Aún a sabiendas del carácter falso y despreciable de las afirmaciones vertidas en el artículo por ciertas personas, que no son sino la repetición cansina de lo que se viene escuchando de personas y grupos interesados de Francia en un intento infructuoso de camuflar sus frustraciones al no haber podido hacer de nuevo de Nuestro País un terreno de explotación y expolio, esta oficina del Ministro Portavoz del Gobierno, en una clara posición de evitar descender al terreno de la polémica estéril sobre la situación real de Nuestro País, tanto en lo económico, como en lo social y político, extremos que necesitarán de demostraciones amplias, largas y contundentes, sólo quiere arrojar luz a la opinión internacional, sobre los siguientes extremos.

En el número 2735, del mes de junio 2013, la revista francófona Jeune Afrique publica un artículo cuyo contenido no puede ser más revelador y definitorio del carácter ácido de los objetivos que el mismo persigue, en cuanto a arrojar dudas y descrédito sobre la imagen de la República de Guinea Ecuatorial, sus instituciones y sus dirigentes.

En lo que se refiere al mismo título del artículo: “CRISIS DE CONFIANZA EN MALABO”considera esta Portavocía del Gobierno que el mismo no refleja sino la visión esperpéntica e irracional de los que, volviendo la espalda a la realidad, se aferran al espejismo de sus imaginaciones.

1º) En la República de Guinea Ecuatorial del año 2013, no sólo existe el más mínimo indicio de desconfianza en el Gobierno y la sociedad sobre sus objetivos de futuro y el presente que lo está trabajando con firmeza y determinación, sino que el Estado se siente cada vez más consolidado en su estructura, sentando las bases de un desarrollo armónico y un patriotismo a prueba de marginaciones y pretensiones desestabilizadoras del exterior.

2º) La Gobernanza está cada vez más abocada a la cordura institucional y a la participación más amplia en el ejercicio de la administración de la “Cosa Pública”.

La reciente reforma constitucional y el resultado de la derivación de la misma en el nacimiento de nuevas instituciones de participación, control y reforzamiento de la cohesión de las leyes en beneficio de la sociedad, (Senado, Parlamento, Consejo de Estado, Consejo Económico y Social, Defensor del Pueblo, Tribunal de Cuentas) debaten y dejan sin sentido esa infundada afirmación hecha por el articulista o sus inspiradores.

3º) Los franceses y sus empresas, ante el fracaso de su política de expolio y rapiña en Guinea Ecuatorial, reflejada en los manejos irregulares y fraudulentos de sus operaciones en Nuestro País caracterizados por numerosos escándalos financieros y administrativos, en los que se han visto envueltos ante la Administración ecuatoguineana, y que han sido objeto de varias denuncias por parte de ésta, pretenden, con este tipo de artículos amañados y carentes de todo tipo de honestidad, tergiversar los hechos lanzando infundios contra nuestro país y sus instituciones, con vistas a impedir que sus incompetencias sean descubiertas y con la pretensión de evitar que empresas de otros países sigan trabajando honestamente en nuestra sociedad, beneficiándose de las excelentes condiciones que la Ley de Inversión de Capital Extranjero propicia al sector empresarial.

4º) Esta Portavocía, fiel a su decisión de no hacer de esta reacción una fuente que incite a la polémica, se limita a decir que la Société Générale des Banques Guinée Equatoriale, (SGBGE) conoce perfectamente las causas por las que desea abandonar su actividad en nuestro país y es realmente ridículo que quiera atribuirlo a la Administración ecuatoguineana. ¿Deberíamos recordarles a sus responsables los escándalos sucesivos protagonizados por su personal, consistentes en desviaciones, impagos, gestión fraudulenta, amén de un funcionamiento poco profesional en cuanto al servicio al cliente?

Curioso es que la SGBGE venga a “descubrir prácticas dudosas” ahora, tras décadas de una actividad bancaria que sólo beneficiaba a la parte francesa y no al ecuatoguineano… Es de honestidad reconocer el fracaso antes que buscar excusas y chivos expiatorios en otras latitudes.

El mismo caso es el de la empresa ORANGE, con sus prácticas que serían objeto de toda una enciclopedia de manejos turbios, fraudulentos y deshonestos por parte de esa empresa, en sus relaciones comerciales con su socio ecuatoguineano.

Comprenderán porqué las afirmaciones y excusas vanas de los responsables de esas empresas no pueden, sino sacar a luz la naturaleza doble y falsa de los mismos y un intento de camuflar sus debilidades y sus malas prácticas.

Prefiere esta Portavocía no perder el tiempo en el análisis y comentarios de las alusiones hechas al Excmo. Señor Vicepresidente de la República Don Teodoro Nguema Obiang, por considerarlas meras especulaciones sobre lo que concierne a su posible “herencia de la Jefatura de Estado” puesto que, ni en la Constitución de nuestro País, ni en el criterio del Jefe de Estado se vislumbra tal posibilidad, dado el carácter republicano de nuestro País, que prevé que a la Jefatura del Estado se accede mediante el voto del pueblo. Por esa razón, como ciudadano ecuatoguineano, Don Teodoro Nguema Obiang Mangué tiene todo el derecho, si así lo decidiera, de presentarse, en su momento, candidato a la presidencia de la República, como lo ha hecho el pasado 26 de Mayo para ser elegido Senador. Por los méritos que, día tras día, cosecha ante el pueblo de la República de Guinea Ecuatorial, el único habilitado para juzgar las acciones de sus políticos.

Nuestra pregunta a los franceses, y occidentales en general, es ¿qué dijo el pueblo francés y la opinión internacional cuando François Mitterrand, uno de los presidentes más prestigiosos que ha habido en Francia, designó Consejero a su hijo Jean-Christopher, (por no enumerar los incontables casos de dirigentes europeos y del mundo que, una vez alcanzado un puesto de relevancia en la política que, una vez alcanzado un puesto de dirección de gobierno en las políticas de sus países, no han dudado en llamar a su lado a hermanos, primos, hijos y hasta esposas, a ocupar altas responsabilidades) o cuando el inefable racista y xenófobo Le Pen ha designado “heredera de su especial banda de nazis” que llama Partido, a su hija, tan arcaica y racista como él?. Por no hablar de los reyes que, como Jefes de Estado (preferimos no referirnos a su condición monárquica, porque no entra dentro de los esquemas de la democracia) hacen que sus hijos, sin votación ni consulta ninguna con los pueblos de sus países, hereden dichas Jefaturas de Estado, cuando, según las reglas de la democracia, a ese puesto se debe llegar mediante la consulta al pueblo en unas elecciones… ¿O es porque aquellos dirigentes son blancos y europeos, y “todo lo que hacen está bien” y los africanos son negros y todo lo que hacen “es criticable y está mal”?.

Pretenden que una posible sucesión al Excmo. Señor Nguema Obiang en la Jefatura del Estado tenga algo que ver con la disminución del empresariado francés en el País (porque la de otros países aumenta). Esa afirmación es una verdadera falacia, pues las empresas francesas disminuyen su presencia por su conducta poco ortodoxa en el ejercicio de sus actividades, así como por la negativa de la parte ecuatoguineana a someterse a sus manipulaciones.

Esta Oficina del Portavoz del Gobierno prefiere también obviar la realización de un comentario extenso sobre el tema recurrente y aburrido de “los bienes adquiridos”, dado que ha sido hartamente demostrado que dicha trama no es sino un montaje indecente de ciertos círculos interesados de algunos países (Francia, España y Estados Unidos) para desacreditar y mancillar la imagen de sus Excelencias Obiang Nguema Mbasogo y Nguema Obiang Mangue, transgrediendo, para ello, todas las normas de ética que rigen las relaciones entre Estados y la libertad de inversión que tiene todo ciudadano del mundo.

Decisiones tomadas por varios jueces de desestimar acusaciones y querellas presentadas, hablan de la inconsistencia de dichas actuaciones y de la alevosa actuación de ciertos individuos y organizaciones en dicho asunto. El empecinamiento de los jueces franceses sobre el tema del mandato de arresto internacional contra el Vicepresidente Nguema Obiang no constituye sino una actitud de soberbia y de un ensañamiento que nada tiene que ver con la justicia.

A este respecto es de señalar que el episodio de Brasil fue otra bofetada a la prepotencia de los jueces franceses, que quisieron hacer ejecutar su esperpéntica orden de arresto a un Gobierno que, en manera alguna, se prestaría a tan ridícula pantomima.

Por todo lo demás, el Gobierno prefiere no detenerse en analizar lo vacía que es la afirmación de pérdida de influencia por parte de Guinea Ecuatorial, dado que no es ambición de nuestro Gobierno el ejercer influencias de ningún tipo en sus relaciones con otros países, si no es en la medida de demostrar coherencia y eficacia en el programa de desarrollo de su país y el afianzamiento del mismo, como referencia en el contexto del progreso y afirmación de la soberanía y el orgullo del continente africano.

Igual indiferencia expresa el Gobierno al pseudo análisis que el artículo pretende realizar sobre la situación de los recursos petrolíferos y el índice de crecimiento de nuestro País, dado que dicho análisis es fruto de la mera especulación difamadora que no reza con la realidad presente en Guinea Ecuatorial. No obstante, el Gobierno ecuatoguineano es consciente de la grave crisis económica que azota a la comunidad internacional, que no puede dejar de tener su repercusión en la economía de todo el mundo (peor en Europa que en Guinea Ecuatorial) y está adoptando medidas adecuadas para mantener su ritmo de crecimiento, con vistas al cumplimiento del plan de desarrollo trazado para el Horizonte 2020.

Por todo lo demás, el Gobierno de Guinea Ecuatorial se siente orgulloso de los esfuerzos que está realizando para seguir avanzando con prudencia, cordura y objetividad, hacia la plena consecución de sus objetivos de desarrollo y bienestar del pueblo ecuatoguineano, así como para la consolidación de la estructura democrática de su sociedad, dentro, desde luego, de lo que responde a la realidad socio-cultural del pueblo de Guinea Ecuatorial y del respeto de las normas internacionales, las buenas y nobles relaciones con los demás países del mundo, dentro del estricto respeto mutuo.

Agustín Nze Nfumu
Ministro de Información, Prensa y Radio
Ministro Portavoz del Gobierno

Fuente: guineaecuatorialpress.com

Diario Rombe
En coherencia con nuestro compromiso con la verdad y el derecho a la información apelamos a la participación ciudadana para que nos hagan llegar sus historias documentadas sobre sus experiencias como ecuatoguineanos bajo el longevo mandato del clan Obiang. Nuestro compromiso es escucharlas, investigarlas, curarlas y publicarlas para cerrar el círculo de la libertad de prensa del que está privado nuestro país. Email: [email protected] Signal/Telegram/ Whatsapp: 0034 634 79 78 38

Dejar un comentario

  • (not be published)