La celebración en Guinea Ecuatorial de la Navidad y Año Nuevo suele estar acompañada de gran euforia (y de mucho consumismo) por parte de la población, incluso de la parte –la mayoritaria– económicamente menos favorecida de ella. Bautizos, primeras comuniones, casamientos canónicos, encuentros entre familiares o amigos que no se veían durante algún tiempo, etc., son los principales motivos de la euforia durante las fiestas navideñas. La diferencia de esta ocasión con las anteriores está en las frases ‘célebres’ que han pronunciado determinadas personalidades públicas del País. Una de las cuales resulta totalmente contradictoria con la realidad actual de Guinea Ecuatorial, mientras que las otras confirman lo que siempre ha negado el Partido Democrático de Guinea Ecuatorial.

– “La crisis económica actual (en Guinea Ecuatorial) es ficticia” (Presidente de la República).

En su Mensaje con motivo del Año Nuevo 2017, pronunciado el 31 de diciembre de 2016, dijo el Presidente de la República lo siguiente:

Por ello, me atrevo a afirmar que la crisis económica actual es ficticia, porque hay un gran desaprovechamiento de los recursos naturales del país ya que los fondos malversados no son invertidos en las actividades que fortalezcan la economía del país” (guineaecuatorialpress.com).

¿Una crisis económica ficticia en medio de tanto desempleo y alta inflación?

La realidad en Guinea Ecuatorial indica que las empresas se están cerrando una tras otra, el paro sube y la pobreza aumenta, mientras que la inflación se mantiene altísima con relación a los salarios. Son datos objetivos, que existen realmente, entonces, ¿quién finge su existencia? Y si la crisis económica proviene de la malversación de fondos obtenidos de los recursos naturales, ¿quiénes son esos malversadores? ¿No son todos ‘hermanísimos militantes conocidos? ¿Por qué no se les procesa por presunto desvío de caudales públicos? ¿Y el hecho de que los corruptos se apropien indebidamente del dinero de todos y lo destinen a fines privados, como la compra o construcción de mansiones particulares, supone que los desempleados o los pobres fingen vivir en su situación de necesidad? ¿Dónde está la ficción de la crisis?

Es más, de estas declaraciones –“ya que los fondos malversados no son invertidos en las actividades que fortalezcan la economía del país” –, se puede inferir cierta condescendencia con la corrupción, porque la queja del Presidente no reside aquí en la malversación en sí, que es la corrupción, sino en el hecho de que el dinero malversado no se destine a la creación de actividad económica y empleo. O sea, si el Gobierno pone a disposición de los ministerios u otras entidades públicas, como GEPROYECTOS, GEPETROL, SONAGAS, SEGESA, GETESA, BANGE, ORTEL, ENPIGE, IMPAGE o INDEFOR, fondos para proyectos concretos de acuerdo a los Presupuestos Generales del Estado para la economía nacional y los encargados de su administración no lo hacen, sino que los desvían para sí mismos, al menos deberían utilizarlos para algo que genere actividad productiva y puestos de trabajo, aunque ellos mismos –los saqueadores– se lleven los beneficios, además del dinero robado.

Lo relevante, según las palabras del Presidente, no es que los malversadores se hayan quedado con el dinero del Estado, sino que no lo hayan invertido en negocios suyos que minimicen los efectos de la crisis. En otras palabras, en vez de comprar mansiones y automóviles de alta gama fuera y dentro de Guinea Ecuatorial con fondos provistos para el desarrollo nacional –cosa que no genera trabajo para los ecuatoguineanos–, los administradores públicos debían crear empresas para ellos mismos que generen trabajo, para dar la sensación de que en Guinea Ecuatorial no hay paro. De este modo, se harían ricos mediante el saqueo de las arcas públicas, al mismo tiempo que contribuirían, junto al Estado mismo, a la creación de empleo. El no hacer esto último es la principal preocupación del Presidente, y no el saqueo en sí.

-“Aquí en Añisok hay muchos pobres de solemnidad que no pueden comer (Doctor Salomón Nguema Owono).

Es habitual que el Partido Democrático de Guinea Ecuatorial reparta dinero y alimentos únicamente a sus militantes durante la Navidad y Año Nuevo (http://diariorombe.es/reparto-del-dinero-del-estado-solo-a-los-militantes-del-pdge/9). En esta línea y en su calidad de Presidente de la Comisión de Seguimiento del PDGE en Añisok, el Doctor Salomón Nguema Owono, a la vez Ministro de Sanidad y Bienestar Social, presidió a finales de diciembre el acto de entrega de dinero a la Hermandad Militante del distrito, en nombre y representación del Presidente Fundador, acompañado del Vicepresidente Primero de la Cámara de los Diputados y Presidente del Parlamento de la CEMAC, Santiago Nsuebeya Efuman Nchama, y del Senador y Miembro de la Real Academia Ecuatoguineanea de la Lengua, Agustín Nsé Nfumu. Tras la entrega, manifestó el político lo siguiente en RTVGE:

Acabamos de hacer entrega de veinticinco millones (25.000.000) de Francos CFA (38.112,25 Euros) a los hermanos militantes de Añisok, donados por Su Excelencia el Presidente de la República y Presidente Fundador del PDGE, para que pasen la Navidad y Año Nuevo. Sepan que aquí en Añisok hay muchos pobres de solemnidad que no pueden comer, y gracias a este dinero podrán hacerlo”.

Que el Doctor Salomón reconozca públicamente que en su distrito natal, de donde es además Presidente de la Comisión de Seguimiento del PDGE, hay muchos pobres que ni siquiera tienen nada que comer es, cuando menos, contradictorio con lo que predican del bienestar y desarrollo de toda Guinea Ecuatorial: es contradictorio con la habitual propaganda del PDGE.

“Hemos conseguido resolver este caso gracias a la colaboración del PDGE (Magistrada de Trabajo en Bata).

Varios empleados de una empresa (cuyo nombre no recordamos en estos momentos, ¿SOMAGET O SEGUIBAT?), acabaron recibiendo finalmente en la Magistratura de Trabajo en Bata sus liquidaciones respectivas en el mes de diciembre pasado, después de meses de angustia desde su despido. En una entrevista posterior en RTVGE, señaló la Magistrada encargada del asunto que: “Hemos conseguido resolver este caso gracias a la colaboración del Partido Democrático de Guinea Ecuatorial”.

¿Independencia del Poder Judicial y un conflicto laboral resuelto merced a la presión del PDGE a la empresa?

Las palabras de la Magistrada de Trabajo de Bata ponen de manifiesto dos cosas: la falta de independencia del Poder Judicial en Guinea Ecuatorial, y la gran capacidad de presión del PDGE no solo a las empresas, sino también al propio Poder Judicial, por no decir a los ciudadanos y a los demás partidos políticos. La omnipotencia del Partido es incalculable. Maneja a la Justicia a su conveniencia, en el presente caso, con fines propagandísticos. El PDGE es capaz de orientar el sentido de las actuaciones judiciales, sentencias y su ejecución incluidas.

El Observador

Las identidades de todas nuestras fuentes de DIARIO ROMBE están absolutamente protegidas, no hay forma de que sean reveladas. Seremos nosotros, Diario Rombe, quienes asumamos todo el peso de las situaciones que se generen y ya hemos estado antes en dificultades, sabemos lidiar con los problemas, cargar con la responsabilidad, como también mantener el silencio adecuado ante la presión. Email: [email protected] Telf:0034632844638 (signal, imo, telegram, etc).

Leave a Reply

  • (not be published)