El ambiente se caldea en la ciudad de Malabo, todo se ha complicado cuando los jugadores de  la selección mauritana decidió entrenar en el estadio la paz, donde fueron insultados y abucheados por el público presente en el estadio.

Tras la llegada de dicha selección  fueron hospedados en un hotel de la ciudad de Sampaka, considerado de tres estrellas. La selección mauritana ha instado una denuncia a la CAF denunciando a la selección Guineana por convocar a 8 jugadores  no guineanos que no cumplen con la normativa de la FIFA y por el mal trato propiciado, según alegan los mauritanos el mal trato se debe a la existencia de crucifijos cristianos en el  hotel y por la de salubridad que existe en dicho hotel.

Tras percatar dichas anomalías decidieron alojarse en el hotel Ibis de Malabo. Entre los 8 jugadores que la selección mauritana a solicita que investigue la CAF son los siguientes:

  • Emmanuel Danilo Clementino
  • César Augusto Rivas
  • Jonatan Mbou
  • Diouzer Da Cruz
  • Carlos Bejarano

Tras la alegación de estos motivos la federación guineana ha realizado una contra denuncia a la CAF por convocar a dos jugadores que ya participaron en las categorías inferiores de la selección francesa. En caso de probarse que Guinea Ecuatorial ha incurrido en estas irregularidades, se procedería con su descalificación y de paso con una posible penalización.

Queremos recordarles que EL PURO9 vela por el juego limpio y hacer cumplir las normativas que en su día dichas federaciones decidieron cumplir, aconsejamos a la Nzanag Nacional que de de baja a estos jugadores y que trate de jugar con un equipo puramente nacional para evitar penalizaciones severas

Fuente: elpuro9

Diario Rombe
Si quieres compartir información sensible o enviar documentación para su investigación y posterior publicación, contacta con nosotros: Email: [email protected] Telf o Whatsapp: 0034 634 79 78 38

5 Comentarios to: LA SELECCIÓN MAURITANA DENUNCIA A LA GUINEANA ANTE LA CAF

  1. El Observador

    junio 4, 2014

    ¿Los mauritanos se han quejado de la colocación de los crucifijos en el hotel?

    Si los jugadores de la selección nacional de Mauritania de fútbol han considerado mal trato el haber encontrado crucifijos en el hotel donde se alojaban, siendo ellos musulmanes, entonces se concluye que los cruficijos en cuestión debían ser quitados antes de que ellos ocuparan sus habitaciones. Esta exigencia tendría cierto sentido extremista, porque un crucifijo, siendo un símbolo religioso, y estando su uso en el marco de la libertad religiosa según la Ley Fundamental de Guinea Ecuatorial, puede ser colocado por un particular, persona física o jurídica, donde quiera, en su cuello, bolso, coche, casa u hotel. Por tanto, el referido hotel no tenía ninguna obligación de retirar los referidos crucifijos para no incomodar a los mauritanos.

    El mal trato se hubiera producido si ese hotel les hubiera forzado rezar conforme a los ritos del Cristianismo utilizando los crucifijos, o lo aún más grave, obligado a convertirse al Cristianismo durante su estancia allí. Si no, los hermanos mauritanos podían perfectamente haber estado rezando en Islám en sus habitaciones aun estando los crucifijos colgados; o taparlos si les incomodaban tanto; pero nunca ver su presencia como un acto inamistoso.

    Insistimos: se podía hablar de mal trato si mediara obligación y no libertad: ellos no estaban obligados a utilizar los símbolos cristianos, ni siquiera a mirarlos. Ahora bien, en Protocolo Internacional es conveniente respetar las costumbres del huésped para no herir su sensibilidad. En este sentido, si el hotel les hubiera ofrecido carne de cerdo o alcohol –lo que hubiera comportado la intención del hotel de hacérselos comer y beber sí o sí– sabiendo que los musulmanes no los consumen, eso sí hubiera sido un mal trato, una provocación o un insulto graves. Pero, ¿un simple crucifijo inmóvil por allí? Esto es intolerancia religiosa.

    A nosotros no nos molestaría ver el Corán o algún símbolo de esa religión o de cualquier otra, como el Hinduismo o el Budismo, en un hotel, más en un país predominantemente musulmán, hinduista o budista. Todo lo contrario, sentiríamos curiosidad por mirarlos atenta y repetidamente lo más cerca que podamos.

    Como hay que quitar los símbolos religiosos de los hoteles siempre que vengan visitantes de otras confesiones, que se saquen también las estatuas e imágenes religiosas. Brasil tome nota, se acerca el Mundial 2014. El ejercicio de las libertades, proclamado con pomposidad, sigue siendo más teórico que práctico entre mucha gente.

    El Observador

    Responder
  2. Anónimo

    junio 2, 2014

    lo mas importante es hacer las cosas con los transmites legales que exige la caf y si no se cumple siempre estaremos vulnerados a situaciones como estas ,los musulmanes tienen su cultura seria my logico respetar su religion y sus costumbre .

    Responder
  3. logico

    junio 1, 2014

    Los ejemplos mencionados aqui como Pogba, Costa, Balotelli, o la seleccion francesa del 98 no son comparables con los mercenarios de nzalang. Pogba nacio en Francia y ha vivido alla toda la vida, Balotelli desde su segundo ano de vida, Zidane un caso semejante etc Ellos se sienten franceses, espanoles, italianos, llevan las culturas de estos paises.
    Si uno sigue insistiendo que no hay diferencia entre ellos y Jimmy Bermudez o otro Rivas me quedo de brazos caidos

    Responder
  4. mayo 30, 2014

    a la mierda con mauritania. francia no tiene africanos en su seleccion? espana no suele tener brasilenos en su seleccion? tantas selecciones que tienen extrangeros. ademas guinea ecuatorial es un pais cristiano y no musulmana. A LA MIERDA LOS MUSULMANES

    Responder
    • mayo 30, 2014

      …pero solo Guinea Ecuatorial contrata extranjeros que no han vivido ni jugado en el país al menos durante tres años seguidos, como lo manda el reglamento ¡¿Será tan jodidamente dificil de entenderlo?! …Ademas ¿que tienen que ver los musulmanes en esto?… eso dice mucho de tus prejuicios y de tu capacidad de debatir con argumentos sobre un tema.

      Responder

Dejar un comentario

  • (not be published)