Gonzalo Sánchez (@gonzaloGS98)/ Enric Ortiz (@EnricOrtiz).

Varias decenas de personas con pancartas contra el racismo, se concentraron el mediodía de este sábado 28 de septiembre en el paseo marítimo de Valencia. Lo hicieron frente a dos restaurantes, ambos propiedad del empresario Juan Peiró, protagonista del vídeo en el que se humilla a un joven inmigrante y que se hizo viral hace unas semanas.

Vamos a exigir que estas acciones se tipifiquen como delito de odio”, afirmó Noemí Seguí, miembro de la Asociación Ciudadana contra el Racismo (ACR), una de las principales entidades convocantes de la concentracion que atendió a los micrófonos de Diario Rombe. Desde esta asociación reconocen que no ven representada a la mayoría de la sociedad española en estas actitudes, pero sí a una minoría que se siente impune de sus actos, alentada por un discurso racista que viene desde las instituciones. Por otro lado, los trabajadores de los restaurantes no quisieron hacer comentarios.

La concentración comenzó con la lectura de un manifiesto que ponía en contexto lo sucedido en el restaurante, momento en el que la gran mayoría de comensales sentados en las terrazas se fueron del local -no sabemos si por compromiso por la causa o simplemente para comer más tranquilos-.

Manifestantes concentrados en la terraza del restaurante

En ese momento uno de los trabajadores del restaurante, visiblemente alterado, intentó romper la pancarta de los manifestantes y estuvo cerca de agedirles, aunque fue parado a tiempo por sus compañeras. No tardó en llegar la Policia Local, alertada por los trabajadores y trabajadoras del establecimiento. Los agentes movilizados hasta el paseo marítimo se limitaron a asegurar que la concentración transcurriera con normalidad, ya que se trataba de una movilización notificada a las autoridades, según nos pudo asegurar Carlos Soledad, miembro de ACR.

Desde la Asociación Ciudadana contra el Racismo alertaron del peligro de que falacias como la de la invasión calen en el población, subrayaron la necesidad de un contradiscurso fuerte desde las autoridades y los medios. “En el vídeo, este señor dice que tiene que pagar a hacienda y que el otro chico no, pero la realidad es que los inmigrantes son beneficiosos para la economía, y hay una serie de estudios que lo demuestran, no son gente que viene y abusa de los servicios” sentenció Noemí Seguí, haciendo referencia a un estudio publicado por La Caixa en 2011, que afirma que los inmigrantes aportan a la economía de un estado dos o tres veces más de lo que reciben.

Dejar un comentario

  • (not be published)