• El crimen se enmarca en una trama de falsificación de información financiera y comercial de la que es parte la hija del Dictador, Maria Teresa Obiang, entre otros miembros del Régimen

La policía me estaba presionando, diciéndome que si no entregaba los dineros, me iban a sacar las uñas, cortar un pie y repatriarme a Camerún, razón por la cual decidí asumir toda la responsabilidad por la situación de pánico y miedo a todas estas amenazas” – estas fueron una de las terroríficas declaraciones del empresario camerunés Joseph Nseke ante el Juez de Instrucción Nº2 de Malabo el 21 de abril de 2017,  antes de ser asesinado por la policía del Ministro de Seguridad Nacional, Nicolás Obama Nchama.

Maria Teresa Obiang

Joseph Nseke (Q.E.D.) fue un prospero empresario originario de Camerún, quien llevaba residiendo en Guinea Ecuatorial algo más de 16 años, hasta cuando en diciembre de 2018 fue víctima de brutales torturas en la comisaría general de Malabo, siendo trasladado posteriormente a la Clínica la Paz, en la misma ciudad, donde finalmente producto del letal daño recibido falleció a los 46 años. Hasta el día de su vil asesinato, Nseke era el propietario de Advanced Technologies – Engineering and Service, una sociedad cuya especialidad es la instalación de aire acondicionado. Desde hacía varios años, el emprendedor camerunés prestaba servicios de ingeniería al Centro Nacional de Documentación de Guinea Ecuatorial -CNDGE-, prestaciones tales como la instalación de aires acondicionadores y el suministro e instalación de extintores.

La relación laboral entre Nseke y el CNDGE comenzó por mediación de Francisco Masie, quien presentó al empresario a la Directora Financiera de dicha institución, Maria Teresa Obiang, hija del Dictador. Semanas después de aquel encuentro, Nseke recibió una llamada de un número privado que resultó ser Maria Teresa Obiang, citándole a su oficina para que cobrase el cheque que correspondía al pago por la prestación de suministro e instalación de extintores en el edificio de CNDGE de Malabo. Una vez recibido este cheque, Maria Teresa Obiang presenta al empresario un documento de transferencia con el concepto del servicio ya entregado, preguntándole además si conocía a alguna persona que pudiese falsificar un documento idéntico con varios conceptos asociados. Ante esto, el emprendedor camerunés negó conocer a un falsificador de documentos públicos y/o privados, pero por la presión de la situación que implicaba una asimetría de poderes, estableció el compromiso de informarse de la existencia y de la disponibilidad de individuos que se dedicaran a estas actividades ilegales.

Y es que, la anterior propuesta, en la que Nseke fue el eslabón más débil y por tanto desechable, habría presuntamente consistido de por un lado la Directora Financiera del Centro Nacional de Documentación de Guinea Ecuatorial en connivencia de Francisco Masie, en la falsificación de firmas, sellos y cheques que serían endosados al banco CCEI BANK, relacionados a obras inexistentes. Y por el otro, el fallecido Joseph Nseke, quien fue utilizado por las dos entidades anteriores para que se encargara de falsificar los documentos, sellos y firmas en la República de Camerún, siempre con el estricto conocimiento y orden de la hija del Dictador.

Una vez recibido los cheques falsificados con diferentes importes por orden de Maria Teresa Obiang, estos se depositaron en el banco CCEI Bank, siendo los fondos transferidos desde la cuenta de CNDGE a la cuenta de Advanced Technologies – Engineering and Service, como ya mencionamos, propiedad de Joseph Nseke, quien después los hizo llegar a Francisco Massie en tres ocasiones y a un tal Juan Francisco en dos instancias más, en ambos casos para ser entregados de forma subsecuente a la Directora Financiera del Centro Nacional de Documentación de Guinea Ecuatorial e hija de Teodoro Obiang Nguema Mbasogo.

Los miembros de la familia de Obiang Nguema que dirigían la trama sospecharon que Joseph Nseke les estaba estafando, quedándose con 29 000.000 Fcfa que habría desviado supuestamente a España. Por lo que para recuperar esos fondos, ordenaron al Ministro de Seguridad Nacional, Nicolás Obama Nchama, que detuviese al empresario camerunés y le obligara a devolver este monto por medio de duras sesiones de tortura. Y es que en efecto, recuerda el Juez de Instrucción Nº2 de Malabo, quien tomo en declaración a Nseke, que, “yo estuve presente cuando el Ministro Nicolás Obama Nchama dijo al fallecido que no saldría vivo de este problema”.

 

Joseph Nseke (Q.E.D.) – Fuente de la imagen: Redes Sociales

El 8 de noviembre mientras Joseph Nseke se encontraba en el aeropuerto de Malabo para viajar a Bata, fue detenido por los efectivos del Ministerio de Seguridad Nacional y conducido a la Policía Central de Malabo, donde fue brutalmente torturado y amenazado de muerte. Aquí sufrió un duro interrogatorio por parte de la policía judicial, donde le dijeron que “si entregaba los dineros le dejaban en libertad”. Ante la gravedad del asunto y considerando el poder de a quienes había estafado, consiguió 20.000.000 Fcfa que su esposa había obtenido de un préstamo que le concedió Microbank, los cuales fueron entregados a la Policía con la promesa que lo dejaran ir, si es que además cedía un titulo de propiedad de un terreno como garantía y firmaba posteriormente un compromiso de devolución de la totalidad de los fondos desviados.

Joseph Nseke fue amenazado con que sus uñas serían arrancadas, perder una pierna por cercenamiento y ser repatriado a Camerún si no asumía toda la responsabilidad de este contubernio, con la exigencia adicional de no implicar a Maria Teresa Obiang, Francisco Massie o al mencionado Juan Francisco, extendiéndose hasta 6 meses su tiempo de reclusión en la comisaría, en donde sufrió crueles torturas hasta el día de su muerte. No dejar testigos era el principal objetivo de sus vergudos. El banco CCEI BANK nunca presentó una denuncia ni abrió una investigación para exigir responsabilidades penales a los directivos del Centro Nacional de Documentación de Guinea Ecuatorial, quedando este nuevo caso de atropello a los derechos humanos en la total impunidad.

Si bien los ciudadanos ecuatoguineanos están acostumbrados a los sucesivos actos de violencia perpetrados por la cúpula gubernamental, es de vital importancia no naturalizar estos. Es así que este nuevo caso debe hacerse escuchar por las diferentes organizaciones defensoras de los derechos humanos, las cuales deben -y debemos nosotros exigírselos a ellas-, presionar la judicialización de los actos de la familia Obiang como los diferentes bancos, por su complicidad en los delitos de falsificación de información financiera. Esto, más aun en tiempos donde el Régimen ha vuelto a utilizar el recurso del lobby para limpiar su imagen ante la comunidad internacional, no sólo invisibilizando su extensa gama de crímenes, sino que también el resto de las problemáticas de nuestro país.

Es responsabilidad así de cada uno de nosotros, el no banalizar el sufrimiento de todos aquellos quienes -por la mórbida forma en que se les arrebató la vida- merecen de un memorial vivo, que refleje tanto el dolor que sufrieron y en el que perecieron, como la voluntad de una ética que se niegue a morir. Ya que, después de todo, sin memoria, sin el reconocimiento de los hechos, no existe identidad alguna.

Descarga las declaraciones del fallecido Joseph Nseke: Declaración Joseph Nseke 1 Declaración Joseph Nseke 2 Declaración Joseph Nseke 3 Declaración Joseph Nseke 4

9 Comentarios to: Empresario camerunés fue torturado hasta la muerte por la Policía Judicial de Guinea Ecuatorial

  1. Ramón Nzé

    octubre 23, 2019

    Lo torturaban en BlackBeach. Posiblemente en los primeros compases de su arresto fuera torturado en “Guantánamo”. Pero en BlackBeach donde lo mantuvieron todo el tiempo que estuvo secuestrado, es desde donde salió una mañana, jodidamente enfermo por las causas de las torturas, y se lo llevaron al hospital. Entiendo que obtener información desde el 9nterior del país es complicado. Más todavía si se trata del zulo presidencial del régimen llamado BlackBeach en donde existe gente que creías muerta o viajará fuera del país, pero están allí, literalmente olvidados por la sociedad que les va “echando poco de menos” hasta que olvidados, se los sirven en bandeja al régimen que solo puede matarlos. Pero, esa falta de inf0rmacion solo debe c0nducir a los medios muy críticos contra el régimen a reforzar sus mecanismos internos de recepción y procuración de información. O la cosa queda en “CONGOSSÁ del bueno”. La prision de BlackBeach se merece un tema aparte. Pero claro… en fin. Cuiden a sus lectores. Es vital.

    Responder
  2. Papa Wemba

    marzo 28, 2019

    Discurso final de la película «El gran dictador», de Charlie Chaplin, 1940
    «Lo siento.
    Pero… yo no quiero ser emperador. Ese no es mi oficio, sino ayudar a todos si fuera posible. Blancos o negros. Judíos o gentiles. Tenemos que ayudarnos los unos a los otros; los seres humanos somos así. Queremos hacer felices a los demás, no hacernos desgraciados. No queremos odiar ni despreciar a nadie. En este mundo hay sitio para todos y la buena tierra es rica y puede alimentar a todos los seres. El camino de la vida puede ser libre y hermoso, pero lo hemos perdido. La codicia ha envenenado las armas, ha levantado barreras de odio, nos ha empujado hacia las miserias y las matanzas. Hemos progresado muy deprisa, pero nos hemos encarcelado a nosotros mismos. El maquinismo, que crea abundancia, nos deja en la necesidad. Nuestro conocimiento nos ha hecho cínicos. Nuestra inteligencia, duros y secos. Pensamos demasiado, sentimos muy poco.
    Más que máquinas necesitamos más humanidad. Más que inteligencia, tener bondad y dulzura.
    Sin estas cualidades la vida será violenta, se perderá todo. Los aviones y la radio nos hacen sentirnos más cercanos. La verdadera naturaleza de estos inventos exige bondad humana, exige la hermandad universal que nos una a todos nosotros.
    Ahora mismo, mi voz llega a millones de seres en todo el mundo, millones de hombres desesperados, mujeres y niños, víctimas de un sistema que hace torturar a los hombres y encarcelar a gentes inocentes. A los que puedan oírme, les digo: no desesperéis. La desdicha que padecemos no es más que la pasajera codicia y la amargura de hombres que temen seguir el camino del progreso humano.
    El odio pasará y caerán los dictadores, y el poder que se le quitó al pueblo se le reintegrará al pueblo, y, así, mientras el Hombre exista, la libertad no perecerá.
    Soldados: No os entreguéis a ésos que en realidad os desprecian, os esclavizan, reglamentan vuestras vidas y os dicen qué tenéis que hacer, qué decir y qué sentir.
    Os barren el cerebro, os ceban, os tratan como a ganado y como carne de cañón. No os entreguéis a estos individuos inhumanos, hombres máquina, con cerebros y corazones de máquina.
    Vosotros no sois ganado, no sois máquinas, sois Hombres. Lleváis el amor de la Humanidad en vuestros corazones, no el odio. Sólo los que no aman odian, los que nos aman y los inhumanos.
    Soldados: No luchéis por la esclavitud, sino por la libertad. En el capítulo 17 de San Lucas se lee: «El Reino de Dios no está en un hombre, ni en un grupo de hombres, sino en todos los hombres…» Vosotros los hombres tenéis el poder. El poder de crear máquinas, el poder de crear felicidad, el poder de hacer esta vida libre y hermosa y convertirla en una maravillosa aventura.
    En nombre de la democracia, utilicemos ese poder actuando todos unidos. Luchemos por un mundo nuevo, digno y noble que garantice a los hombres un trabajo, a la juventud un futuro y a la vejez seguridad. Pero bajo la promesa de esas cosas, las fieras subieron al poder. Pero mintieron; nunca han cumplido sus promesas ni nunca las cumplirán. Los dictadores son libres sólo ellos, pero esclavizan al pueblo. Luchemos ahora para hacer realidad lo prometido. Todos a luchar para liberar al mundo. Para derribar barreras nacionales, para eliminar la ambición, el odio y la intolerancia.
    Luchemos por el mundo de la razón.
    Un mundo donde la ciencia, el progreso, nos conduzca a todos a la felicidad.
    Soldados: En nombre de la democracia, debemos unirnos todos.»

    Responder
  3. JUAN

    marzo 28, 2019

    Maria Obiang tiene que comenzar a ser investigada y juzgada de la misma forma que el resto. Es lo justo.

    Responder
  4. DIGNIDAD Y RESPETO POR SUS COMPATRIOTAS

    marzo 28, 2019

    Señor TELESFORO ABESO:

    Si es que existe algo de dignidad en usted, proceda a mantener silencio y escuchar. ¿De qué trabajo está usted hablando? ¿De qué esfuerzo está usted hablando?

    Lo único que han hecho desde el Gobierno es encontrar todas las oportunidades posibles, uno, para explotar a los guineanos de la mayor cantidad de formas y dos, hacer negocios que sobrepasan lo lícito, por lo que ese punto sí se lo concedo, el Gobierno se esfuerza de sobremanera en lo ilegal, resaltando notoriamente por sobre otras mafias internacionales.

    Carece usted por completo del más mínimo sentimiento republicano, por lo que no entenderá jamás el esfuerzo por levantar un país en donde exista el respeto a los derechos humanos, donde no se encarcele y torture por cualquier grado de disidencia y en donde hombres y mujeres puedan expresar sus testimonios y opiniones, sin miedo a sufrir las consecuencias.

    Cuando usted haya adquirido nociones básicas de convivencia y respeto hacia su prójimo, ya que le aviso que el que se encuentra en la carencia y en la necesidad, es también su prójimo, aunque usted no pueda comprenderlo, podrá abordar los conceptos a los que ha aludido en su tan desafortunado comentario, el cual ha expresado con una ligereza y falta de sustento, que por lo bajo, podrían considerarse perdonables en favor a usted, sólo por lo pueriles.

    Le deseo ojalá usted llegue a conocer alguna vez la altura de miras que convierte a una persona en ciudadano.

    Responder
  5. Telesforo Abeso

    marzo 27, 2019

    Es verdaderamente deleznable su ensañamiento con el Señor Ministro de Seguridad Nacional de nuestro País, con la familia de Su Excelencia el Presidente de la República y con todas sus Instituciones legítimas; lo cual tampoco me sorprende viniendo de un grupúsculo que sólo piensa en hacer daño a los hombres y mujeres que trabajan día y noche para sacar nuestro País del abismo de la miseria en que se encontraba. Señor Director, no puede imaginarse lo mucho que se ha trabajado aquí durante estos años en los que usted vive, váyase usted a saber cómo, en la Comunidad Valenciana. ¡Qué fácil es criticar y decir sandeces desde las gradas mientras que los demás están sudando las camisetas en el terreno de juego! Pero, lo que duele profundamente es la persistencia en la mentira, en el engaño, en la difamación, en las injurias,….

    El Ministro de Seguridad Nacional es una persona honesta, un servidor público donde los haya; su concepción de la cosa pública y de la persona humana no corresponden en nada a la descripción que su diario hace de él todos los días. Lo cual tampoco me sorprende como he dicho antes. ¿Sabe usted por qué? Porque es un escudo para resistir a vuestras intenciones diabólicas.

    Ahora bien, usted habla de un empresario camerunés torturado hasta la muerte por la Policía Judicial. ¡Vaya mentira! Pueda que le hayan suministrado esa información, pero le aseguro que no es así.
    1. El Señor Nseke falleció casi un año después de haber salido de las dependencias de la Policía Judicial. En su declaración nunca mencionó haber sido torturado. Esto lo inventa usted, y para el colmo usted adjunta dicha declaración. ¿Qué credibilidad van a tener de usted sus propios lectores?
    2. ¿Por qué SSª decide ponerle en libertad cuando pesan sobre él delitos reconocidos por el mismo imputado tan graves como falsificación de documentos públicos, oficiales y mercantiles, que configuran en el Código Penal en los Artículos 390 a 394, y que se castigan con prisión de cuatro a ocho años y de doscientos a trescientos sesenta días multa? ¿A cambio de qué? Y habiendo evidentemente riesgo razonable de eludir la acción de la justicia.
    3. ¿Por qué SSª no llamó a declarar a los otros aludidos en la declaración del Señor Nseke para contrastar los hechos? Basta que un supuesto delincuente mencione el nombre de la hija del Presidente de la República para darlo por válido. ¿A caso los hijos de los Presidentes no tienen derecho a defenderse ante los Juzgados? ¿Y si tal fuese el caso según SSª, por qué no llamó a declarar al Señor Francisco Masie (q.e.p.d.) o al Señor Juan Francisco (nombre falso, por cierto, para ocultar su verdadera identidad)?

    Responder
    • Papa Wemba

      marzo 28, 2019

      TELESFORO ABESO, ya dijo tambien tu papa OBIANG que Santiago Ebe y otros tantos murieron por enfermedad y suicidio…os deberia dar mucha verguenza matar a seres humanos como si de curarachas se tratasen…lo pagareis y muy caro…tarde o temprano lo pagareis.
      El reinado de Mobutu se termino, el de Mugabe tambien, el de Hitler no digamos; el de OBIANG que creeis que es un dios se acabara y yo te lo recordare porque te conozco…no te preocupes que no las tomare contigo…simplemente te lo recordare cuando llegue el momento. Cuidate

      Responder
  6. apocalipsis

    marzo 26, 2019

    Joseph Nseke, un ingeniero industrial… acaba en la tumba por trapicheos con ese gobierno de demonios…Los culpables estan bebiendo champàn y el inocente està en la tumba, dejando atras una familia esposa e hijos, mas bienes que han sido confiscados por sus asesinos. La jsuticia divina està a la vuelta de la esquina. QED.

    Responder
  7. MIS CONDOLENCIAS

    marzo 25, 2019

    Mis condolencias a otra victima de los Obiang, ya son muchos, demasiados los caidos.
    Es probable que en este momento tambien otra vida este terminando en las garras de estos cobardes mal llamados lideres.
    Cuando llegara, cuando llegara, el tiempo de nuestra libertad.

    Responder
  8. MARIA OBIANG TAMBIEN DEBES CAER

    marzo 25, 2019

    PRIMERO Y ANTES QUE NADA
    MARIA TERESA OBIANG A LA JUSTICIA!

    Responder

Dejar un comentario

  • (not be published)