Ante la posibilidad de que permanezcan vacías por miedo al contagio del Ébola las gradas de los estadios durante los partidos de la Copa de África de Naciones 2015 en Guinea Ecuatorial, el Presidente de la República, en una alocución televisada, ha sopesado distintas alternativas tendentes a garantizar la máxima concurrencia del público nacional a todos los partidos de la competición, como la reducción de la tarifa de los billetes de entrada; la organización, llegado el momento, por las autoridades locales –Gobernadores Provinciales y Delegados de Gobierno– de traslados de los ciudadanos desde sus Consejos de Poblados a los estadios, y viceversa, en medios de transporte habilitados a este efecto; o que ese traslado se haga por turno y partido de fútbol, de modo que, si para el partido del día X se recogen a los habitantes de los Consejos de Poblados A,B,C,D, para el partido siguiente, deberán acudir al estadio concerniente los de E,F,G,H, y así sucesivamente hasta la final de la Copa.

Esta medida, puesta para su ejecución en manos de Gobernadores y Delegados de Gobierno en las distintas provincias y distritos del País, equivale en la práctica, a imponer la asistencia de los ciudadanos a los partidos de fútbol. No conviene perder de vista que los Gobernadores y los Delegados de Gobierno siguen siendo una especie de “señores feudales” frente a la población, dueños de su pensamiento y de sus derechos, y con una enorme concentración de poderes. Basándonos en la experiencia, no es exagerado prever que dichas autoridades locales van a convertir estas instrucciones en una cuestión política para hacer visible su autoridad y fidelidad al Presidente, obligando a todos a ser expectadores si no quieren ser considerados o, como poco, sospechosos de opositores. La presión recaerá de forma especial en los Presidentes de los Consejos de Poblados, quienes a su vez harán lo posible para no ser tachados de infieles.

Es llamativo que en la referida alocución, el Presidente haya hecho hincapié únicamente en la conveniencia de que las gradas permanezcan llenas –o su preocupación de que no estén vacías– durante el evento deportivo como demostración de orgullo nacional, y ninguna sola recomendación a los Gobernadores y Delegados de Gobierno sobre la necesidad de velar por la aplicación de las medidas de prevención del Ébola, e información a los campasinos por parte de los sanitarios. ¿La concurrencia masiva a los estadios es más relevante que evitar el contagio?

Por otra parte, salvo noticias aparecidas en la Prensa en torno al contrato por el Gobierno de cincuenta especialistas cubanos sobre el tema del Ébola con ocasión de la CAF-2015, y la formación relámpago en Cuba de algo más de una decena de especialistas nativos en la materia, junto con la adquisición de algún material y equipo, no tenemos constancia de más medidas concretas que se estén implementando en todo el País al respecto.

En una manifiesta demostración de improvisación, desorden y corrupción, pudimos ver en RTVGE cómo el Segundo Viceprimer Ministro-Encargado del Sector Social y Ministro de Educación y Ciencia, Lucas Nguema Esono Mbang (Luquito), en calidad de Coordinador de la Comisión anti-Ébola para la CAF-2015, se extrañaba ante representantes de la empresa constructora del Centro de Aislamiento para el tratamiento del Ébola en Bata, de que dicha obra se había iniciado con material no permanente. Y es que los señores en cuestión le dijeron en persona al Ministro que ignoraban si la construcción debía realizarse con material permanente o no. En realidad, lo más probable es que un intermediario del Gobierno con la empresa se hubiera quedado con buena cantidad librada de dinero para esta infraestructura al abaratar su coste con el uso de material semipermanente, como es costumbre en Guinea Ecuatorial.

Según se tiene entendido, algunos partidos de la CAF se jugarían en las capitales provinciales de Río Muni –Bata, Evinayong, Ebibeyín y Mongomo–, todas ellas, limítrofes por tierra con países africanos participantes en la competición. Lo que supone apriorísticamente mayor afluencia de las hinchadas respectivas a nuestro País, y más contactos directos. Ante tal situación, ¿puede primar forzar a los campesinos llenar los estadios a proverles de medios de seguridad e información ante el peligro de la fiebre hemorrágica del Ébola?

Por su parte, el Doctor Wenceslao Mansogo hace abundante descripción de los riesgos de la pandemia y de las medidas pertinentes para su control y prevención en Guinea Ecuatorial, en mansogo.blogspot.es. Creemos que las iniciativas del Gobierno tendrían que orientarse hacia esa dirección, a parte de que no debería celebrarse la CAF en estos momentos en el País, por ser un peligro real y no un orgullo nacional. Lo mejor sería que cada uno se quedara en su casa o fuera a pescar cuando le toque subir, obligado, al coche mandado por el Gobernador o Delgado de Gobierno a ir a ver el partido.

El Observador

Diario Rombe
Si quieres compartir información sensible o enviar documentación para su investigación y posterior publicación, contacta con nosotros: Email: [email protected] Telf o Whatsapp: 0034 634 79 78 38

3 Comentarios to: Obiang Nguema sopesa forzar la asistencia de los ciudadanos a los estadios durante la CAN 2015

  1. El Observador

    enero 13, 2015

    “Preparar la lanza delante del antílope” y la CAN 2015

    La lanza es uno de los instrumentos de caza en algunas tradiciones de Guinea Ecuatorial. Se puede llevar fabricada al bosque para cazar, o confeccionarse ya en él utilizando un palo resistente, procurando que un extremo sea mortalmente puntiagudo. Algunos desprevenidos suelen preparar sus lanzas justo cuando tienen delante al antílpe que quieren atrapar, con los notables riesgos de fracaso que ello conlleva. Y así las cosas, el refrán “preparar la lanza delante del antílope” se refiere al grado más alto de improvisación para describir la conducta de quien intenta poner los medios para conseguir un objetivo cuando prácticamente no le da tiempo.

    Esto es exactamente lo que está sucediendo, a todos los niveles, en cuanto a la organización de la Copa de África de Naciones (CAN) 2015 en Guinea Ecuatorial, con la siguiente secuencia de los hechos:

    -Descalificación directa de Zalang Nacional el 3 de julio

    La selección nacional de fútbol de Guinea Ecuatorial, Zalang Nacional, fue eliminada directamente de la CAN 2015 como sanción de la CAF por la alineación a un jugador expatridado –Thierry Fidjeu Tazameta– no conforme a los reglamentos de la FIFA. Esta circunstancia y el hecho de que en Guinea Ecuatorial no existe liga profesional, hacen suponer, pues, que Zalang Nacional no estababa preparado ni técnica ni moralmente para afrontar una gran competición como esta. Y por puro azar, tendrá que participar en ella por la condición de Guinea Ecuatorial de país anfitrión, dado que Marruecos renunció a albergarla por fundado temor de contagio del Ébola. A partir de aquí, las improvisaciones que se suceden son interminables.

    -Contrato a médicos cubanos y construcción de centros de aislamiento vacíos

    Sin ser expertos en medicina, sin embargo, creemos dudoso que un contrato a última hora y para un tiempo tan breve a cincuenta médicos extranjeros, sin equipamientos sanitarios adecuados, pueda ser la solución a posibles casos de Ébola que se produzcan en Guinea Ecuatorial durante la CAN. El Gobierno ha intentado remediar esta carencia construyendo centros de aislamiento vacíos, es decir, sin equipamiento, lo cual tampoco resolvería el problema porque un centro de esta naturaleza no es solo un inmueble pintado.

    -Acondicionamiento de los estadios en tiempo récord

    Las empresas adjudicatarias de las obras de acondicionmiento de los estadios destinados a acoger los partidos de la CAN, han sido objeto de fuertes presiones del Gobierno con sus constantes “visitas de inspección” como medida de presión para que las terminaran e hicieran entrega de las mismas antes del 12 de enero de 2015. Y como suele ocurrir en este tipo de situaciones, no sería extraño que las obras en cuestión –centros de aislamiento y estadios– tengan ocultos serios defectos estructurales, y empiecen a derrumbarse o desgastarse dentro de nada. La construcción de cualquier infraestructura requiere no solo tiempo y supervisión adecuados por parte del personal competente, con el fin de asegurar su correcta terminación y durabilidad, sino también para garantizar la seguridad de los usuarios o reducir los costes de mantenimiento. Una obra mal hecha es insegura y costará más en sus futuras rehabilitaciones.

    -Cambio en la presidencia de la FEGUIFUT y cese del entrenador

    La defenestración de Okua Osa de su puesto de presidente de la FEGUIFUT (Federación Ecuatoguineana de Fútbol), ha venido trabajándose desde años atrás por presiones de Ruslán, para justificarla ahora como destitución por votación democrática en la Asamblea General Electiva del 28 de diciembre de 2014. ¡Hobre!, a unas semanas de la CAN se podía haber aplazado la celebración de esa Asamblea para aunar esfuerzos en torno a Zalanag Nacional antes y durante la competición. Y lo colmo es que el nuevo presidente cese fulminantemente al entrenador unos días después, el 31 de diciembre de 2014, por negarse a viajar a Portugal con ocasión de los entrenamientos de la selección nacional en dicho país, según se dice en un comunicado leído el 1 de enero de 2015.

    El conjunto de los hechos que giran alrededor de este asunto parece apuntar a que para el Gobierno, lo más importante no es la victoria ni los buenos resultados de Zalang Nacional, sino la celebración en sí de la Copa en Guinea Ecuatorial y la masiva concurrencia de nacionales a los estadios, incluidos los espectadores forzados. A este efecto, se habla del establecimiento de precios populares, asequibles para todos, con el objeto de llenar las gradas; y la Iglesia ha aportado su grado de arena llamando a los feligreses a acudir a los estadios. El Obispo de la Diócesis de Ebibeyín, Monseñor Juan Nsue Edjang, ha ido más allá elevando plegarias al Señor para librar a Guinea Ecuatorial de incidentes durante la CAN 2015, en referencia al Ébola. Mientras tanto, la población se muestra comprensiblemente poco entusiasta por la Copa, precisamente por el riesgo de contagio, que es real.

    Si a esta realidad –contratos millonarios, obras relámpago, posibilidad del Ébola, nuevo entrenador–, se añade que los gastos para la CAN, que no aportará ninguna recaudación al Estado, no estaban previstos en los Presupuestos Generales concernientes, la improvisación y el derroche no pueden ser mayores. No se puede “preparar la lanza delante del antílope”.

    El Observador

    Responder
  2. Anónimo

    diciembre 24, 2014

    Por favor tenemos nuestra familias los guineanos no estamos preparados para enfrentarse a una bandemia como ese virus no queremos la copa de africana , , somos pocos .gracias

    Responder
    • PEDRO ESONO MASIE

      diciembre 24, 2014

      EL PUEB;LO NO DEBE ACUDIR,LAS GENTES DEBEN PERMANECER,EN SUS CASAS O IR EN LOS BOSQUES,NO SE DEBEN CONVOCAR A LA GENTES A MORIR,OBIANG ESTABA CUSTODIADO POR MARRUECOS MUCHO TIEMPO,Y TIENEN MEJORES INSTALACIONES SANITARIAS,POR ENDE LA PROSTATA DE OBIANG SE HA TENIDO QUE PRESENTAR A LAS AUTORIDADES SANITARIAS DE MARUECOS.AL TRAER LA COPA DE AFRICA ES UNA OCASION,PARA QUE OBIANG TENGA LA POSIBILIDAD DE EXTERMINAR L PUEBLO DE GUYINEA ANTES QUE MUERA,NO VAYEN LA GENTES,DEJENLE SOLO CON SUS FAMILIARES,SI OS OBLIGA MEJOR IR TUMULTO A MANIFESTARSE EN PLENOS PARTIDOS Y QUEEL ,MUNDO SEPAN QUE EL PEUBLO SE LE HA OBLIGADO A MORIR,Y HAN REACCIONADO CON UN TUMULTO BEGANDOSE,NO SE VAYE EL PUEB;LO,POR AMOR A SUS FAMILIAS.

      Responder

Dejar un comentario

  • (not be published)