Hace algo más de dos décadas, escribí y publiqué mi primera novela, “Rebeldía”. En esa modesta obra quería simplemente reflexionar sobre la situación de mi continente, África negra en general, y en particular sobre Camerún, Gabón y Guinea Ecuatorial, que eran los tres países de África Central que más conocía su triste realidad social a fondo. Quería reflexionar y buscar una posible salida imaginaria a esa situación que vivían esos países y muchos otros en ese momento. Recuerdo que después de su publicación, una periodista me preguntó si eran sólo imaginaciones mías, o ya existía un movimiento en marcha que llevaba el nombre de “Rebeldía”. Le dije que ese movimiento existía en ese momento sólo en mi mente. Casualmente, pocos años después, apareció el movimiento o la revuelta que se denominó: “La Primavera árabe”. Una revuelta donde algunos de sus esquemas se parecían mucho al movimiento que había ideado en mi “Rebeldía”. Pero eso ocurría en los países árabes, no en África negra…

Movimiento rebeldía

Han pasado dos décadas, y la situación de podredumbre de nuestros países que me inspiró la creación de ese movimiento de “Rebeldía” en mi mente, se ha duplicado o triplicado… Veamos:

GABON: Bongo, el presidente que gobernaba en esos tiempos ese país, envejeció en el poder hasta que le llegó la muerte. Le trajeron casi cadáver en una famosa y cara clínica y de Barcelona. Con casi una planta de la misma alquilada, se ocultó así la noticia de su muerte durante semanas, no sólo al público de su país, sino al mundo entero, porque Francia, el “padre y la madre” de todas las democracias y libertades del mundo y redentor de toda África, estaba buscando la manera más segura de poner en el trono al hijo del presidente muerto. ¡Muerto el presidente!, ¡Viva el presidente-rey!

Vivimos esa experiencia donde los países de nuestro continente se han ido convirtiéndose en, “Repúblicas-Monarquías”, por lo que, los que mandan en ellos son, presidentes-reyes. Así que, ¡muerto el presidente-rey!, ¡viva el presidente-rey! Esta realidad no aparece en las constituciones que mandan elaborar, pero se lleva al cabo con toda normalidad.

El “príncipe” Alí Bongo, sustituyó a su padre, Omar Bongo. Dicen que una de las reformas más visible que ha hecho ha sido despedir de los estamentos de la administración los viejos dinosaurios colegas del presidente-rey muerto, para ir poniendo a los de su generación para que vayan también envejeciendo con él hasta que la muerte le llegue…

CAMERUN: Cuando idee el movimiento de “Rebeldía”, el presidente Paul Biya ya llevaba décadas en el gobierno y muchos años como presidente de nuestro país. Hoy con más de ochenta años, sigue en el poder, esperando morir en él, como todos los presidentes-reyes de estos tres países. Como lo recuerdo en un artículo anterior, desde hace unos años, Camerún no parece ser gobernado por nadie. Nuestro anciano presidente-rey pasa más días del año en Suiza, Alemania o Francia, con los gastos pagados por el presupuesto de Estado, más que en el propio territorio donde dice gobernar. Las tragedias ocurridas en el país en los últimos meses, con centenares de muertos, encontraron como es natural, al presidente-rey fuera del país, y fue notificado por otros… El país está vacío, huérfano de su gobernante, aunque todos presumimos de que tenemos un presidente-rey llamado, Paul Biya. Cuando los medios de información anuncian que “Bia ha dicho….”, muchos rectifican y murmuran: “No es verdad, Biya ya no dice nada, lo han dicho los que lo rodean o le sustituyen en esa especie de clandestinidad…” Se da por sentado que el poder en el país está mal controlado por los hombres de su entorno, y él, nuestro presidente-rey, es una especie de “difunto”, pero en vida. Por lo que la vida política de Camerún es hoy por hoy, una auténtica realidad clandestina…

GUINEA ECUATORIAL: Guinea Ecuatorial que es el otro país que aparece en el movimiento “Rebeldía” de mi mente. Después de su independencia, lo gobernó uno de los nativos que no estaba en la lista de los preferidos de España, su antiguo colonizador. Unos años más tarde, Francia y España, países entre otros que denomino en mi ensayo (próximo a salir), como “países auto democráticos y multi dictadores”, ayudaron a destronar al dictador mediante un golpe de estado, para poner al trono, a su ayudante y heredero de sangre, Obiang Nguema. Guinea Ecuatorial se convierte así en República-Monarquía y, el que manda, en su presidente-rey.

Más de tres décadas después, Obiang Nguema, sigue en el poder y ha convertido todo el país en su propiedad privada. Hay muy pocas naciones en el mundo donde se ve y se vive lo que pasa en ese pequeño país. En cada rincón, desde la costa hasta el interior, ya sea en las islas que la componen, como en la parte continental de la misma, los habitantes te van señalando sus posesiones: “Esas propiedades pertenecen a “papa dios” (así le llaman algunos de sus súbditos), las de allá, a la mujer de “papa dios…”; En otras partes: “aquí “papa dios”, allá su hijo, su suegra, sus hermanos, cuñados, etc…”.Guinea Ecuatorial es una especie de “macro empresa”, cuyo dueño es su presidente-rey y los suyos. Contemplando la realidad de ese pequeño país, creo que el nombre que más le conviene es de: “República-Monarquía de Guinea Ecuatorial, SL (Sociedad limitada) de “papa dios” Obiang Nguema, su esposa, sus hijos, su suegra, sus hermanos y el conjunto de sus clanes”. Es un nombre largo para un país, pero es el que le corresponde en estos momentos.

Esta es más o menos la realidad, tanto de estas tres naciones, como de algunas otras de nuestro continente. Los ciudadanos están como atónicos, rendidos. Es lo que el protagonista de mi novela, “ISSUBU”, denomina como “la dimisión colectiva del pueblo camerunés”. Pero esta “dimisión colectiva” la encontramos en todas las sociedades de estas naciones y de muchas otras de nuestro continente.

Autor: Inongo Vi Makome

¿CÓMO SALIR…?

Algunos de mis lectores me han venido animando a escribir la segunda parte de Rebeldía. Se lo agradezco, pero yo no suelo escribir las segundas partes de mis modestas obras. Como cuentista africano, tal como me considero, dejo siempre “la puerta” abierta para que cada lector escriba en su mente su posible y deseada “segunda parte”…

Pero creo que con “Rebeldía”, se ha de hacer una excepción. Se debe “escribir” la segunda parte. Pero no he de hacerlo yo sólo. La tenemos que “escribir” juntos, todos aquellos que amamos nuestros países y nuestro continente, África, y queremos cambiar el rumbo torcido que los están conduciendo esos malos gobernantes. La segunda parte de “Rebeldía” debe consistir en llevar en la práctica aquel movimiento” que nació en mi mente hace más de dos décadas, para corregir el retorcido rumbo que siguen nuestros países. Las nuevas y viejas generaciones como la mía, hemos de unirnos y armarnos de valor, para ir creando poco a poco ese movimiento a fin de expulsar a esos malos hijos de África de sus puestos. Esta expulsión se ha de hacer sin rencor, odio ni derramamiento de una sola gota de sangre. El derramamiento de la sangre de los nuestros, por muy malos que sean, fortalece aún más a los países “auto democráticos y multi dictadores” que nos dominan. Fabrican armas mortíferos no para ellos, sino para la parte de sus “multi dictaduras”, que son nuestras naciones, a fin fortalecer aún más sus” auto democracias”…

Es necesario restablecer las verdaderas repúblicas en nuestros países, poniendo un tope de mandato para cada presidente, y sobre todo independizarnos de verdad de nuestros antiguos colonos, que no quieren ver que sólo son democráticas con los suyos, y duros tiranos y dictadores con los países débiles como los nuestros. Sí, hemos de llevar juntos a la práctica el movimiento de “Rebeldía” para intentar cambiar el mal rumbo que toman muchos de nuestras naciones; echar de sus gobiernos a esos malos compatriotas que han ayudado a destruir los grandes valores humanos, que aunque pobres, pero sí conservaban aún nuestros pueblos. Creo que sólo así, aunque tome su tiempo, muchos podremos aclamar con alegría, estemos en ésta, que denomino como “primera vida”, o en la “segunda vida”, que es el hogar donde se encuentran nuestros antepasados: “¡VIVA REBELDÍA 2! ¡Viva áfrica negra!

Las identidades de todas nuestras fuentes de DIARIO ROMBE están absolutamente protegidas, no hay forma de que sean reveladas. Seremos nosotros, Diario Rombe, quienes asumamos todo el peso de las situaciones que se generen y ya hemos estado antes en dificultades, sabemos lidiar con los problemas, cargar con la responsabilidad, como también mantener el silencio adecuado ante la presión. Email: [email protected] Telf:0034632844638 (signal, imo, telegram, etc).

Leave a Reply

  • (no será publicado)