mayor emolumento concebible es la satisfacción de haber dado todo lo que se posee, para evitar ser gobernado por personas de peor calidad. Del mismo modo, el que se enfrenta a un tirano ha de estar predispuesto a dejar su vida en el campo de la batalla, mantener una voluntad férrea y no inclinarse jamás ante el que ha jurado combatir. Y es que el mayor triunfo de un tirano no es ver cómo su oponente pierde la vida luchando, sino desistir de continuar luchando, por la dureza del combate; la mayor gloria de un tirano es ver a una población abatida y silenciada. Son suficientes las razones expuestas para que te impliques en la solución?

YO: Convengo con usted en que es más placentero y heroico morir de verdad en un campo de batalla que fingir haber eludido la muerte, encadenándose a los caprichos de un tirano. Qué recado le trae usted a nuestro amado país?

ÉL: Como te decía, hijo, voy a depositar sobre tu persona la responsabilidad de tener que elegir dos de entre los siguientes tres pilares que harán de vuestro país un trozo de paraíso en la tierra: ESTADO DE DERECHO, ESTADO DEMOCRÁTICO Y ESTADO DESARROLLADO. Le sugiero que se piense bien su elección, porque cuando haya tomado su decisión, será irreversible.

YO: Entiendo que la avaricia no sea loable en ninguna parte, pero por qué privarse de una de las tres cosas, si se puede aspirar a todas? No cree que el mayor regalo sería UN ESTADO DE DERECHO DESARROLLADO Y DEMOCRÁTICO?

ÉL: Comprendo tu avaricia, es noble; por desgracia, no estoy yo dispuesto a caer en la prodigalidad, para eso ya tenéis a los príncipes más pródigos que ha conocido el mundo. La razón de ser de un pródigo, es tener las manos llenas de una riqueza no trabajada, pues muy fácil resulta despilfarrar lo que sudor no ha costado. Lo que ofrezco a Guinea es fruto de mis sacrificios; es normal que me reserve el derecho a decidir cuánto estoy dispuesto a regalar. Eso sí, hijo, tendrás que argumentar los motivos de tus inclinaciones.

YO: Temo causar decepción a mis compatriotas si tomase una decisión impregnada de subjetividad. Para darle un cariz objetivo a mi decisión, es necesario que me ofrezca su ayuda en forma de definición concisa de lo que representan los mencionados conceptos  sólo así quedarán explicitados sus respectivos grados de importancia y en consecuencia, sus conveniencias para una sociedad como la nuestra.

ÉL: Creo poderte complacer.

1 ESTADO DE DERECHO. Dicho de una manera resumida, el Estado de Derecho se caracteriza por el absoluto sometimiento del poder del Estado y sus agentes al imperio de la ley, evitando la posibilidad de existencia de abusos que MENOSCABEN la libertad individual. El Estado de Derecho implica el establecimiento de un sistema de normas jurídicas jerárquicamente escalonadas, a cuyo frente figura la Constitución. El resto de las normas del Ordenamiento jurídico se han de subordinar a la Constitución. Es importante subrayar que en un Estado de Derecho, los ciudadanos pueden hacer todo aquello que consideren oportuno, excepto lo que les esté expresamente prohibido; por contra, los gobernantes ÚNICAMENTE pueden realizar aquellos actos para los que previamente estén habilitados. Para terminar con esta aclaración dos frases: 1) ” No, Presidente, tú no eres nuestro Dios. De él esperamos la felicidad, de ti sólo la protección de nuestros derechos” y 2) ” El Estado no es tutor sino protector; no preceptor sino defensor; su fin no es moralidad sino protección de la libertad”.

2) ESTADO DEMOCRÁTICO. La idea básica de la democracia es el derecho de todos los ciudadanos a participar en igualdad de condiciones en la formación de la voluntad general, preconizando el principio del sufragio universal en las elecciones. Los gobernantes, en democracia, serán por voluntad del pueblo manifestada en unas elecciones libres de toda presión y prevalecerán las decisiones tomadas por la mayoría. Como ejemplo, decir que en democracia, el voto de una abuela analfabeta del pueblo vale exactamente lo mismo que el de un doctorado en derecho, sin que se tenga en cuenta la incapacidad de aquélla a entender la complejidad del proceso político.

3) ESTADO DESARROLLADO. Este concepto se conoce como Estado del Bienestar y se basa en dos premisas: 1) El estado interviene de manera activa y mesurada en la economía con el objetivo de mantener el pleno empleo, con la creación de un sector público económico y con la regulación del mercado.2) El Estado se compromete a prestar una serie de servicios de carácter universal, es decir accesibles a todos los ciudadanos, en el ámbito de la educación, sanidad, vivienda, pensiones, seguridad social, etc. En un Estado del Bienestar, todos los ciudadanos tienen garantizados un nivel mínimo de desarrollo.

Hasta aquí las definiciones de los tres conceptos. Ahora te toca elegir sólo dos.

Yo: Agradezco que me haya mostrado las cosas con más profundidad; pues ahora me resulta muy fácil tomar la decisión. Estoy convencido que todos los guineanos verán con agrado que me incline por UN ESTADO de DERECHO DESARROLLADO.

ÉL: Me intriga muchísimo conocer los argumentos que vas a esgrimir para calmar la cólera de tus compatriotas, al privarles de su anhelada DEMOCRACIA. No te parece, hijo, que es una osadía superlativa mostrar tan poca sensibilidad hacia algo que se ha convertido en el súmmum de los objetivos políticos de los que reclaman una Guinea mejor? Cuántos ciudadanos de a pie, tomados de manera aleatoria en cualquier rincón del país, no han oído hablar de la DEMOCRACIA? Podrías aventurarte a decir lo mismo de los DERECHOS o del BIENESTAR SOCIAL? Por qué crees que en tu país se vive más de dos décadas de ENSAYO DEMOCRÁTICO y no hay indicios de ENSAYO ESCRUPULOSO DE LA DIGNIDAD HUMANA Y DEL RESPETO A SUS DERECHOS INTANGIBLES? En mi opinión, tienes que reconsiderar tu decisión.

YO: Mi elección es inamovible. Razones que la sostienen hay de sobra….

VER SEGUNDA PARTE, SI HABÉIS LOGRADO LEER HASTA AQUÍ.

En la segunda parte discutimos sobre la inconveniencia del sufragio universal en una sociedad como la nuestra, caracterizada por un alto grado de analfabetismo y , sobre todo, altos índices de estómagos vacíos!!!!!!!!!!! Lo aquí presentado es un extracto del ensayo que he escrito sobre LAS VIRTUDES DEL SUFRAGIO CAPACITARIO EN PAÍSES EN FASE DE CONSTRUCCIÓN.

Autor:  Bony Nse Nguema

Diario Rombe
Si quieres compartir información sensible o enviar documentación para su investigación y posterior publicación, contacta con nosotros: Email: [email protected] Telf o Whatsapp: 0034 634 79 78 38

Dejar un comentario

  • (not be published)