LA REVOLUCIÓN DE GUINEA ECUATORIAL EN LAS CALLES DEL EXILIO: LOS ECUATOGUINEANOS EN ESPAÑA SE MANIFIESTAN UNA VEZ MÁS FRENTE A SU EMBAJADA CONTRA LAS VIOLACIONES A LOS DERECHOS HUMANOS

 

Por Migrañoza

Nunca la población de Guinea Ecuatorial ha visto cómo sus habitantes despiertan y se revelan ante los atropellos del gobierno contra sus connacionales. Nunca, hasta hace bien poco cuando las ecuatoguineanas en la diáspora o en el exilio empezaron a salir a las calles para reclamar lo que es suyo: libertad, dignidad y justicia. Aquí me van a permitir que hable en femenino porque primero fueron ellas, las autodenominadas ‘audistas’ y ‘barrenderas’, quienes armadas de unas cuantas escobas alzaron la voz de las mujeres y los derechos del pueblo ecuatoguineano que están siendo vulnerados por el gobierno de Obiang.

La mayoría de estas protestas han tenido lugar frente a las puertas de las diferentes embajadas de Guinea Ecuatorial en el exterior, unas delegaciones en las que en gran medida trabajan funcionarios extranjeros. La semana pasada fue la embajada de Londres la que asistió a una concentración de ecuatoguineanos denunciando las violaciones de los derechos humanos en su país y las redes clientelares y corruptas de ese ente diplomático. El siguiente turno será para la de Madrid.

Miembros de la sociedad civil ecuatoguineana exiliados en España y grupos de la oposición han convocado una gran manifestación frente a la embajada de Guinea Ecuatorial en Madrid, ubicada en la Avenida de Pío XII Nº 12, el próximo sábado 7 de marzo entre las 12.00 y las 13.30 horas. La razón de esta nueva protesta, como reza en el comunicado del Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación, es “reivindicar el fin de la impunidad de los crímenes de la dictadura de Obiang y la aplicación del Derecho Internacional a los crímenes cometidos”.

RAZONES DE PESO PARA MANIFESTANTES

La lista de motivos para los manifestantes, en su mayoría exiliados, es densa: violaciones de derechos humanos, libertad para los presos políticos, detenciones arbitrarias, persecución y represión a opositores, esclarecimiento y reparación de crímenes de estado, desmantelamiento de la corrupción, dimisión del vicepresidente Teodorín Nguema Obiang condenado por corrupción y blanqueo del dinero robado al pueblo, el silencio cómplice de la Unión Africana (UA), Unión Europea (UE) y Comunidad Internacional en general ante los crímenes del dictador, transición inclusiva y pacífica en Guinea, instauración de la democracia, la salida de Teodoro Obiang Nguema y sus colaboradores en el poder y un largo etcétera que esperan sea suficiente para que la colonia ecuatoguineana se movilice.

Para la convocatoria, que ya cuenta con la autorización de la Delegación del Gobierno de Madrid, se espera la respuesta, pese al miedo generalizado a ser identificados, de unos 300 asistentes, también la de partidos políticos exiliados y activistas. Ésta sería la última de las manifestaciones que han tenido lugar bajo la administración de Purificación Angue Ondo desde septiembre de 2013 y que hoy permanece como embajadora en funciones después de que el pasado mes de enero fuera cesada de su cargo y sustituida por Miguel Edjang Angué (Exsecretario General en el ministerio de Economía y portavoz parlamentario de Obiang), un hueso duro de roer que podría complicar los procesos de trámites de documentos de ecuatoguineanos en el país.

¿APOYO DE LA COMUNIDAD INTERNACIONAL?

El intento de secuestro del expresidente de la Corte Suprema de Justicia e hijo de Purificación Angue Ondo, Juan Carlos Ondo Angue por parte del Gobierno de Obiang en su residencia privada en Malabo, ha supuesto un punto de inflexión en lo que respecta a la posición silente y cómplice de la comunidad internacional frente a las múltiples violaciones de libertades y derechos humanos en el país africano.

Al menos éste es el caso de las delegaciones de España, Francia y Estados Unidos en Guinea Ecuatorial quienes tomaron un rol activo en la defensa de los derechos del expresidente de la Corte Suprema de Justicia. Una nueva postura que el régimen de Obiang califica de “injerencia” por lo que podría solicitar a sus gobiernos locales la expulsión de sus embajadores. Una intervención como ésta solo se vio en 1993 cuando el embajador de Estados Unidos John Bennet participó activamente en la defensa de los políticos guineanos y denunció los excesos de Obiang. El diplomático fue expulsado de Guinea Ecuatorial con una declaratoria de persona non grata.

Además, precisamente el secuestro frustrado de su hijo Juan Carlos Ondo Angue ha sido la causa del distanciamiento entre la embajadora en funciones de Guinea en España y el gobierno de Malabo quien zanjó esta relación de los últimos cuarenta años con el cese del embajador de Guinea Ecuatorial en Rusia, Miguel Angel Ondo Angue —hijo mayor de Purificación Angue Ondo—, sin siquiera haber tomado posesión de su destino.

Un nuevo escenario que, si bien ha provocado un cambio de postura de parte de la comunidad internacional, también justificaría la suma al descontento social de la embajadora en funciones. ¿Secundará Angue Ondo la manifestación del 7 de marzo para mostrar el rechazo al asedio que sufren sus hijos en Guinea Ecuatorial? ¿Apoyará también la comunidad internacional las protestas de los ecuatoguineanos, así como hicieron en defensa de Juan Carlos Ondo Angue? De hacerlo, este sería un mensaje directo para uno de los presidentes más criminales y corruptos del mundo de que va perdiendo aliados, un síntoma claro y un antecedente idóneo para su destitución.

Diario Rombe
Si quieres compartir información sensible o enviar documentación para su investigación y posterior publicación, contacta con nosotros: Email: [email protected] Telf o Whatsapp: 0034 634 79 78 38

Dejar un comentario

  • (not be published)