Roberto Moreno ex Fiscal Anticcorupción

El abogado panameño Ismael Gerli, quien en un principio comenzó ayudando a la familia Kokorev en su llegada a Panamá para guiarles en las transacciones, a primera vista legales, de sus compañías en este país latinoamericano, progresivamente, debido a su cercana labor, fue dándose cuenta de los extraños giros en las actividades de la familia rusa-española y sobre todo, de su vínculo con el dictador de nuestro país, Teodoro Obiang Nguema Mbasogo. Cuando después de una exhaustiva revisión documental e investigación de varias organizaciones de lucha contra la corrupción y el blanqueo de capitales, se pudo concluir la existencia de una extensa maquinaria para desfalcar, promovida desde Guinea Ecuatorial y desarrollada, entre otros, por los testaferros del dictador, lo que concluyó con la extradición de los Kokorev a España y la posterior detención de los cómplices de Teodoro Obiang, Gerli obviamente quiso detener su trabajo con esta familia y entregar toda la información que estaba en su poder producto de su labor profesional.

En la actualidad, medios como MadridCode, realizan grandes esfuerzos intentando limpiar la imagen de los supuestos testaferros de Obiang Nguema y poner gran parte de la culpa sobre el abogado panameño, a quien acusan de haberse apropiado de todos sus bienes y capital una vez que se concretó la demanda. Diario Rombe presentó, tras una larga investigación que incluye documentos originales, otra versión bastante diferente de los hechos mencionados en el centenar de querellas interpuestas contra Gerli.

Como adelantó Diario Rombe en anteriores publicaciones sobre la persecución sin tregua de parte del ex Fiscal panameño del Crimen Organizado, Roberto Moreno, actual abogado de la familia Kokorev contra el panameño Ismael Gerli, hemos tenido acceso a un pago bancario fechado el 19 de enero de 2017 ordenado por la empresa Rio Lora Holdings Corp. S.A., una de las sociedades de la familia Kokorev, para hacer frente a los gastos de mantenimiento de uno de sus apartamentos.

Dicha prueba podría revelar la existencia de una conspiración en marcha para encarcelar al principal testigo de la justicia española y de esta forma mermar la credibilidad del proceso judicial abierto en España contra los Kokorev por blanqueo de capitales. Es que es imposible eludir la importancia de este tipo de documentos, que son la muestra dura y minuciosa de los engranajes vitales de los mecanismos de corrupción de Obiang.

Aportamos de nuevo el reglamento FUNDACIONAL de la sociedad de Interés Privado COCO RIVER FOUNDATION, la cual es dueña del departamento 36B, en el edificio Mystic Point, antiguo domicilio de los Kokorev en Panamá y aún propiedad de los mismos. Con este documento, se demuestra claramente que los beneficiarios establecidos son VLADIMIR KOKOREV y YULIA MALEEVA, en partes iguales, indicándose además que ante el fallecimiento de alguno de ellos, el total de los beneficios recaerá sólo sobre el miembro que le sobreviva, jamás sobre un tercero.

Lo verdaderamente evidente en esta historia es que, el 24 de febrero de 2016, producto de una querella presentada por Roberto Moreno Obando y Leonado Paul Aparicio en su condición de representantes legales de la familia Kokorev, el Ministerio Público inició una investigación por los delitos por los que se le imputa al abogado Ismael Gerli, 11 meses después –sorprendentemente la Ley panameña sólo permite 4 meses de instrucción del sumario- resulta ser que se le imputa ahora de un delito distinto por el cual ha sido investigado.

Los Kokorev no aportan ninguna sola prueba que sustente nada de lo relativo a sus acusaciones, simplemente se limitan a transcribir los elementos de la estafa maquinada por ellos mismos. ¿Cómo se puede solicitar la formulación de cargos de un delito que durante 11 meses no ha sido investigado por la fiscalía? Según el ex Fiscal Roberto Moreno, “tras el ingreso en prisión de la familia Kokorev, Ismael Gerli activó una serie de cambios en las sociedades que lo llevan a controlarlas”, siento estas sociedades, según los querellantes, Rio Lora Holdings Corp S.A. y Coco River Foundation.

Recordamos a los lectores que cada una de estas sociedades son dueñas de inmuebles ubicados en Panamá, siendo una pregunta de vital importancia, ¿quién o quiénes pagan las cuotas de mantenimiento de dichos apartamentos, entre ellos PH Mystic Point, Torre 100 y Trump Ocean Club (TOC) nº 6205 en Panamá?, ¿Ismael Gerli o la familia Kokorev?¿Por qué la Agencia de Instrucción no requiere información a la administración del P.H. Mystic Point Towers a fin de establecer quiénes pagan la cuota de mantenimiento, con el propósito de establecer si existe o ha existido por parte del abogado Ismael Gerli Champsaur la intención de apoderarse de los bienes de la Fundación Coco River y Rio Lora Holdings Corp S.A., ejerciendo para ello actos propios del dueño de las mismas, ya que según los querellantes así ha sido?

Es posible que el principal objetivo de la familia Kokorev sea conseguir que algún juez panameño, quizás bajo la influencia del ex fiscal Moreno, condene al abogado Ismael Gerli a largas penas privativas de libertad para demostrar ante la opinión pública y el Juzgado de Instrucción nº 5 de las Palmas de Gran Canaria que su principal testigo no es fiable.

Lo que sí sabe Roberto Moreno es que “sus ex colegas fallarán a favor de la familia Kokorev y la obligación de pagar varias indemnizaciones millonarias”. En una entrevista concedida por el ex fiscal moreno a MadridCode, éste afirmó que “La justicia panameña está avanzando con objetividad en las investigaciones y esperamos que lleguen a la conclusión de que efectivamente se ha incurrido en actos delictivos, y se tomen las medidas de rigor”, añadiendo que “una vez creadas las sociedades, estando los señores Kokorev en incapacidad de defender sus intereses, Ismael se apropió de sus bienes”.

En las querellas realizadas por los Kokorev, estos solicitan a las autoridades judiciales que “se formulen cargos por los delitos de estafa y falsedad ideológica en la sociedad Coco River Foundation”, abriendo esto un nuevo cuestionamiento: ¿Por qué la Agencia de Instrucción no dictó providencia indagatoria por delito contra la fe pública, en la investigación que realiza durante 11 meses? Los querellantes no se aclaran y parecen estar confundiendo a la Agencia de Instrucción con afirmaciones de un hecho no cierto. Por ejemplo señalan que “Ismael Gerli incurre en el delito de falsedad ideológica cuando inscribe la escritura pública No. 27.362…”, pero las pruebas a las que ha tenido acceso Diario Rombe demuestran que dicha escritura pública, del 30 de septiembre de 2015, no fue inscrita.

Ismael Gerli, titular del 100% de las acciones comunes según consta en los certificados de acciones emitidos a su nombre y en los libros de registros de acciones de la sociedad Rio Lora Holdings Corp, S.A., vendió el 100% de las acciones de la sociedad a la familia Kokorev, representada por su hijo Igor Kokorev, acordando este según lo firmado pagar a Ismael Gerli mediante el traspaso de un bien inmueble – un apartamento localizado en la Playa Las Canteras en las Islas Canarias, Gran Canaria, al momento de la entrega física de los certificados debidamente endosados a favor del comprador.

Según la querella a la que hemos tenido acceso, el ex fiscal Moreno -del cual se ha cuestionado durante mucho tiempo su integridad profesional y moral en Panamá- sostiene que “Ismael Gerli se ha apoderado de los bienes de la familia Kokorev”. En la misma querella se detalla que Gerli “cambió la junta directiva de algunas sociedades para quedarse con los apartamentos ubicados en los edificios PH Trump Plaza, PH Mystic Point de Punta Pacific y otros”. ¿Por qué entonces siguen los Kokorev pagando los gastos de mantenimiento de unos apartamentos que supuestamente estarían en poder de Ismael Gerli de manera ilícita, ¿por qué dimitió Roberto Moreno al frente de la Fiscalía Contra el Crimen Organizado?

Según algunas estadísticas, la justicia panameña ha perdido la credibilidad del pueblo por los elevados casos de jueces, magistrados y fiscales corruptos y la falta de objetividad en sus actividades, sin olvidar el mismo aparato gubernamental que se ha visto involucrado con los casos de entrega de sobornos de parte del conglomerado Odebrecht, perteneciente al área de la ingeniería y la construcción. Por ejemplo, según revela larepublica.pe, “uno de los ejecutivos de la constructora brasileña reveló que los hijos del ex presidente de Panamá, Ricardo Martinelli, recibieron coimas por $6 millones”.

¿Qué se espera de un sistema judicial donde se destapó una red de corrupción de funcionarios que cobraban sumas importantes de dinero, a cambio de -a través de medidas cautelares y fianzas de excarcelación-, poner en libertad a individuos que se encontraban legalmente procesados? Según reveló el medio la Prensa.com en noviembre de 2015, la Fiscalía Auxiliar detuvo a 13 personas, entre funcionarios del Órgano Judicial y particulares, presuntamente vinculadas a una red que cobraba dinero a cambio de otorgar libertades a personas con procesos penales en el Segundo Tribunal Superior y en juzgados de circuito penal”.

En Mayo de 2014 Telemetro.com informó que el entonces fiscal de la provincia de Coclé, Roberto Moreno, se refirió a una declaración jurada, notariada con fecha de 21 de mayo de 2014, en la que Edwin Betancourt Aparicio, testigo protegido en el caso del asesinato del ex-gobernador de Coclé, Darío Fernández, aseguró que lo mantenía escondido en varios cuarteles y que recibió chantajes”. Invitamos al lector ver el vídeo y saquen ustedes sus propias conclusiones.

En resumidas cuentas, los querellantes afirman que son los únicos accionistas de la sociedad Rio Lora Holdings Corp S.A., titular del apartamento de Trump y para ello han exhibido ante la Agencia de Instrucción una fotocopia de la acción nº2 que se les entregó, la cual se haría válida y se registraría en los libros de la sociedad siempre y cuando estos hicieran la traditio -entrega- y para ello Igor Kokorev según el contrato de compra-venta, firmado el 23 de febrero de 2013, entre Kokorev e Ismael Gerli, debía pagar o entregar a cambio un apartamento en las Palmas de Gran Canaria, compromiso que nunca cumplieron. Por lo tanto al no cumplir con la entrega, lo normal es que el comprador recupere el bien.

Según fuentes consultadas, nunca se entregó de igual forma el documento original de la acción de Rio Lora Holdings Corp S.A., ni se registró en los libros. En resumidas palabras, Igor Kokorev tenía la acción número 2, una fotocopia que la ley y la jurisprudencia indican claramente que no es admisible como prueba, porque es una mera copia y porque -por ser una acción- debe estar totalmente pagada, ya que Kokorev jamás entregó el apartamento.

Ismael Gerli no tiene la posesión del inmueble que dicen los Kokorev haber comprado por 420.000 dólares, sino que los mismos Kokorev son los que actualmente están en poder de éste, siendo tal situación comprobable a través del hecho que la familia rusa-española se encuentra pagando los mantenimientos del apartamento litigado y hasta la fecha no han cancelado el valor de la acción de Ismael Gerli, el cual es de 122.600 dólares.

Es así, que dentro de esta vorágine de inconsistencias que son los alegatos de los querellantes, cabe establecer la pregunta final. ¿Cómo es posible que los Kokorev estén pagando los gastos de mantenimiento de un apartamento que está en litigio, mientras que a su vez acusan al abogado Ismael Gerli de haberse apropiado del él mediante engaño?

Las identidades de todas nuestras fuentes de DIARIO ROMBE están absolutamente protegidas, no hay forma de que sean reveladas. Seremos nosotros, Diario Rombe, quienes asumamos todo el peso de las situaciones que se generen y ya hemos estado antes en dificultades, sabemos lidiar con los problemas, cargar con la responsabilidad, como también mantener el silencio adecuado ante la presión. Email: info@diariorombe.es Telf:0034632844638 (signal, imo, telegram, etc).

Leave a Reply

  • (not be published)