Después del artículo publicado el pasado 26 de agosto titulado “LA COMPAÑÍA GECOMSA, DIRIGIDA POR LA FAMILIA DE NICOLAS OBAMA LLEVA 16 MESES SIN PAGAR SALARIOS DE SUS EMPLEADOS“ , la directora general de dicha entidad convocó una reunión con todo el personal, no solo para insinuar que no hay indicios de que se les vaya a pagar en algún momento, sino para amenazarles con posibles despidos y el cierre de la empresa si se siguiera publicando los asuntos de la empresa en los medios de comunicación críticos con la gestión del gobierno. 

Para la directora de Gecomsa, Maria del Mar Bindang Eneme, hermana del ministro de seguridad nacional, el hecho de que los trabajadores lleven año y medio sin cobrar sus salarios “no es tan grave como para alarmarse en las redes sociales”. 

Maria del Mar Bindang Eneme

Fuentes del ministerio de trabajo han confirmado a Diario Rombe que, después de la mencionada reunión, algunos empleados se dirigieron a ellos para pedir asesoramiento sobre cómo deberían proceder para presionar a la empresa a que les pague todos los meses atrasados; “la única forma es solicitar formalmente por escrito la intervención del ministerio, para que se pueda realizar una inspección en la empresa”, recomendaron los funcionarios del ministerio de trabajo, sin embargo, después de las amenazas recibidas en la reunión, parece que los empleados no se deciden a interponer el caso de forma oficial en el ministerio. 

 Otras fuentes del mismo ministerio de trabajo del país denuncian haber recibido bloqueos de parte de sus superiores cuando han tratado de realizar inspecciones ordinarias en la empresa GECOMSA hace unos años, cuando recibieron la información de que los empleados no estaban dados de alta en la seguridad social, por las interferencias de los superiores de aquellos años, no se realizarían las inspecciones. A raíz de denuncias anónimas, hemos podido constatar que a día de hoy no solo siguen sin estar dados de alta en la seguridad social, sino que la empresa lleva más de 7 años deduciendo de sus nóminas (pagadas y por pagar) el concepto de INSESO. ¿Quién se queda con esas deducciones?  

 GECOMSA es una de las empresas catalogadas de “intocables” en el país, ya que como ya insinuamos en la publicación anterior, está dirigida por la familia de Teodoro Obiang Nguema Mbasogo, por eso ninguna institución oficial se atreve a meter las narices. 

Desde que se fundó la empresa, han sido despedidos de forma improcedente más de una veintena de empleados, los cuales no han recibido ninguna liquidación, a pesar de haberlo intentado, obteniendo bloqueos en todas partes.  

Las imputaciones de robo y encarcelamiento son una de las estrategias de miedo que utiliza la empresa para oprimir a los empleados. Siempre hay efectivos de la policía nacional esperando la orden de conducir un empleado de GECOMSA a la cárcel de Guantánamo, desde la creación de la empresa, más de una decena han sido acusados de robo, encerrados en las celdas sin ninguna investigación durante unos días, puestos en libertad y amenazados de no exigir ninguna liquidación a no ser que quieran volver a ser encarcelados. Según fuentes de la policía de Guantánamo, la empresa se habría quedado con los bienes de algunos empleados para saldar unos supuestos fraudes que tampoco fueron probados. 

Cuando los ciudadanos se sienten indefensos, ¿quién intercede?, hemos visto hace días cómo el Fiscal General de la República intervenía de oficio en defensa de los intereses del Estado o cuando se trata de defender las actividades del vicepresidente de la República de Guinea Ecuatorial. Muchos se preguntan si existe alguna institución estatal que vele por los intereses de un grupo de trabajadores que lleva más de un año sirviendo a una empresa sin recibir ningún salario.  

Más de un año (16 meses), y las preguntas serían: ¿Cómo pagan sus casas?, ¿cómo comen?, ¿cómo pagan el transporte para ir a trabajar cada día?, ¿cómo cuidan de la salud de sus familias? 

Sabemos que los responsables de las instituciones públicas están al tanto de esta situación, y les invitamos a que ya es hora de que intervengan. Un estómago vacío podría llevar a decisiones impulsivas. 

Señalar aquí que, GECOMSA propiedad de la familia del dictador ecuatoguineano, fue constituida por la empresa China ZTE Corporation, proveedor global de equipamiento de telecomunicaciones y soluciones de redes. Al frente del Consejo de Administración de Gecomsa, el dictador nombró a su ministro de seguridad nacional y sobrino, Nicolas Obama Nchama.  

La familia presidencial se aprovechó de los fondos públicos del Estado como han realizado con todas las empresas dirigidas por su familia, para construir la red nacional de fibra óptica nacional que utiliza  Gecomsa, con la que comparte con otros operadores de móviles e internet como el GITGE (Gestor de Infraestructuras de Telecomunicaciones de Guinea Ecuatorial) dirigido por un sobrino de Obiang; HITS (propiedad de los hijos de Obiang y constancia) y Gabriel Mbega Obiang controlaría el sector de la TV por cable e incluso Internet.   

Existen ciertos indicios de ilegalidad en la creación de Gecomsa. De hecho, según revelan fuentes extraoficiales próximas al ministro de Transportes, Correos y Telecomunicaciones, “existen documentos que parecen haber sido firmados por ZTE Corporation, pero la sede de la empresa ZTE Corporation los desconoce”.  

Sentencia la misma fuente que “como ZTE trabajaba con el gobierno desde hace muchos años en el sector de las comunicaciones, los miembros de la familia del dictador habrían visto una oportunidad para hacer dinero, proponiendo la creación de una empresa con los mismos aparatos de ZTE ya instalados”. De hecho, la obsolescencia de estos aparatos a día de hoy recalca la fuente, “es uno de los motivos de las constantes averías que sufre la empresa. Y a raíz de este malentendido, la parte china ya no presta apoyo técnico”

Diario Rombe
Si quieres compartir información sensible o enviar documentación para su investigación y posterior publicación, contacta con nosotros: Email: [email protected] Telf o Whatsapp: 0034 634 79 78 38

Dejar un comentario

  • (not be published)