La empresa de mantenimiento de patios y edificios Manso Express S.L., propiedad de Armengol Ondo Nguema, hermano del dictador ecuatoguineano, que ha venido beneficiándose de contratos públicos del estado, realizó una sangría de despidos masivos entre los que figuran trabajadores con más de 18 años de antigüedad en la sede de Malabo.

La información se desprende de la “carta de despido” que el Director General de Manso Express S.L., Brandon Ondo, entregó el 7 de julio a sus más de 170 trabajadores cuando se disponían a cobrar sus nóminas. En el momento de firmar las nóminas correspondientes al mes de junio observaron que en el pie de página del documento aparecía una transcripción inusual: “parte de la liquidación”. Ante la duda, preguntaron a los directivos allí presentes, quienes contestaron con la entrega de la cuestionada “carta de despido”.

Carta de despido de la empresa Manso Express S.L. del 4 de mayo de 2020 entregada a sus trabajadores el 7 de julio de 2020

Los ahora extrabajadores de Manso Express se percataron de inmediato de las irregularidades e incongruencias del contenido de las correspondientes cartas de despidos y además se dieron cuenta de que sus liquidaciones fueron mal practicadas. La empresa no solo comunicó tarde y mal el motivo del despido masivo, sino que no tuvo en cuenta las distintas circunstancias de cada uno de sus empleados como la antigüedad, las horas extras o las vacaciones no disfrutadas, entre otras.

El Ordenamiento General de Trabajo de Guinea Ecuatorial establece una serie de formalidades para el despido —como el “preaviso” contemplado en el artículo 82 de la ley vigente Nº10/2012—, pero en muchas ocasiones las empresas que son propiedad de los altos cargos del gobierno, y sobre todo de personalidades próximas al presidente ecuatoguineano, no cumplen con esas formalidades, actuando en perjuicio del trabajador con el conocimiento y consentimiento del Ministerio de Trabajo.  

En el caso de Manso Express, su director general, Brandon Ondo, redacto y firmó el 4 de mayo de 2020 el despido de toda la plantilla de trabajadores que operaban en Malabo en virtud de “la resolución de 15 de mayo dictada por la Delegación de Trabajo de Malabo” y de la que hasta ahora no se tiene constancia de su existencia. Pero no fue hasta el 7 de julio cuando la noticia del despido fue notificada a la plantilla de empleados. 

Los extrabajadores descartan que se tratase de un “lapsus calami” porque el documento estuvo en poder de la empresa al menos dos meses antes de entregarlo a los trabajadores, tiempo suficiente para reparar el supuesto error tipográfico.  “Es cruel lo que nos han hecho con la complicidad del Ministerio de Trabajo”, lamentan los afectados añadiendo que “hemos estado trabajando durante dos meses cuando ya nos habían despedido sin saberlo ni notificarlo en el tiempo establecido”.  

Desorientados por las incongruencias del despido, que consideran “improcedente”, no se explican “cómo se puede despedir a los trabajadores en virtud de una resolución que no se había dictado en el momento en el que el despido fue redactado y firmado”. Como se expone en el documento, la mencionada resolución de extinguir definitivamente la relación laboral de fecha 15 de mayo, fue supuestamente autorizada por la delegación de trabajo de Malabo arguyendo motivos “económicos y sanitarios” derivados de la crisis por la Covid-19.

Las mismas fuentes próximas a los extrabajadores, denuncian la complicidad y la actitud desafiante de algunos funcionarios de la delegación de trabajo de Malabo que habrían actuado en perjuicio de los intereses de los trabajadores para beneficiar a la empresa de Armengol Ondo Nguema. “Nos hemos presentado más de tres veces en la Delegación del Trabajo para reunirnos con el delegado con el fin de recuperar la supuesta resolución, exigir que se practiquen correctamente las liquidaciones y sean abonadas” relata uno de los denunciantes. Para su sorpresa, al llegar a la Delegación del Trabajo, el propio delegado de trabajo, adoptando una posición amenazante, llama al hijo de Armengol Ndong Nguema de quien recibe instrucciones sobre cómo persuadir a los trabajadores.

El gobierno prohíbe los despidos en época de COVID-19

La autoridad competente para autorizar los despidos es el Comité de Revisión de Expedientes de Regulación de Empleo, quien deberá extender un informe positivo o negativo sobre la petición de reducción de la plantilla de Manso Express S.L. y no la Delegación de Trabajo de Malabo como quiere hacer ver dicha “carta de despido”.

Delegación de Trabajo en Malabo, lugar previsto para la concentración

Además de la incongruencia manifiesta en la carta de despido, que se apoya en una supuesta resolución en principio inexistente, el régimen ecuatoguineano prohíbe los despidos por políticas públicas, lo que incluye los despidos en época del Covid-19. En su lugar, sólo autoriza la suspensión temporal de contratos laborales “por fuerza mayor que imposibilite la ejecución del trabajo por un máximo de 30 días en un periodo de 12 meses”.

Los extrabajadores recuerdan también las elevadas retenciones económicas que el subdirector general, Eusebio Monsuy Akue Oyana, practicaba en sus nóminas como medida de castigo por fallos cometidos durante el ejercicio de sus actividades laborales. Las retenciones ascendían entre treinta y setenta mil Francos CFA por trabajador. “Con nuestro sudor y los duros castigos a los que nos sometía a todos ganó mucho dinero a espaldas de sus propios jefes”, recuerda una trabajadora que ha pedido mantener su anonimato. En otras ocasiones, los trabajadores eran convocados a reuniones masivas donde eran intimidados por el subdirector amparándose en una inmunidad otorgada por Armengol Ondo Nguema.

Convocan manifestaciones para el 7 de agosto

A pesar de que las liquidaciones han sido mal practicadas y teniendo en cuenta que podría ser una batalla perdida en los tribunales, dado que se enfrentarían a uno de los temibles hermanos del dictador, los trabajadores han convocado concentraciones el próximo viernes 7 de agosto frente al Ministerio de Trabajo en Malabo para exigir que se les abone sus honorarios y esclarezcan los motivos y causes reales de su despido.  

En declaraciones a Diario Rombe, los extrabajadores advierten que, si el día 7 no cobran sus liquidaciones, “solicitaremos una audiencia con el vicepresidente de la República”. En la actualidad, recuerdan, “no tenemos ningún contacto con la empresa, que solo amenaza cuando se intenta pedir explicaciones”. 

Diario Rombe
Si quieres compartir información sensible o enviar documentación para su investigación y posterior publicación, contacta con nosotros: Email: [email protected] Telf o Whatsapp: 0034 634 79 78 38

Un Comentario to: Trabajadores afectados por el despido masivo de Manso Express convocan concentraciones para el 7 de agosto

  1. apocalipsis22

    agosto 6, 2020

    Esos ex-empleados deben saber en qué terrenos estan pisando, pues un paso en falso con aquella manifestación se les podria tildar de rebeldes o obstructores de la paz e intent de propagacion del covid19 a la población, podrian acabar entre rejas.
    Que se busquen a un buen abogado que les represente y ante la ley (eso si la hubiera).

    Responder

Dejar un comentario

  • (not be published)