• Un informe del 13 de agosto revela que el Fiscal General pone a Salvador Ondo Nkumu bajo sospecha

El ya exfiscal general, David Nguema Obiang inició el pasado 18 de agosto una investigación contra el ministro de Justicia e Instituciones Penitenciarias, Salvador Ondo Nkumu por presunto tráfico de influencias.

El que fuera presidente del Tribunal Constitucional, Salvador Ondo Nkumu creó una red en la que las personas físicas y jurídicas tenían la obligación de contratar los servicios del bufete Ondo&Ondo, que él mismo fundó junto a Andrés Marcos Eyinga y Rivelino Sisa Dueso, y de pagar grandes comisiones para que los procesos que se juzgan en alto tribunal tuvieran resoluciones favorables para sus intereses.

El caso saltó a la luz tras los sonados desencuentros que se produjeron entre el ministro delegado de Justicia, Juan Olo Mba Nseng y el ministro titular de Justicia, Salvador Ondo Nkumu quien denunció ante el dictador las constantes intromisiones del primero en actividades que, debido a su cargo, no le competían.

Por ello, Juan Olo instó al Fiscal General saliente, David Nguema Obiang a iniciar unas investigaciones que sirvieran para demostrarle al dictador los múltiples delitos que cometió Ondo Nkumu durante su paso por el Tribunal.

Como ya denunció en artículos anteriores Diario Rombe, el ministro utilizó su cargo para fallar a favor de todos los procesos de amparo que presentó su bufete Ondo&Ondo, violando, además, las normas de incompatibilidad. A pesar de ser el titular del ministerio de Justicia e Instituciones Penitenciarias, Salvador Ondo Nkumu continúa influyendo en las decisiones del alto tribunal, presionando y amenazando a los magistrados para sigan favoreciendo sus intereses.

El nuevo fiscal general del Estado, Anatolio Nzang Nguema, que fue fiscal general adjunto, ha sido instruido para seguir con la investigación. Se trata de una persona conocida entre los empresarios del país como uno de los peores jueces de Instrucción de Malabo, al ser de los más corruptos. Aunque David Nguema Obiang no se queda atrás. Mientras estuvo al frente de la Fiscalía General de la República fue un conocido delfín de Juan Olo Mba Nseng y cobró comisiones ilegales en todos los asuntos que llevó a cuenta del dictador y de su hijo, Teodoro Nguema Obiang Mangue en la llamada “Comisión Jurídica del Estado”.

Aunque como hemos adelantado en otras publicaciones, el ministro de Justicia e Instituciones Penitenciarias tiene un historial similar al de sus compañeros, actualmente está siendo investigado por los servicios secretos del clan de Mongomo por su participación en el frustrado golpe de Estado del pasado 24 de diciembre.

Por otro lado, sus mentiras quedaron en evidencia durante los debates de la VI Mesa de Dialogo Nacional y fue abucheado durante los funerales del magistrado fallecido por torturas.

Este medio de comunicación publicará próximamente para conocimiento de la opinión pública documentación a la que hemos tenido acceso y que revela sus actos de corrupción, posibles cobros de comisiones que le habrían permitido aportar fondos para el derrocamiento de Obiang Nguema. Dichos fondos se han movido a través de su bufete Ondo&Ondo.

El ministro es considerado por muchos como el principal responsable del cese de los magistrados, Sergio Abeso Tomo, Reginaldo Egido Panades y Rafael Doro Esuba ya que nombró a otros que fallaron a favor de los expedientes judiciales en los que, según fuentes confirmadas, “involucraban a Salvador Ondo Nkumu, entre ellos el de José María Esono Ezoma que está cumpliendo una condena injusta”.

2 Comentarios to: La Fiscalía General del Estado investiga al ministro de Justicia por fraude de ley y tráfico de influencias

  1. Ramiro

    septiembre 2, 2018

    Como abogado español, ex juez y fiscal, quiero felicitar a don Fermín Mocache y al diario ROMBE, que con tanto acierto dirige, por la gran cantidad y calidad de la INFORMACIÓN JUDICIAL que publican, y que acreditan que estamos ante un verdadero jurista, no se si en ciernes, o ya graduado en Derecho.
    Confío que cuando las cosas cambien en su país, pueda integrarse en la nueva clase dirigente de una nueva Guinea, sin tanta corrupción y saqueo del dinero público…

    Responder
  2. Antonio

    agosto 31, 2018

    1. Que el fiscal general de un estado tenga funcionando un bufete de abogados en ese mismo país…, solo pasa en Guinea Ecuatorial.
    2. En España somos «más finos»: el ex fiscal general, don Eduardo TORRES-DULCE, nada más dejar el cargo fue «fichado» por un gran despacho de abogados, sin duda no por sus conocimientos jurídicos, sino por sus amistades, relaciones, información privilegiada que posee (por no decir secreta), etc.
    EN DEFINITIVA, QUE EN TODAS PARTES CUECEN HABAS, pero lo de Guinea me parece mucho mas escandaloso que lo de España…

    Responder

Dejar un comentario

  • (not be published)