Según el informe de la policía judicial, Vladimir y Julia Kokorev, presuntos testaferros de Teodoro Obiang, junto a sus dos hijos acumularon entre 1997 y 2008 un patrimonio inmobiliario cuyo valor ascendió a 8,5 millones de euros. El matrimonio ruso, a través de varias sociedades interpuestas, adquirieron varias viviendas de lujo. La operación más cuantiosa se realizó en 2005 con la compra de un complejo de apartamentos en Lanzarote por cinco millones de euros a través de la sociedad Phase Invest además de los pisos de lujo en Madrid por casi 2.5 millones de euros.

El abogado canario Juan Arencibia es señalado en el informe policial como la persona que proporciona a los Kokorev la infraestructura societaria para blanquear dinero en la que participaron miembros de su familia como dos de sus hermanas que estaban a las órdenes de Vladimir. De hecho, en una de las conversaciones telefónicas intervenidas por la policía, Margarita Arencibia se refiere a este ciudadano ruso como el “jefe”.

Los Kokorev movieron más de 30 millones de euros entre 1999 y 2004 a través de Kalunga Company, una sociedad interpuesta para canalizar cobros y pagos del Gobierno de Guinea Ecuatorial que se desviaban a miembros de su Gobierno como Melcho Esono o Fausto Abeso, sobrino y yerno respectivamente del dictador. La juez atribuye “total o parcialmente” la propiedad de esta sociedad al dictador guineano, Teodoro Obiang

Fuente: Cadenaser

Diario Rombe
Si quieres compartir información sensible o enviar documentación para su investigación y posterior publicación, contacta con nosotros: Email: [email protected] Telf o Whatsapp: 0034 634 79 78 38

Dejar un comentario

  • (not be published)