Decía Platón que “La justicia no es otra cosa que la conveniencia del más fuerte”, y cada día estoy más convencido de que es verdad, y me reafirmo en esa creencia cuándo veo las sentencias que dictan algunos, muchos, tribunales españoles.

          Y la práctica totalidad de los guineanos, añado.

El reciente episodio de “Corrupción, tráfico de influencias y falsificación documental en la Corte Suprema de Guinea”, del que dabais cumplida cuenta el pasado día 16, y por cuya publicación os felicito, constituye un episodio más de esta costumbre de pisotear los derechos de los demás, para apropiarse del dinero ajeno, con un simulacro de actuaciones judiciales, presunta falsificación de documentos públicos judiciales, etc.

Sin título

Y la intervención, también presunta, faltaría más, de todo un Magistrado de Trabajo, y de uno o varios abogados de dudosa honorabilidad, nos hacen suponer que el Poder Judicial de Guinea Ecuatorial necesita grandes cambios, de arriba a abajo.

          Son varias las sugerencias que me atrevo a realizar al respecto:

1ª. Total inamovilidad de los magistrados y jueces, y sujeción a una triple responsabilidad: penal civil y disciplinaria. –

2º. – Necesidad de que exista un colegio de abogados digno de tal nombre, y presidido no por el Ministro de Justicia, que no pinta nada, sino por un profesional de reconocido prestigio, nacional e internacional. –

3º. – Limpiar los tribunales y juzgados de “jueces legos”, salvo para la justicia de paz, o asuntos de muy pequeña entidad, que se solucionan más por razones de equidad que jurídicas. –

Mal puede administrar justicia quien carece de una sólida formación jurídica. No basta con las licenciaturas en relaciones internacionales, en ciencias políticas o similares… Y lo mismo es aplicable a los abogados.

Sólo puede ser abogado quien ostente un título de licenciado o graduado en derecho, obtenido por una universidad reconocida internacionalmente.

En Guinea hay magistrados, jueces y abogados que legalmente no pueden serlo, pues carecen del título correspondiente. Incluso hay casos de personas que han aportado títulos falsificados… Es algo que se yo, desde España, y que saben las principales organizaciones internacionales de abogados.

Obviamente las autoridades judiciales guineanas lo saben mucho mejor, aunque sólo sea por proximidad, pero hacen la vista gorda, pues son “de los suyos”.

          Y, por último, no hay que matar al mensajero, sino perseguir al delincuente.

No se trata de ver quien ha filtrado los documentos objeto del artículo citado, sino perseguir tanto al ex magistrado de trabajo como a los abogados y asesores intervinientes, para la depuración de las responsabilidades penales, civiles y disciplinarias correspondientes.

          ¿O es que queremos que la justicia sólo sea la conveniencia del más fuerte…?

Seguiré con atención este asunto, y, en su caso, lo pondré en conocimiento de la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación, del Consejo General de la Abogacía Española y de las principales asociaciones internacionales de Abogados.

Ramiro GRAU MORANCHO,

Abogado, Profesor Universitario de Derecho y Académico Correspondiente de la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación.

http://www.ramirograumorancho.com

Diario Rombe
Si quieres compartir información sensible o enviar documentación para su investigación y posterior publicación, contacta con nosotros: Email: [email protected] Telf o Whatsapp: 0034 634 79 78 38

8 Comentarios to: La Justicia del más fuerte, justicia Guineoecuatoriana

  1. pedro

    julio 23, 2015

    Varios diarios españoles se han hecho eco de este excelente artículo.
    Me consta que hay inquietud entre la abogacía española sobre el futuro de la profesión en Guinea Ecuatorial, y la persecución a que son sometidos algunos de sus miembros, precisamente los más competentes, profesionales e independientes.
    Algún colegio de abogados estudia incluso denunciar su “hermanamiento” con el colegio de abogados de Guinea, por entender que deja colegiar a personas que carecen del título correspondiente, o han presentado documentos FALSIFICADOS, que el colegio da por buenos.
    Tampoco se entiende como normal que el colegio sea presidido por el MINISTRO DE JUSTICIA, en lugar de por un DECANO nombrado por elección libre entre los colegiados, como sucede en todo el mundo civilizado.

    Responder
  2. Ramón

    julio 23, 2015

    Voy a reenviar este excelente trabajo a la UIA, Unión Internacional de Abogados, para que tomen buena nota sobre lo que está sucediendo con la “Justicia” y la Abogacía en Guinea Ecuatorial…
    Hace años un excelente abogado guineano fue suspendido durante dos años en el ejercicio profesional, condenándole a la indigencia, y sólo gracias a las gestiones de la UIA, previo levantamiento o suspensión de la sanción (no lo recuerdo con certeza).
    Por otra parte es increible que el colegio de abogados en vez de ser un ente autónomo, dependa del gobierno, y sea presidido por el MINISTRO DE JUSTICIA.
    O que se permita la colegiación como abogados de licenciados en relaciones internacionales por universidades rusas o cubanas, y/o personas con títulos falsos o falsificados…
    En resumen, la Administración de Justicia en Guinea deja mucho que desear.

    Responder
  3. Pedro

    julio 22, 2015

    Cuándo un país es una dictadura, como sucede con Guinea, y los jueces son nombrados directamente por el presidente, es decir, por el dictador, es absurdo pedir justicia…
    Los jueces, fiscales, secretarios, etc., saben perfectamente a quien le deben el cargo, y actúan en consecuencia.
    En Guinea no hay PODER JUDICIAL. Únicamente existe SERVILISMO JUDICIAL, que no es exactamente lo mismo…

    Responder
  4. carmen

    julio 22, 2015

    Si los jueces son nombrados por el presidente de la república, que además es el Magistrado Supremo, según la Constitución (o Primer Magistrado, que para el caso es lo mismo), y esos nombramientos e hacen A DEDO, y en muchas ocasiones a personas que ni siquiera son licenciados o graduados en Derecho, ¿de qué nos vamos a extrañar?
    Esos “jueces” saben a quien le deben el cargo, y por lo tanto actúan en consecuencia, dándole la razón en todo.
    En otras palabras, no hay PODER JUDICIAL, sino SERVILISMO JUDICIAL, que no es lo mismo.

    Responder
  5. Ramón

    julio 22, 2015

    El Blog. de Abogados España y el diario digital Sierra Norte Digital, de Madrid, han publicado hoy este artículo…
    Confío y espero que Guinea meta mano a estos jueces y abogados prevaricadores, pues sino la imagen del país en España va a quedar, está quedando ya, por los suelos.
    Y nadie vendrá aquí a invertir, pues dónde no hay seguridad jurídica no se puede invertir, pues puedes perder fácilmente todo tu dinero.
    Así declaro y así de sencillo.

    Responder
  6. Juez? Jajajajaj

    julio 21, 2015

    No hace falta llevar llenos los bolsillos, basta llevar alguna cosita; nuestros jueces se ven sobornados por cualquier migaja, reciben cualquier cosa que se les da, debido a la vida miserable en la que están sometidos a la hora de ser nombrados en esos puestos; por tanto, más vale algo que nada en la mano cuando me cesen de esa silla, qué garantía tengo para poder ser juez cuando disuelvan al Poder Judicial? por pensar así, todos, absolutamente todos los que ya han ocupado y ocupan sillas como jueces son:

    – mendigos de las empresas, except las empresas del sector de Petroleo, cuales no admiten sobornos.

    – ladrones, sacan de la población cualquier migaja que pueden.

    – carentes de valores éticos y morales, honor y de buena reputación professional.

    – Avergonzados ante la población en la calle tras ser cesados.

    – Amenazados y torturados en discresión por altos cargos militares y clase gobernante en general, etc.

    TODO EL QUE OSTENTA CARGO EN EL PODER JUDICIAL EN ESTE PAIS NO ES MAS QUE UN “COCHINO”, “COBARDES TODOS”

    Responder
  7. Carlos

    julio 21, 2015

    La corrupción judicial es un mal endémico, y hace que las empresas multinacionales no quieran invertir en nuestro país, pues son conscientes de que serán sometidas a todo tipo u clase de extorsiones, encareciendo notablemente sus costes.
    Por otra parte, genera una gran inseguridad jurídica, ya que nada es predecible, pues todo depende de quien soborna más y mejor…
    Enhorabuena por publicar un artículo tan excelente.

    Responder
  8. antonio

    julio 21, 2015

    Cuánta razón tiene el autor.
    En Guinea no hay justicia, ni nada que se le parezca.
    Cuándo vas a un juzgado o tribunal, tienes que ir con el bolsillo bien lleno de dinero que ya se encargaran ellos de apropiarse de lo ajeno…

    Responder

Dejar un comentario

  • (not be published)