Por: Javier Fernando Miranda Prieto

En una acción suicida y por lo demás temeraria, esta mañana la banda terrorista Boko Haram izo alarde de su capacidad destructiva, al atacar el centro mismo de la capital de Chad, la ciudad de Yamena. Por primera vez, los yihadistas nigerianos consiguieron golpear a su principal enemigo militar, atentando con explosivos la Comisaría Central de Yamena y la Escuela de policías, operación militar que fue ejecutada por kamikazes en motocicletas. El balance de este ataque suicida es entre 50 y 80 personas muertas, según diversos testimonios no oficiales, pero el gobierno oficialmente declaró un primer balance de 27 muertos, entre ellos cuatro terroristas y un centenar de heridos.11174811_1583265988604533_7830830849118630782_n

Como se ve, las autoridades militares chadianas, a pesar de su buen dotado aparato de inteligencia, ignorarían cuantos terroristas se encuentran infiltrados en el país, cuanto armamento y artefactos explosivos disponen y cuáles son los blancos que piensan golpear. Ante este inédito como brutal atentado, la población se hace la pregunta: ¿Cómo la secta terrorista consiguió introducir a varios Kamikazes, explosivos, motocicletas en la misma capital Yamena, una de las ciudades más protegidas y militarizadas del oeste africano, sin llamar la atención de los muy profesionales servicios de seguridad?

Ante estos atentados, el pueblo chadiano empieza a cuestionarse sobre el papel de los servicios de seguridad, qué no pudieron advertir ni prevenir estos actos terroristas. La banda de Boko Haram, no pudieron escoger mejor objetivo militar, que la sede central de la policía chadiana, para hacer sentir su fuerza brutal y para infringirle a su principal enemigo un humillante y vergonzoso revés militar, que ha golpeado lo más preciado de los militares de Chad, su inteligencia.

Diario Rombe
En coherencia con nuestro compromiso con la verdad y el derecho a la información apelamos a la participación ciudadana para que nos hagan llegar sus historias documentadas sobre sus experiencias como ecuatoguineanos bajo el longevo mandato del clan Obiang. Nuestro compromiso es escucharlas, investigarlas, curarlas y publicarlas para cerrar el círculo de la libertad de prensa del que está privado nuestro país. Email: [email protected] Signal/Telegram/ Whatsapp: 0034 634 79 78 38

Dejar un comentario

  • (not be published)