Guinea Ecuatorial lleva sin poder acceder a Facebook desde mediados del mes de Mayo, justo antes de las últimas elecciones celebradas en el país.

Lo que en un primer momento se pensó que sería temporal debido a las elecciones y  a “tentativas” de manifestación, parece que se ha convertido en permanente. Y es que los periodos de elecciones en Guinea Ecuatorial al menos tienen la virtud de mostrar lo que se esconde detrás de tanto petróleo.

Sin embargo esta vez se ha llegado al colmo, a lo inaudito, se han bloqueado las redes sociales como Facebook y twitter y páginas web de la oposición o incluso de medios de comunicación internacionales. Hablando con un funcionario en Malabo me dice: “No me creo que el gobierno haya manipulado los servidores, debe ser un ataque informático porque sería tanta la torpeza de tal decisión que es imposible pensar que un asesor cualquiera lo hubiera aconsejado“.

 

Cada vez que se quiere acceder a determinadas páginas web desde operadores de internet nacionales se produce un redireccionamiento hacia la página web oficial del gobierno. Sí, han oído bien, a la web del mismo gobierno que desmiente tener nada que ver con ello. Está claro que solo el Estado tiene la capacidad y medios para tomar dicha decisión y ejecutarla  aunque sea en contra de toda racionalidad, ya que pone al descubierto la intencionalidad de limitar la libertad de información y comunicación de los ciudadanos. Incluso la disidencia se ha visto “reforzada” por esta medida porque ha puesto aún más de relieve, si cabe, la veracidad de sus argumentos. Tal medida solo siembra mayor desconfianza en las instituciones, las mismas que además deben garantizar el acceso a la información y la libertad de expresión.

Por cierto, mientras, la vida sigue igual para occidente, el petróleo sigue fluyendo por los grandes petroleros a precio regalado, mientras eso siga igual las libertades individuales tendrán que esperar.

El estado debería reconsiderar su posición porque hay dos cosas que generan las revoluciones de los países árabes y los movimientos de protesta mundial, son el empeoramiento de las condiciones de vida de los ciudadanos junto con la impotencia para cambiar su día a día. En este caso el “coctel guineano” está servido: las  diferencias en las condiciones de vida son cada vez más grandes (lo cual afecta a clases bajas); las injusticias y la impunidad son cada vez mayores (lo que afecta también a la incipiente clase media); y encima se limitan las mínimas libertades ciudadanas.

El peligro no está en las redes sociales sino en las desigualdades e injusticias sociales, a eso debería hacer frente el Estado. Impedir acceder a las redes sociales solo puede retrasar unos minutos la explosión, pero ese retraso simplemente aumenta la onda expansiva de la bomba social.  Es una decisión errónea.

Fuente:cesge.org

2 Comentarios to: Apagón de Facebook en Guinea Ecuatorial

  1. Lino Javier

    agosto 8, 2013

    Desde luego no se consigue con esto nada más que fastidiar a la población lo cual no sería una estrategia politica muy inteligente. Porque lo k se diga o deje de decir en las redes sociales no influiran para nada en la postura sumisa y de paz del ecuatoguineano, “mientras haya paz no se necesita cambio”. Asi pues, esté en manos de quien esté dicha decisión, que se lo piense mejor. Porque esto, ha provocado un colapso en las relaciones de negocios, estudios, amistad y familiares de los guineanos hacia el resto del mundo!!

    Responder
  2. lico azcuaga

    julio 29, 2013

    es lo menos que se puede espetar de un cobirrno opresor, que de momento no sabe ni que hacer con tanto dinero para uso perspnal.

    Responder

Dejar un comentario

  • (not be published)