Por más de cuarenta años presidiendo el tercer país productor de crudo en África, Teodoro Obiang Nguema ha colocado al frente de las instituciones del Estado a sus hijos, sobrinos y miembros de las familias que controlan uno de los países más corruptos del mundo para enriquecer sus fortunas desde puestos de poder en detrimento de la población que vive en la extrema pobreza.

Contratos, negociaciones, conversaciones, transacciones secretas, entre otros datos a los que ha tenido acceso Diario Rombe, detallan el modus operandi de una poderosa organización criminal que opera con total impunidad desde los cimientos de Getesa Guinea Ecuatorial Telecomunicaciones S.A., la empresa pública líder en el sector de las telecomunicaciones en el país. En base a estas pesquisas, altos mandos de Getesa habrían creado un entramado para saquear las cuentas de la compañía cuyos proveedores mayoritarios son propiedad de los mismos dirigentes de Getesa.

Inversor extranjero rompe el silencio

Telesense Group, una empresa sudafricana que perdió cientos de miles de euros en Guinea Ecuatorial tras negarse a seguir pagando comisiones ilegales a directivos de Getesa, libera hoy una cantidad considerable de documentos que prueban haber sido víctima de extorsión por parte de directivos y personal adjunto de la mayor empresa de telecomunicaciones de Guinea Ecuatorial.

A principios del año 2017 Getesa buscaba un proveedor internacional de soluciones de software para sustituir los servicios que hasta entonces les había suministrado la empresa ALEPO. Fue así como entraron en contacto con Telesense Group. Entre el 27 de febrero de 2017 y el 18 de diciembre de 2018, el entonces director general de Getesa, Constantino Obiang Mba —nieto de Teodoro Obiang— y su sucesor, Carlos Esono Miko Nsing, firmaron contratos de compraventa de servicios con la compañía Telesense Group que superaban los 1.216.964 euros. Constantino fue el firmante del contrato de los servicios BULKSMS y USSD hasta su cese en 2018 y Miko Nsing, a su vez, firmó los de los servicios IVR, NTP y AAA. Era una inversión importante para los sudafricanos que más pronto que tarde se dieron cuenta de que habían caído en una red delictiva donde ellos eran la presa que había picado el anzuelo.

Un comienzo poco prometedor

El paso siguiente a la firma del acuerdo era que los nuevos proveedores viajaran a Guinea Ecuatorial donde debían iniciar las labores para las que habían sido contratados. Para ello era necesaria la concesión de los visados de trabajo que Getesa debía facilitar a sus nuevos proveedores. Sin embargo, la nacional de telecomunicaciones se negó a conceder las cartas de invitación para visados de negocios y, en su lugar, recomendó a su consultor externo Puneet Kumar como la persona adecuada para gestionar dichos trámites.

Es entonces cuando Puneet Kumar, también conocido como Puneet Ajrawat, contactó por WhatsApp con los directivos de Telesense Group para tomar el relevo de las relaciones contractuales con los sudafricanos. Para gestionar las cartas de invitación Puneet puso en contacto a los empresarios de Telesense con un tercero, amigo suyo, Sid KM —alias Sid—. Para comunicarse con ellos, Sid utilizó el email [email protected] propiedad del dominio guineaworld.com, una agencia de viaje de Miles Travel situada en Malabo.

El intermediario de Puneed se encargó de redactar cerca de una docena de cartas de invitación para visados de negocio autorizadas por la consejera presidencial en materia de Seguridad Nacional y emitidas por la empresa GLOBAL COM que no tuvo, ni tenía, vínculos con Telesense Group. “Nunca supimos quiénes eran”, recuerdan los sudafricanos.

“Esas cartas nos costaron más de seis mil euros”, denuncian. Tuvieron que pagar entre trescientos, quinientos y hasta seiscientos euros por cada una de ellas. Los empresarios observaron que las facturas que Sid les enviaba por email eran emitidas y firmadas por la empresa SAFARI, que tal parece es una agencia de viajes cuya dirección está situada en el Centro de Trabajo Arcangel, barrio Paraíso, sede de operaciones de la empresa Grupo Molsa. “Las cartas nunca fueron emitidas por Getesa, se negaban rotundamente a entregar o a firmar las cartas de invitación y, eso fue frustrante para nosotros”, lamentan desde Telesense.

Puneet Kumar

Con los permisos de tránsito en mano, los empresarios vuelan a Guinea Ecuatorial para avanzar en los proyectos acordados, pero lejos de lo esperado “durante la implementación de los proyectos, los ingenieros de Getesa nunca estaban disponibles y los proyectos se retrasaban más de un año”, recuerdan con pena. Una situación compleja para los inversores que además de tener que soportar los gastos de estancia en Guinea Ecuatorial y de regreso a sus países de origen, “los pagos tardan entre 8 y 12 meses a pesar de que el Gobierno había librado fondos”. Lo que no sabían los empresarios extranjeros era que esto no era más que el comienzo de una relación tormentosa con Guinea Ecuatorial y en particular con Getesa.

El negocio de las comisiones ilegales

Acostumbrados a las efímeras puertas giratorias en Getesa, sus directivos exigen a sus proveedores el pago de comisiones ilegales por encima de los contratos firmados como condición para cumplir con las obligaciones contractuales. Ésta y otras técnicas han permitido a un reducido número de directivos amasar durante varios meses una considerable fortuna. Sin ningún tipo de pudor ni miedo a que sean descubiertos o denunciados, la trama dejaba huellas en todos sus actos delictivos.

Hay que pagarlo todo para que las cosas funcionen”, advierten a los extranjeros antes de iniciar cualquier negocio. En la mayoría de los casos utilizan a testaferros que actúan como consultores externos y éstos utilizan a otros y así sucesivamente hasta formar una cadena de personas a los que los proveedores extranjeros deben de pagar comisiones ilegales para que los directivos de Getesa cumplan con su parte del acuerdo.

Dichas comisiones suelen ser más altas que el presupuesto previsto por cada proyecto provocando unas pérdidas económicas incalculables para los inversores. Los pagos se retrasan durante meses, pero cuando los empresarios reciben los pagos de las facturas pendientes “primero nos exigían pagar inmediatamente las comisiones, de lo contrario no cooperarán con la implementación de los negocios firmados” (…) “No hemos podido ganar nada en Guinea Ecuatorial, solo disgustos, gastos, problemas y teníamos que pagar de todo a los directivos de Getesa, y con los retrasos que teníamos en el cobro de las facturas era imposible hacer frente a las comisiones. El país no puede avanzar con estas prácticas, alguien tiene que pararlo” denuncia un alto directivo de Telesense.

Según se desprende de las transacciones a las que ha tenido acceso Diario Rombe, sin perjuicio de las cantidades que Telesense se negó a pagar y las que tenía previsto cobrar en otros proyectos futuros, la trama de Getesa cobró comisiones ilegales que superan los más de 530.000 euros por parte de este proveedor sudafricano.

Una trama piramidal

¿Recuerdan el nombre de Puneet Ajrawat? Quédense con él porque éste va a ser el hombre que, según los empresarios de Telesense, “era el principal rostro de las negociaciones para cobrar comisiones ilegales que luego repartía con una reducida cúpula de Getesa”. Se trata de un ciudadano indio que trabaja como consultor externo para Getesa desde el año 2012. Por sus servicios, Puneet percibe un salario de 18 mil euros mensuales (11.855.897,93 Fcfa).

Puneet comunicaba a Telesense vía email las cantidades que debían pagar a Getesa en concepto de comisiones, pero no bastando con eso el propio Puneet también exigía comisiones adicionales para su beneficio particular a espaldas de los miembros de la trama Getesa. Como se puede observar en este email (pincha aqui) Puneet detalla las comisiones que Getesa exige para los proyectos y las que exige el director general y el director técnico se comunica en otro documento.

Kumar es considerado no sólo como el representante de la trama, sino como el que más exigía comisiones. Según la víctima de la trama, “Puneet Kumar siempre tuvo dos comisiones únicamente para él. Una comisión que Telesense tenía prohibido revelar a los miembros de Getesa y otra parte que sí podían conocer”. Si los miembros de Getesa hacían preguntas por sospechas fundadas de que Puneet les estaba engañando, los ejecutivos de Telesense estaban obligados a negarlo. Esto le facilitaba el terreno a Kumar para que en algunas ocasiones cobrara partidas más grandes que las de los directores generales y el director de tecnología.

Todo apunta a que Puneet Kumar no actuaba solo. El consultor, que vive entre Melbourne (Australia) y Malabo (Guinea Ecuatorial), también contaba con el apoyo de su mujer, Shampy Bhandari (entonces empleada del colegio privado del exdirector general de Gepetrol, Candido Nsue Okomo). Los documentos indican que para los pagos de las comisiones ilegales utilizaron dos cuentas de bancos internacionales Yes Bank Limited —un banco privado con sede en Mumbai, india— y Commonwealth Bank Of Australia —uno de los mayores bancos australianos— cuya única titular es Shampy Kumar.

A principios del 2020, el matrimonio Puneet solicitó otros honorarios adicionales de 20 mil euros para que la compañía sudafricana para conservar su contrato con Getesa. “No teníamos opción o perdíamos los cientos de miles de euros invertidos en Getesa, personal local contratado, oficinas abiertas, etc.”, relatan indefensos. En las mismas fechas, Puneet Kumar solicitó una partida para Constantino Obiang Mba —entonces Constantino ya no era director general de Getesa— y Telesense se negó, “lo que no supimos es que esta negativa nos traería problemas a la hora de cobrar las facturas”.

Telesense reclama al estado ecuatoguineano casi un millón de euros

La compañía sudafricana Telesense Group reclama al estado ecuatoguineano como accionista mayoritario de Getesa las facturas pendientes de pago que ascienden a los 999.246,05 euros. En una carta enviada al gobierno ecuatoguineano el 20 de noviembre, Telesense les recuerda que “cumplieron íntegramente con las obligaciones contractuales suscritos con Getesa. Sin embargo, se niegan a pagar las facturas con la condición de que se pague las comisiones ilegales al personal”. Señalan en la misiva que “tras consultar con el Consejero Delegado, Carlos Miko Nsing, confirmó que el proyecto está paralizado porque el Grupo Telesense no paga comisiones a la plantilla de Getesa S.A.”.

El director de Getesa “ha violado las leyes internacionales sobre corrupción y contra las recomendaciones del FMI”, advierte Telesense en su carta concediendo al gobierno ecuatoguineano como responsable solidario un plazo prudencial hasta el 11 de diciembre para que Getesa salde la deuda o deberán verse en los tribunales. Por experiencias pasadas, las empresas públicas del gobierno tienen la costumbre de incumplir los acuerdos contractuales con la intención de gastar los fondos públicos en procesos judiciales donde finalmente suelen terminar condenados pagando más de lo adeudado.

Los directivos de Getesa no han respondido a las preguntas que Diario Rombe envió en un email dirigido a las personas relacionada con la red. Ni tampoco a nuestras preguntas formuladas vía Whatsapp. No obstante, el exdirector de Getesa, Constantino Obiang Mba, se defendió en los siguientes términos: “Me hubiera gustado responderlo viéndote en persona. Por qué andáis difundiendo falsas informaciones a la gente sin ninguna prueba. Para informar algo hay que presentar pruebas y no hablar en vacío. Me parece que Diario Rombe, tiene gente pocos profesionales” y negó tenercualquier relación o vínculo con las supuestas comisiones ilegales. Por su parte, Manuel Monsuy Obiang Mbasogo, Manager Intelligent Network de Getesa, nos invitó a aportar pruebas de “las acusaciones” sobre las que “sólo responderá ante un juez”.

Para nuestra publicación hemos contactado por Whatsapp con el Fiscal General del Estado, Anatolio Nzang, y el Ministro de Justicia e Instituciones Penitenciarias, Salvador Ndongo Nkum, quienes prefirieron no responder nuestras preguntas relacionadas con el cobro de comisiones ilegales en Getesa que supone un perjuicio enorme para los inversores extranjeros.

Quién es quién en la trama Getesa

Además del ya nombrado consultor externo Puneet Kumar, hay otros cinco miembros que componen la trama Getesa que vale la pena conocer por su accionar en la organización.

Constantino Obiang Mba, (director general de Getesa durante 2012-2018)

Cesado por su supuesta implicación en el supuesto fallido golpe de estado programado en diciembre de 2017. Se libró de la cárcel por ser sobrino del dictador. Obiang Mba firmó los contratos iniciales con Telesense y exigió, según la empresa sudafricana, enormes cantidades de comisiones. Al menos $100.000 fueron repartidos entre Constantino Obiang Mba y el director técnico, Inocencio Ndong Ndejng Nchama. Este último era el receptor de los $100.000 en su cuenta abierta en el banco francés, SGBGE. En representación del ya exdirector general de Getesa, quien abandonó la empresa poco después de firmar el primer contrato con Telesense, Inocencio pidió a la compañía que pagara la comisión pendiente que le correspondía a Constantino, $75.000.

Los sudafricanos pagaron una parte ($23000) y desde entonces no tuvieron más contacto con Constantino. Sin embargo, Puneet, Manuel Monsuy e Inocencio Ndong, han seguido insistiendo en que Telesense pague la comisión pendiente de Constantino a una cuenta del banco camerunés, Afriland First Bank, que resultó ser de Francisco Nve Nzang, ex primer secretario de la Embajada de Guinea Ecuatorial en Camerún.

Inocencio Ndong Ndjeng Nchama (Director Técnico)

Los empresarios consideraron a Inocencio Ndong con pocos conocimientos técnicos y contaba con asesoramiento en todo momento para realizar sus funciones con eficacia. Sus decisiones relacionadas con las inversiones de Getesa se guiaron usando dos criterios. Por un lado, las recomendaciones hechas por su personal y por el otro, el más importante, según las comisiones ilegales que le corresponderían por cada proyecto aprobado.

Durante el tiempo que la empresa sudafricana mantuvo relaciones contractuales con Getesa, algo más de dos años, Inocencio Ndong Ndjeng nunca asistió a una reunión. Se le recuerda haber contestado a un correo electrónico cuestionando alguna recomendación de su personal. Como proveedor de Getesa, esa actitud de Inocencio fue extremadamente frustrante para la empresa sudafricana ya que nunca pudieron mantener una relación profesional con el director técnico de Getesa. “ignoraba las llamadas telefónicas y no respondía a los correos electrónicos”, recuerda Telesense en una entrevista concedida a Diario Rombe.

Con Puneet Ajrawat a la cabeza de la trama, Manuel Monsuy y el resto de su equipo (Stephanie y muchos otros) buscaban proveedores para Getesa que garantizaran el pago de las comisiones ilegales. Una vez localizada a la posible victima —empresa extranjera—, llevaban los proyectos al director técnico, Inocencio Ndong para su aprobación. Obviamente, recalca una de las víctimas, “en cada proyecto, el director general y el técnico, exigían su parte”.

Esther Boncanca (Sorizo), jefa de finanzas de Getesa desde octubre de 2012 hasta julio de 2018.

Antes de abandonar su puesto en Getesa, Esther Boncanca exigió una comisión de $10.000. Fundó una empresa pantalla, IDEA S.L. (NIF 001641-15), que utilizó para facturar servicios de consultoría que nunca se realizaron. Puneet Ajrawa y Esther Boncanca aseguraron a los empresarios que, si abonaban $10.000, ella aseguraría que Getesa procesase los pagos rápidamente. Desgraciadamente, esto no ocurrió y los pagos tardaban meses en procesarse.

En las mismas fechas, siendo directora de finanzas de Getesa, estaba manteniendo reuniones secretas con una potencial competencia de Getesa que Ruslan Obiang Nsue estaba constituyendo discretamente (Afcom GE y Verde GE) y en la que Esther Boncanca ocuparía el cargo de Directora de Finanzas.

Manuel Monsuy Obiang Mbasogo (gerente de Puneet Kumar)

Los documentos y conversaciones de Whatsapp demuestran cómo Puneet Ajrawa actuaba como hombre de paja de Manuel Monsuy Obiang Mbasogo, uno de los principales protagonistas de la trama de corrupción de Getesa. Según revelan las victimas a Diario Rombe, “Manuel siempre solicitaba comisiones diciéndole a Puneet las comisiones que esperaba cobrar. Esto supuso para Puneet una oportunidad para añadir muchas cantidades para él sin comunicar a Manuel”. En ocasiones, Manuel Monsuy Obiang solicitaba que se le entregase las comisiones en efectivo, una petición que fue rechazada por Telesense ya que suponían cantidades astronómicas.

Un email de Puneet Ajrawat fechado el 26 de octubre de 2018 y otro en 2019, detallan las suculentas comisiones que exigió a la compañía sudafricana para repartirlas con Manuel Monsuy Obiang Mbasogo. Si el plazo de los pagos se vencía sin que Telesense hubiera pagado, era el mismo Manuel Monsuy quien les exigía el pago a los proveedores algunas veces, incluso, de manera violenta.

Las ambiciones de Manuel Monsuy no se suplieron con extorsionar a Telesense, sino que les invitó a cooperar conjuntamente haciendo negocios con “la compañía del aeropuerto de Guinea Ecuatorial” vendiéndoles un sistema de rastrero de equipajes, pero con la condición de que Telesense firmase un contrato garantizando el pago de comisiones a Manuel. Los directivos de Telesense le recuerdan como una persona extremadamente nerviosa “nos dijo muchas veces que tiene miedo de perder su trabajo por las comisiones ilegales que cobra a las empresas”.

Carlos Esono Miko Nsing (director general de Getesa desde 2018)

Carlos Esono Miko Nsing reemplazó en 2018 a Constantino Obiang Mba al frente de Getesa, Guinea Ecuatorial de Telecomunicaciones, S.A. Llegó al puesto por recomendación del fundador de Muni Telecomunicaciones, propiedad de Pastor Hassan Obiang Mangue (director general del grupo Abayak, empresa de la familia Obiang), hijo del presidente Obiang. Carlos Esono es igualmente un amigo próximo del director de Muni, quien estaba desempeñando un papel importante en el fraude de Nokia que explicaremos en otra publicación.

Cuando se incorporó como director general, Puneet Ajrawat y Manuel Monsuy recordó a Telesense que éste mantenía excelentes relaciones con el director técnico, Inocencio Ndong, lo que suponía una ventaja para aquellos empresarios que respetasen los acuerdos en lo referente al pago de las comisiones. Ambos directores solicitaron sus comisiones en una reunión externa. En otras ocasiones, Puneet era el encargado de exigir y cobrar la comisión correspondiente al director general como se puede ver en uno de los mensajes a los que ha tenido acceso Diario Rombe.

El director general y el director técnico no estaban interesados en seleccionar el mejor servicio para Getesa, por el contrario, basaban sus decisiones en la cantidad de comisiones que podrían obtener y la fiabilidad del proveedor de cumplir con las exigencias de la trama. “El anterior director y su predecesor han apoyado sin duda este modelo de cobros de comisiones que consistió en amenazas y chantajes”, añade la compañía víctima de las extorsiones “el mismo Carlos nos dijo en diferentes reuniones privadas cuando no nos pagaron a finales del año pasado que Getesa no abonaba las facturas pendientes porque no cumplían con el pago de comisiones”.

Carlos Esono ha despedidoa muchos empleados de la plantilla que son padres y madres de familia con varios años de antigüedad y que tendrán que regresar a sus casas sin ningún tipo de prestación. Asimismo, ha rebajado los salarios a gran parte de la plantilla alegando que la empresa está en crisis económica. Mientras tanto, percibe un salario de 17 millones mensuales aparte de las comisiones ilegales que cobra a los proveedores extranjeros.

Ministro de Telecomunicaciones: es un asunto de “redes sociales”

El Ministro de Transportes, Correos y Telecomunicaciones, Rufino Ovono Ondo, respondiendo por Whatsapp a las preguntas de Diario Rombe, dijo: (…) “Gracias. Vd piensa que asuntos similares, se supone serios si fueran reales, han de ser debatidos en las redes sociales? O si quiere que cada cual comente eso o aquello quizás… Por tanto, si para vd es eso no se molesta más en enviármelos. Gracias.” (…) “Hasta ahora las denuncias en redes sociales o por emails no pueden constituir una base para que una autoridad pública (SIC) emprenda acciones judiciales. Son vds que conocen leyes, viven en el primer mundo, a ver si esto sucede ahí. Seamos un poquitín serios.”.

Al recordar al ministro su misión de luchar contra la corrupción como una de las instrucciones que recibió del jefe de estado de luchar contra las prácticas corruptas en el momento de jurar su cargo, respondió así: “Será vd ahora a instruirme lo que dice el Jefe de Estado? Y en whatsAp?. No puedo pedir explicaciones por algo de las redes sociales, que haya una denuncia oficial como en un Estado de Derecho. Gracias”, sentenció Rufino Ovono Ondo. Con este último comentario, ponemos en duda la competencia del ministro al quitar valor a una herramienta que moldea las agendas de todos los gobiernos del mundo, incluso africanos, que han servido no sólo para denunciar atropellos, sino para sacar a la luz pública delitos que los gobiernos no tenían en su conocimiento.

Anteriores casos de corrupción en Getesa

  • 2010

Los ecuatoguineanos todavía recuerdan con aflicción el simulado juicio que se celebró a principios de julio de 2010 en Malabo contra una docena de altos directivos de Getesa, Guinea Ecuatorial Telecomunicaciones S.A. Los implicados en aquella trama corrupta, Antonio Owono Elo —hijo del poderoso exmiembro del gobierno y senador, Demetrio Elo Ndong Nsefumu, quien aseguraría que su hijo no iría a la cárcel “sabiendo que los propios hijos de Obiang se aprovechan de las arcas del estado”—, Demetrio Obiang Engonga, Juan Nze Asumu Esomoyo, Yves Garcia, entre otros, se apropiaron indebidamente de miles de tarjetas de saldo que posteriormente vendieron ilegalmente obteniendo beneficios que superarían los más de mil millones de Fcfa. El proceso se concluyó sin ninguna responsabilidad penal ni civil para los implicados.

Desde aquél triste episodio que supuso la institucionalización de robar a manos llanas en Getesa, la empresa de telecomunicaciones de Guinea Ecuatorial se convirtió en una de las mayores organizaciones criminales en la que sus directivos orquestaron toda clase de artimañas y tramas para amasar las mayores fortunas con el beneplácito del gobierno.

  • 2016

El 13 de diciembre de 2016 un juez ecuatoguineano investigó un escándalo de corrupción que salpicó al mismísimo sobrino del presidente ecuatoguineano, Constantino Obiang Mba, entonces director general de Getesa. Su hombre de paja, Abdoulaye Niangadou, comerciante maliense, terminó confesando ante el juez que había estado transfiriendo cada mes alrededor de 560.000.000 Fcf a la República de Malí por orden de Obiang Mba. Los fondos procedían de la supuesta venta ilegal al por mayor de las tarjetas de saldo de Getesa y, como sucedió con el procedimiento anterior, las autoridades ordenaron archivar el caso.

Diario Rombe
Si quieres compartir información sensible o enviar documentación para su investigación y posterior publicación, contacta con nosotros: Email: [email protected] Telf o Whatsapp: 0034 634 79 78 38

Dejar un comentario

  • (not be published)