La carta de Jacob Loboué que enfureció al Vicepresidente Teodoro Nguema Obiang

La carta de Jacob Loboué que enfureció al Vicepresidente Teodoro Nguema Obiang
La carta de Jacob Loboué que enfureció al Vicepresidente Teodoro Nguema Obiang
Jacob Loboué & Teodoro Nguema (a su espalda uno de sus hombres de confianza conocedor de los negocios de sus negocios)

Hemos encontrado entre los más de 200 documentos que fueron filtrados a Diario Rombe relacionados con los servicios que el entonces Consejero y Encargado de los Medios de la Comunicación y Medios Internacionales, Jacob Loboué envió a su entonces Jefe, Teodoro Nguema Obiang Mangue el 15 de septiembre de 2016. La carta fue redactada en francés y la hemos traducido al Español para que ustedes, nuestros fieles lectores, puedan leer su contenido. 

Recordamos que Jacob era uno de los hombres más leales de Teodoro Nguema Obiang Mangue y por lo tanto conocedor de sus actividades comerciales entre otras cosas, las pruebas que hemos obtenido revelan que Nguema Obiang Mangue le otorgó poderes para ser el intermediario directo entre él y sus abogados en Francia en el proceso de los Bienes Mal Adquiridos. En su carta, Jacob le recordó a Teodoro Nguema Obiang Mangue que “no tiene intenciones de perjudicarle en el proceso de los Bienes Mal Adquiridos”, hablamos del año 2016, actualmente las relaciones de Jacob y Nguema están rotas, por lo tanto suponemos que la promesa de Jacob no podría seguir siendo la misma.

En las próximas fechas publicaremos el tercer artículo titulado –El Dossier Simulado de Asonga– de la serie de los documentos obtenidos y nos centraremos en cómo se diseñó la puesta en marcha de Radio Televisión Asonga. Los problemas que tuvieron algunos de sus empleados con el Consejo de Administración que preside Jerónimo Osa Osa Ecoro, cuál era el modus operandi para pagar las nominas de los directores extranjeros y qué empresas eran intermediarias para la puesta en marcha del proyecto que tenia en un principio la vocación internacional para reducir la presencia de África24.

Carta traducida:

Adjuntamos igualmente el documento original firmado por Jacob Loboué.

15 de septiembre de 2016

Jacob Aimé Loboué

Nota a la atención de D. Teodoro Nguema Obiang Mangue, Vicepresidente de la República de Guinea Ecuatorial.

Objeto: Es en mi calidad de amigo y hermano que me dirijo a usted con franqueza. Por lo tanto perdone el tono de mi letra.

 Excelencia

Para evitar un malentendido voy a comunicar esta correspondencia a vuestro abogado Jean-Charles Tchikaya en Francia. El abogado Tchikaya tendrá el placer de comunicarle igualmente para superar así alguna posible dificultad en su lectura en el MESSENGER debida a la longitud de esta carta.

Prólogo: ¿Es posible recordarle, Excelencia, mi lealtad inquebrantable, mi disponibilidad incondicional y mi total respeto a su persona?

Sin embargo, no hay que confundir el hecho de tener un respeto a una persona con tener miedo a una persona. Por eso, por extrapolar me permito decirle que: Quien bien te quiere, te hará llorar. También hay que parafrasear a Malcolm X que sostiene entre otras cosas que “el día que los negros se respeten entre ellos mismos, ese día serán respetados por los demás”.

Recordemos los principios que rigen las relaciones y el funcionamiento de nuestra sociedad moderna: La función es más importante que la persona quien ocupa la función. Este principio mencionado, es el que rige las relaciones entre usted y yo desde 2011 hasta el día de hoy del 2016. En efecto, me tuteáis siempre porque me consideráis como un amigo y hermano.

En cuanto a mi, teniendo en cuenta sus diferentes funciones gubernamentales y políticas en Guinea Ecuatorial, sigo siempre tratándolo de usted. Todas las personas contratadas que trabajan para vuestra Excelencia, ya sea en Guinea Ecuatorial o en Francia, conocen la naturaleza fraternal de las relaciones existentes entre usted y yo.

Por lo anterior y con el debido respeto que yo le debo en su calidad de Vicepresidente de Guinea Ecuatorial, permítame hablarle francamente y sin guantes, como amigo y hermano como siempre me he considerado. Por qué queréis actuar contra-natura adoptando inútil, gratuitamente y con un comportamiento despreciable, ingrato, cruel e inhumano hacía los empleados contratados que trabajan para usted con lealtad y sinceridad. Excelencia, es usted todavía muy joven en la vida política para adoptar esa clase de actitud y comportamiento.

El ejemplo más significativo son la legión de vuestros colaboradores más leales que sin motivos reales son víctimas de vuestra actitud y comportamiento. Sus decisiones arbitrarias no le hacen ser un hombre poderoso sino todo lo contrario.Todas estas heridas, humillaciones y el odio que habéis creado inútilmente, no os favorece si realmente queréis acceder a la magistratura suprema de Guinea Ecuatorial. Tened en cuenta que seguimos siendo africanos con nuestras diferentes creencias.

Y sobre todo, hay que tenerle miedo a Dios, ya que el todopoderoso no abandona nunca a sus hijos y en particular a los inocentes. Naturalmente, excelencia es usted una buena persona, sobretodo sois un hombre de Estado que a pesar de todo lo que se os pueden reprochar, sois cercano al pueblo ecuatoguineano y le escucháis. Personalmente lo he comprobado en el terreno durante las respectivas etapas de la distribución a la población de las Chapas de Zinc en todas las provincias; la distribución de juguetes a los niños y los grandes conciertos “Live” anuales en Malabo y Bata.

Ese contacto con la población es la que realmente me motivó a adherirme a vuestro programa social para Guinea Ecuatorial y de acepar el puesto de Encargado de la Comunicación Internacional. He interpuesto una demanda ante el Tribunal Laboral de París contra vuestra Excelencia, a titulo personal, Vicepresidente de Guinea Ecuatorial y la Presidencia de la República de Guinea Ecuatorial para hacer valer mis legítimos derechos.

Como dice un adagio Costamarfileño “Cuando bailas con un ciego, hay que pisarlo cada cierto tiempo a fin de que sepa que efectivamente estáis bailando junto a el”. De otra manera, mis reivindicaciones ante el Tribunal de Trabajo consiste simplemente para recordarle que desde septiembre de 2011 hasta marzo de 2016, omitiendo junio 2012, seguís debiéndome mi salario mensual. En mi raciocinio, no hay litigio.

Por eso, no he solicitado los servicios de mi abogado para hacer valer mis derechos. Y sobretodo, no quiero crearle perjuicios en el caso de los Bienes Mal Adquiridos (B.M.A), por el cual estáis siendo investigado y que podría perjudicar gravemente vuestra carrera política. También, porque este asunto denominado B.M.A tiene el riesgo de poner fin a vuestro proyecto de ser Presidente de la República de Guinea Ecuatorial. En fin, no quiero destruir todas las acciones que he llevado a cabo aquí en Francia para defenderle como bien sabe usted.

Después de mi demanda ante el Tribunal de Trabajo de París, teniendo en cuenta la relación fraternal , esperaba que su excelencia me llamase por teléfono a fin de que nos entendamos como amigos y hermanos. Desgraciadamente, vuestra actitud de desprecio, vuestro orgullo y complejo de superioridad han prevalecido sobre nuestra amistad fraternal. Habéis creído entonces necesario contar con la colaboración del Sr. Constant Lemalé, Presidente y Director General de África24 para intimidarme y amenazarme de muerte. Lo que me ha obligado lógicamente a presentar una denuncia para protegerme. Y después de esas amenazas, he solicitado la ruptura de nuestras relaciones laborales.

Luego, habéis hecho saber esta situación a los periodistas invitados en abril 2016, en Guinea Ecuatorial para cubrir diatónicamente las elecciones presidenciales de 2016. Mientras que por respeto a su propia imagen e integridad moral, me vi obligado a no hablar de este asunto con cualquier persona ajena, tan solo con vuestro abogado Jean-Charle Tchikaya y con usted mismo.

Nadie entiende que desde septiembre de 2011 no me estáis pagando las nóminas que me corresponden a pesar de todo el enorme trabajo que he realizado como Encargado de la Comunicación y Medios Internacionales en el Gabinete del Vicepresidente de la República de Guinea Ecuatorial. También ninguna persona comprendería que no habéis declarado mi contrato ante las instancias laborales francesas.

En fin, para demostrarme vuestro poder y fuerza, habéis recomendado a vuestro abogado Jean-Charles Tchikaya defenderos contra mí ante el Tribunal Laboral. Ante Dios, ante los hombres y dentro de vuestras íntimas convicciones, sois consciente de que me seguís debiendo mis salarios mensuales desde Septiembre 2011 a Septiembre 2016. También sois consciente de no haber declarado mi contrato laboral como la ley francesa que regula la materia.

Por vuestra culpa, podré fácilmente demostrarlo que no pude asistir en los actos de repatriación del cadáver de mi madre desde Francia a Costa de Marfil. Por vuestra culpa y podré fácilmente demostrarlo, perdí en enero de 2013 mi puesto de trabajo como Secretario General y Responsable de Recursos Humanos en Telesud Francia. Así que por vuestra culpa, podré demostrarlo, he contraído en octubre 2015 el cáncer de próstata.

Por favor, acepte, Excelencia, mis mejores deseos

NOTE À L’ATTENTION DE MONSIEUR TEODORO NGUEMA OBIANG MANGUE