El Ministerio de Hacienda y Presupuestos del Gobierno de Guinea Ecuatorial, sanciona a varias empresas extranjeras al pago de una multa de 16.701.187.500 Fcfa como consecuencia de “haber defraudado a la hacienda pública, evasión fiscal y contrabando en su contabilidad”, según se desprende de una resolución a la que ha tenido acceso Diario Rombe.

Malabo y la petrolera francesa Total GE, firmaron una estructura de precios en el año 2007. Del citado acuerdo según revelan fuentes extraoficiales de Hacienda, se prohibió a la petrolera francesa suministrar combustible a las empresas que gozaban de una exención fiscal debido a los trabajos que realizan para el Gobierno, además, esas mismas empresas, llegaron a un acuerdo con Malabo de importar su gasoil y petróleo del extranjero.

El enfado del régimen florece cuando Total GE reclama el cobró de unas facturas que oscilan los 44.536.500.000 Fcfa en las que aparecen las empresas que se benefician de la exención, percatándose de que, dichas empresas se abastecían del combustible de la petrolera francesa. “Total GE, a sabiendas de que no debía suministrarles combustible con los documentos presentados” añade el informe del Gobierno “ya que estos documentos autorizaban la importación de los referidos productos por las mismas empresas exonerándoles únicamente los derechos arancelarios y demás tasas y gravámenes”

Como consecuencia de esas reclamaciones, el Ministerio de Hacienda abrió un expediente sancionador contra la petrolera francesa, acusándola de doble contabilidad (Habrá doble contabilidad cuando un comerciante lleva dos o más libros iguales en los que registre en forma diferente las mismas operaciones, o cuando tenga distintos comprobantes sobre los mismos actos. Que es un delito fiscal), la misma que practican los directivos de Gepetrol, y aunarse con las empresas China Gezhouba, Sogea-Satom, China State y Bouygues Batiment para “evadir el pago de los conceptos fiscales que correspondían a la operación que ellos efectuaban”.

El régimen de Malabo argumenta que las mercantiles China Gezhouba, Sogea-Satom, China State y Bouygues Batiment reciben un combustible subvencionado por el Estado, por lo tanto, no había “razón para que Total GE les suministrase combustible” detalla en el referido informe.

El gobierno acusó a la petrolera francesa de actuar con mala fe, refacturando indebidamente al estado unos productos que no debía y que su distribución a dichas empresas no tenía ningún acuerdo que le legitimase para ello, con el único interés siempre según el referido informe de “facturar al gobierno el Diferencial CIF o subvención por la venta de esas cantidades de productos, causando así una doble pérdida para el Estado, al haber acordado una exoneración para las empresas referidas”.

Lo que ocurre en Guinea Ecuatorial es que existe una doble vara de medir según la cual, los negocios de los miembros de la familia del dictador son exonerados automáticamente de cualquier pago de tipo impositivo, ocultan bienes en el extranjero, cobran comisiones ilegales en diversos paraísos fiscales aprovechándose de sus nombramientos en las empresas públicas, defraudan a la Hacienda Pública y eluden por todos los medios posibles el cumplimiento de sus obligaciones impositivas, y lo que se prevé es que en caso de que la compañía Total fuera obligada a pagar todo lo defraudado, es evidente que acabe en manos de los miembros del poder quienes se han acostumbrados al reparto del dinero del país.

La información documental que en los últimos meses este periódico viene publicando, demuestran que el monto total por el que la Hacienda Pública exige a la petrolera francesa, es 20 veces menor de lo que habrían defraudado la familia del dictador al estado mediante la utilización de ingeniería financiera, aperturando sociedades y cuentas bancarias por todos los países que tuvieran una legislación laxa y flexible en materia fiscal, Signapur, Dubái, Bahamas, Gibraltar, Seychelles, etc.

Si con la misma exigencia a la petrolera francesa, se hiciera por igual a todas las otras muchas  empresas cuyos accionistas son también miembros del Gobierno y familia de Teodoro Obiang Nguema, cumplir con las obligaciones fiscales, habría suficiente dinero en las arcas del estado, para financiar esos grandes paquetes de gastos que todo estado serio debe cumplir: La sanidad, la educación etc., pero en la guinea de Obiang todo hace al revés, porque la gran fortuna de esos mismos dirigentes la ocultan fuera  del país, dinero desperdigado y perdido que solo va a reforzar y  potenciar la financiación y el bienestar social de esos países.

Dejar un comentario

  • (not be published)