CARTA AL DIRECTOR DEL DIARIO ROMBE SEÑOR DON DELFIN MOCACHE

REMITENTE: Julio NDONG ELA MANGUE

Barcelona, 16 de septiembre de 2013

Señor Director:

A través de unos familiares míos he tenido conocimiento de la inserción de un comentario en ese diario digital, cuyo contenido realiza un juicio valorativo a cerca de la carta que Don Lorenzo EDU MOKUY, envío al Presidente de la República. La emisión de dicha opinión que la persona que ha hecho tiene la libertad de expresar y difundir libremente sus pensamientos, ideas y opiniones mediante palabra o escrito, ha creado la confusión, dentro de la sociedad guineana, en cuanto a su verdadero autor, porque no se indica claramente los apellidos completos del mismo que son datos esenciales para que pueda asumir como tal de manera plena la responsabilidad de lo que publica.

Dicha interacción con lo planteando por el ciudadano antes mencionado, se atribuye a Julio Ndong, que coincide exactamente con mi nombre y el único apellido puesto de manera calculada de acuerdo con las conveniencias de su autor, que se sospecha que su verdadera intención consiste en crear confusión entre los lectores del Diario Rombe, por la sencilla razón de que, debido a la falta de apellidos completo del comentarista, como acertadamente se hace con los de Don Lorenzo EDU MOKUY, existe la posibilidad de que se atribuya la autoría del mismo a otras personas, entre ellas el suscribiente, porque soy uno de los Julio Ndong muy conocido en Guinea Ecuatorial.

Como ciudadano y político nunca entro en los trapos de la dialéctica literaria de la prensa, y, es por esto que, quiero dejar claro que dicho comentario no es mío.

Quisiera patentizarle mi convicción de que toda persona tiene derecho a difundir informaciones de toda índole, sin límites de fronteras, valiéndose de cualquier medio de difusión, habida cuenta de que los medios de comunicación son los ojos y oídos del ciudadano y la ventana a través de la cual ve y oye todo lo que pasa en su país. Pero pienso que el ejercicio de este derecho fundamental debe, llevar la obligación de identificar claramente a las personas que lanzan informaciones al público, con el fin de dar mayor credibilidad a las publicaciones, porque la utilización de nombres incompletos o seudónimos es un perfecto techo y refugio para ocultarse, sin asumir la responsabilidad de las afirmaciones que vierten en sus comentarios, lo cual en varias ocasiones ha hecho que en nuestro país, personas inocentes se vean afectadas por las consecuencias que se deriven de estos comportamientos anormales y falta de deontología profesional.

Por tanto, sea lo que fuere, lo correcto es actuar con conciencia y buena fé, que constituyen las condiciones que puedan aumentar la credibilidad de ese diario y evitar en lo posible ciertas actuaciones que podríamos calificar como tirar la piedra y esconder la mano, y que terminen obstaculizando la consecución del objetivo de informar con el principio de respeto a la verdad y el rigor en la búsqueda de información fidedigna y verificable que persiguen todos los medios de comunicación social.

Termino solicitando de usted que ejerza sus buenos oficios en aras de disipar dudas, disponiendo la publicación de esta carta en el Diario Rombe, con la misma valentía que se ha publicado el comentario de referencia.

Atentamente le saluda,
Julio NDONG ELA MANGUE

Leave a Reply

  • (no será publicado)