• El dictador trata de solucionar con dinero los problemas derivados de una nefasta gestión

De nuevo la compañía aérea nacional, Ceiba vuelve a ser noticia. Diario Rombe informó días atrás de la difícil situación que estaba atravesando debido a la mala gestión que los directivos afines al régimen de Obiang están llevando a cabo.

Ante estas informaciones, el dictador, lejos de echar del poder a los responsables de esta catástrofe, se resiste a tomar decisiones que solucionen un problema que tiene en vilo a los guineanos.

Según ha podido saber este diario, la presión de los ciudadanos y del PDGE ha hecho que el Gobierno se reúna en las últimas 72 horas para salvar la compañía. En este encuentro el dictador ha anunciado que seguirá inyectando dinero a Ceiba Intercontinental con el fin de ayudar a que salde sus deudas y mantenga su funcionamiento. Teodoro Obiang Nguema sabe que dejar caer a esta compañía significaría el principio del fin de la dictadura.

Hay dos motivos que han podido pesar en la decisión de Obiang de invertir más dinero en Ceiba, obviando las denuncias por la mala gestión de la compañía. Por un lado, la prepotencia del dictador impide que sea capaz de reconocer cualquier error y hace que actúe siempre ilógicamente, reforzando a sus familiares, aunque estos sean culpables. Por otro, para Obiang supondría una humillación darle la razón a cualquiera que intente orientarle, ya que es considerado el jefe del clan y el único que puede tomar decisiones.

Hasta el momento, Ceiba es la gran estrella de la dictadura de cara al exterior, pues ha servido en muchas ocasiones para lavar su imagen. La huida de Iberia, que durante más de 50 años venía enlazando Guinea Ecuatorial con Europa, dejó a muchos viajeros a la deriva, sobre todo a los empresarios que se atrevían a aventurarse hacia el país de Obiang. Por ello, el cierre de la compañía aérea nacional supondría un grave perjuicio para los intereses de todos.

Las amenazas de Air France y Lufthansa de seguir los pasos de Iberia y abandonar el país, así como la negativa de Ethiopian Airlines de unirse a una licencia compartida con Ceiba, van a conseguir que Obiang sea el hazme reír de los panafricanistas, que le consideran el hacedor de todo.

El problema de Ceiba no es solo el dinero

En la actualidad, Ceiba cuenta en su estructura técnica con un único piloto experimentado, de nacional ucraniana. El resto, son pilotos nacionales, la mayoría militares, con pocas horas de vuelo. Asimismo, sospechamos que carecen de las licencias internacionales necesarias para comandar un avión, por lo que en caso de necesidad solo podrían actuar como copilotos.

Llegados a este punto, es nuestro deber exigirle a Obiang, dado que no tiene oposición en el Parlamento y que el dinero público es de todos, que ponga al frente de Ceiba y del Consejo de Administración a técnicos cualificados y con experiencia suficiente para ejercer su labor. Además, ha de formar una comisión estatal que cada cierto tiempo valore la gestión que se está haciendo de la compañía. Con los escándalos de los últimos tiempos ha quedado demostrado que la actual directiva formada por los familiares del dictador solo es capaz de generar problemas que nos cuestan dinero a todos.

Diario Rombe
Si quieres compartir información sensible o enviar documentación para su investigación y posterior publicación, contacta con nosotros: Email: [email protected] Telf o Whatsapp: 0034 634 79 78 38

Dejar un comentario

  • (not be published)