10398684_10153067005511869_4050693751603194263_n

La gente coge y lee nuestro comunicado contra la CAN 2015 en Guinea. Lo hemos entregado a la salida de la misa de las 11 en el santuario Claret. Hoy es día 21 de diciembre de 2014 y he sacado la foto. Estoy en Malabo usando mi derecho a la libertad de expresión. Le hemos entregado un ejemplar a Pascual Obama Asue que ha estado en esa misa. Obama Asue es el Ministro de Deportes y promotor de la CAN. Se acabaron los cuentos. Hay mucho por hacer aquí. Hay que tirar el miedo a la basura.

Fuente: Nvo Zang Okenve

2 Comentarios to: Pascual Obama Asue recibe el comunicado de protesta contra la CAN saliendo de misa

  1. Santos Oba

    diciembre 24, 2014

    Amante del fútbol!!!,

    Por desgracia o gracia soy amante del fútbol, y la noticia de que mi país acoge una de las más atractivas competiciones futbolistas del continente africano, no me hace otra cosa que inyectarme alegría y orgullo por mi país, Guinea Ecuatorial. Y lamentable, a pesar de que muchos quieran politizar el evento, no creo el fútbol ha tenido relación alguna en ninguna parte con el ebola. Que yo sepa, el ebola no ha llegado a Liberia, Sierra leona y Guinea por organizar competiciones deportivas, y qué pasa con lo que dicen en nuestro país ser opositor?, han perdido el mínimo carácter de coherencia humana?…con qué ganan con su propaganda del no a la CAN?, o simplemente buscan fama política?… pero para mí es simplemente vergonzoso y falta de coherencia en sus principios políticos, y qué harán cuando se acabe la CAN sin ningún infectado en Guinea Ecuatorial?, pedirán perdón por su campaña de desinformación o por malgastar la imagen de Guinea Ecuatorial?…espero que lo hagan…sino, la vergüenza les seguirá como les sigue hasta ahora…sin programa político, sin propuestas políticas y sin alternativa….

    Responder
  2. El Observador

    diciembre 23, 2014

    El Presidente de la República sopesa forzar la asistencia de los ciudadanos a los estadios durante la CAN 2015

    Ante la posibilidad de que permanezcan vacías por miedo al contagio del Ébola las gradas de los estadios durante los partidos de la Copa de África de Naciones 2015 en Guinea Ecuatorial, el Presidente de la República, en una alocución televisada, ha sopesado distintas alternativas tendentes a garantizar la máxima concurrencia del público nacional a todos los partidos de la competición, como la reducción de la tarifa de los billetes de entrada; la organización, llegado el momento, por las autoridades locales –Gobernadores Provinciales y Delegados de Gobierno– de traslados de los ciudadanos desde sus Consejos de Poblados a los estadios, y viceversa, en medios de transporte habilitados a este efecto; o que ese traslado se haga por turno y partido de fútbol, de modo que, si para el partido del día X se recogen a los habitantes de los Consejos de Poblados A,B,C,D, para el partido siguiente, deberán acudir al estadio concerniente los de E,F,G,H, y así sucesivamente hasta la final de la Copa.

    Esta medida, puesta para su ejecución en manos de Gobernadores y Delegados de Gobierno en las distintas provincias y distritos del País, equivale en la práctica, a imponer la asistencia de los ciudadanos a los partidos de fútbol. No conviene perder de vista que los Gobernadores y los Delegados de Gobierno siguen siendo una especie de “señores feudales” frente a la población, dueños de su pensamiento y de sus derechos, y con una enorme concentración de poderes. Basándonos en la experiencia, no es exagerado prever que dichas autoridades locales van a convertir estas instrucciones en una cuestión política para hacer visible su autoridad y fidelidad al Presidente, obligando a todos a ser expectadores si no quieren ser considerados o, como poco, sospechosos de opositores. La presión recaerá de forma especial en los Presidentes de los Consejos de Poblados, quienes a su vez harán lo posible para no ser tachados de infieles.

    Es llamativo que en la referida alocución, el Presidente haya hecho hincapié únicamente en la conveniencia de que las gradas permanezcan llenas –o su preocupación de que no estén vacías– durante el evento deportivo como demostración de orgullo nacional, y ninguna sola recomendación a los Gobernadores y Delegados de Gobierno sobre la necesidad de velar por la aplicación de las medidas de prevención del Ébola, e información a los campasinos por parte de los sanitarios. ¿La concurrencia masiva a los estadios es más relevante que evitar el contagio?

    Por otra parte, salvo noticias aparecidas en la Prensa en torno al contrato por el Gobierno de cincuenta especialistas cubanos sobre el tema del Ébola con ocasión de la CAF-2015, y la formación relámpago en Cuba de algo más de una decena de especialistas nativos en la materia, junto con la adquisición de algún material y equipo, no tenemos constancia de más medidas concretas que se estén implementando en todo el País al respecto.

    En una manifiesta demostración de improvisación, desorden y corrupción, pudimos ver en RTGE cómo el Segundo Viceprimer Ministro-Encargado del Sector Social y Ministro de Educación y Ciencia, Lucas Nguema Esono Mbang (Luquito), en calidad de Coodinador de la Comisión anti-Ébola para la CAF-2015, se extrañaba ante representantes de la empresa constructora del Centro de Aislamiento para el tratamiento del Ébola en Bata, de que dicha obra se había iniciado con material no permanente. Y es que los señores en cuestión le dijeron en persona al Ministro que ignoraban si la construcción debía realizarse con material permanente o no. En realidad, lo más probable es que un intermediario del Gobierno con la empresa se hubiera quedado con buena cantidad librada de dinero para esta infraestructura al abaratar su coste con el uso de material semipermanente, como es constumbre en Guinea Ecuatorial.

    Según se tiene entendido, algunos partidos de la CAF se jugarían en las capitales provinciales de Río Muni –Bata, Evinayong, Ebibeyín y Mongomo–, todas ellas, limítrofes por tierra con países africanos participantes en la competición. Lo que supone apriorísticamente mayor afluencia de las hinchadas respectivas a nuestro País, y más contactos directos. Ante tal situación, ¿puede primar forzar a los campesinos llenar los estadios a proverles de medios de seguridad e información ante el peligro de la fiebre hemorrágica del Ébola?

    Por su parte, el Doctor Wenceslao Mansogo hace abundante descripción de los riesgos de la pandemia y de las medidas pertinentes para su control y prevención en Guinea Ecuatorial, en mansogo.blogspot.es. Creemos que las iniciativas del Gobierno tendrían que orientarse hacia esa dirección, a parte de que no debería celebrarse la CAF en estos momentos en el País, por ser un peligro real y no un orgullo nacional. Lo mejor sería que cada uno se quedara en su casa o fuera a pescar cuando le toque subir, obligado, al coche mandado por el Gobernador o Delgado de Gobierno a ir a ver el partido.

    El Observador

    Responder

Dejar un comentario

  • (not be published)