• El ex director general de Gepetrol oculto parte de su fortuna en sechelles utilizando una sociedad pantalla.

El análisis de la documentación procedente de las Cloacas de Gepetrol a los que tuvo acceso Diario Rombe, han permitido conocer un escándalo de corrupción en las Islas Seychelles que salpica al ex director gepetrol, Candido Nsue Okomo.

El hermano de la esposa del dictador de Guinea Ecuatorial, ocultó millones de dólares en la entidad financiera Al Salam Bank Seychelles Limited, a nombre de una empresa ficticia de su propiedad denominada Charon Limited.

Charon Limited, fue constituida por Fidelity Corporate Services Seychelles Ltd, una compañía privada que se dedica a brindar servicios de formación y gestión a sociedades offshore en Seychelles, Islas Vírgenes y Belice, país donde Antonio Oburo Ondo adquirió la doble nacionalidad. Fidelity proporcionan a sus clientes, la confidencialidad en sus actividades, así como la gestión de sus cuentas bancarias.

Teodoro Obiang Nguema Mbasogo & Candido Nsue Okomo

Los directivos de Gepetrol llegarían a Seychelles de la mano del Franco-Ingles, Pascal Lipsky, después de constituir en 2011 la empresa Geoex International Limited, para la adquisición sísmica en Guinea Ecuatorial, que costaría al estado una fortuna. GeoEx es una sociedad mixta creada entre Gepetrol y Pascal Lipsky, donde nombrarían como director general a Crispin Edu Tomo Maye alias Billy.

Determinadas operaciones financieras de Gepetrol a los que este diario ha tenido acceso, revelan sospechosas transferencias que ciertas empresas mixtas creadas por Gepetrol y sus socios transfirieron a diferentes cuentas bancarias abiertas en Seychelles cuyos beneficiarios son directivos de Gepetrol.

El modus operandis era siempre el mismo: La creación de múltiples empresas mixtas como Gepsin, Gepetrol Seguros, Servicios, Inversiones, Gepvnt etc. registrados en dos jurisdicciones.

Para comprender por qué determinados miembros de la familia de Teodoro Obiang Nguema Mbasogo, son objeto de investigación en Seychelles, habría que retroceder al año 2006, cuando las autoridades gubernamentales de las Islas de Sechelles, en su programa de lucha contra el blanqueo de capitales, crearon la Unidad de Inteligencia Financiera (en inglés, FIU), con el objetivo de detectar las transacciones sospechosas de fuentes nacionales e internacionales.

Pero la misión principal de la FIU es descubrir las evidencias de posibles casos de lavado de dinero y actividades ilícitas. Este organismo, detectó transferencias sospechosas e inexplicables en la cuenta de la empresa, Charon Limited, que tenía abierta en el banco, Al Salam Bank Seychelles Limited.

La FIU convocó al director general de Gepetrol, para que aportara información documentada que justifique el origen de los 1,768,475.79 Euros que había en la cuenta bancaria. Según fuentes extra oficiales, el entonces director general de gepetrol, nunca compareció ante las convocatorias de la FIU.

El subdirector de (la) FIU, Finbarr O´Leary, presentó una demanda Civil ante la Corte Suprema de Seyechelles, contra Charon Limited y Al Salam Bank Seychelles Limited. Los demandados fueron citados por la Corte el 26 de julio de 2016. Tampoco se presentaron y, la Corte Suprema celebró el juicio oral en ausencia de los demandados.

Todos estos hechos ocurren sin el conocimiento del dictador Teodoro Obiang Nguema Mbasogo. El ex director general de gepetrol no se interesó en lo más mínimo de los fondos que la la justicia estaba a punto de confiscar, pues, esa cantidad sólo debe representar (en su opinión es) el 1% de los millones de dólares que tiene en diversas cuentas bancarias, que provienen de las comisiones cobradas por la venta de petróleo.

La Corte Suprema condenó el 12 de septiembre de 2016 a la empresa de Candido Nsue Okomo, el pago de las costas procesales y a la confiscación de los activos de Charon Limited. El tribunal basó su sentencia en la inexistencia de un plan de negocio creíble y detallado de Charon Limited; la discrepancia entre los fondos anticipados en la cuenta y los fondos reales; la falsificación de contratos aportados por el demandado, etc.

Su decisión también se basó en la imposibilidad de Candido Nsue Okomo de comunicarse con la FIU y responder a sus cartas. En la misma sentencia de la Corte Suprema, prohíbe a los demandados o cualquier otra persona física o jurídica, de disponer, total o parcialmente de los fondos confiscados, nombrando al entonces director de la FIU, Finbarr O´Leary, como receptor/administrador de los fondos confiscados a Candido Nsue Okomo en Seychelles, con la libertad de manejar, disponer a su criterio y deseo de la gestión de dichos fondos.

Como se puede ver esto no tiene fin y no acaba con el juicio de los bienes mal adquiridos en Francia donde se condenó al Vice presidente de la República Encargado de la Defensa y Seguridad del Estado, Teodoro Nguema Obiang Mangue. Al contrario, los miembros de la dictadura de Obiang Nguema siguen expoliando las arcas públicas del Estado. Y la forma de detener a este articulado grupo de inteligencia delictiva es contrarrestándola con acciones judiciales para la recuperación de los activos, como es el caso de los activos confiscados a Candido Nsue Okomo en Seychelles. En estos momentos, nuestro diario investiga otras cuentas del hermano de la esposa del dictador abierta en el HSBC Asia Pacific donde tiene invertido millones de dólares y estaría recibiendo dividendos.

Las actividades del crimen organizado de los miembros de la familia de Teodoro Obiang Nguema Mbasogo, tienen una trascendencia internacional y si no se detienen, de manera seria y efectiva, se convertirán siempre en un mayor daño de forma exponencial para la sociedad guineocuatoriana y la comunidad internacional.

Dejar un comentario

  • (not be published)