DENUNCIA

CINCO MESES SIN INTERNET POR ‘REVOLTOSOS’

Cinco meses sin Internet por ‘revoltosos’. La tiranía mantiene castigado a sus súbditos por desobediencia y abuso de confianza. El régimen se queja de que los suyos ya se creían con los mismos derechos que los blancos occidentales tras dotarles de los mínimos servicios de Internet. De cada 700.000 súbditos mal contados de Guinea Ecuatorial a penas un 5 por ciento tiene acceso a Internet. Aun con eso, el régimen cree que son demasiados los ecuatos que pueden leer los web’s y los foros sociales de los enemigos de la patria que despotrican contra lo humano y lo divino que se cuece en el Kuwait africano, la Guinea Española.

La sociedad guineana, castigada de por vida por falta de prensa independiente sufre desde hace cinco meses serias restricciones para acceder a Internet.

En mayo de 2013 el régimen, preocupado por el acceso cada vez mayor de ciudadanos a redes sociales críticos contra el sistema, decidió bloquear el acceso a Internet.

Navegar por Internet desde Guinea Ecuatorial ni menos acceder a redes sociales, fundamentalmente Facebook, se ha convertido en un ejercicio más que titánico para los pocos guineanos que tienen acceso a este servicio. Ni régimen ni compañías telefónicas dan una explicación razonable.

Malabo, como siempre, sacude su responsabilidad y carga contra las compañías operadores, mientras esas declinan cualquier responsabilidad a los propios tejemanejes del régimen que mantiene secuestrada la libertad de prensa y de información. La redirección a las páginas de propaganda del régimen cuando se intenta acceder a las páginas censuradas sentencia sin ambages que se trata de una operación del sistema.

El 15 de mayo, el régimen desplegó el ejército al completo en la ciudad de Malabo para impedir una concentración que un grupo de activistas habían solicitado oficialmente para exigir la democratización del país. El despliegue del ejército fue precedido por la detención de los principales protagonistas de la concentración entre ellas una mujer, Clara Nsegue, que hasta la fecha continúa en las mazmorras del régimen.

Desde entonces, el acceso a Internet, fundamentalmente a Facebook, que alberga varios foros sociales de debate, sigue sin funcionar en el país centroafricano.

El régimen está preocupado aún más por la puesta online por activistas de la diáspora de la RADIO MACUTO www.radiomacuto.info, que emite desde Londres. La creación de Radio Macuto, sumada a otros medios online del exilio, como Diario Rombe www.diariorombe.es y páginas de información como www.guinea-ecuatorial, muy seguidos en Guinea Ecuatorial, obligó al régimen limitar el acceso a Internet.

Igualmente resulta imposible acceder a las páginas de información de los diarios españoles como El País o El Mundo que en ocasiones publican informaciones críticas contra el régimen.

El país centroafricano está en el ranking de los liberticidas del mundo y ocupa el puesto número 166 en la clasificación mundial de Reposteros sin Fronteras sobre la situación de la libertad de prensa en el mundo. Su presidente, el tirano Teodoro Obiang que rige el país con bota militar y puño de hierro desde 1979 es eterno predador de la libertad de prensa en la lista de RSF.

La Asolpege-libre exige al gobierno de Malabo que ponga fin de inmediato la política de obstrucción que mantiene contra la libertad de prensa y de información en un país que régimen, gobierno y partido en poder controlan y monopolizan los medios de comunicación social de titularidad estatal.

La asociación apela a la UNESCO y demás organismos del sistema de las Naciones como PNUD, garantes de la Declaración de Windhoek de 1991, sobre el fomento de una prensa independiente, libre y pluralista en África, a pedir explicaciones al régimen de Malabo sobre el bloqueo de Internet. La UNESCO y el PNUD no deben seguir manteniendo su silencio ante el escandaloso comportamiento del régimen de Malabo contra la libertad de prensa y de información.

Guinea Ecuatorial cumple el 12 de octubre próximo 45 años de Independencia, que no han servido para crear un clima sociopolítico que garantiza el ejercicio de la libertad de prensa ni menos del resto de las libertades, individuales, públicas y fundamentales. Por el contrario, Guinea Ecuatorial está en el ranking mundial de los países que violan sistemáticamente los derechos humanos y donde la corrupción política y económica menoscaba cualquier intento de cristalizar la ansiada democracia.

Recientemente, el régimen remodeló el Gobierno y sustituyó a Agustín Nzé Nfumu por Teobaldo Nchaso Matomba al frente del ministerio de Información. El departamento está saturado de tantos miembros de Gobierno, entre ministro, ministro delegado, viceministro y Secretarios de Estado, que desde hace décadas no se osan a presentar un plan sociopolítico para la creación de la prensa independiente en el país. Mas bien todos están inmersos en controlar a cal y canto los medios de comunicación social de titularidad estatal, donde no les tiembla el pulso para expulsar a los raros profesionales que, consciente o inconsciente, rayan la línea informativa de narcisismo político y propaganda ideológica.

REPUNTE

Año tras año, informes de prestigiosas organizaciones no gubernamentales internacionales, coincidentes y reiterativos colocan al país de Teodoro Obiang, en el poder desde 1979, de entre los diez primeros del mundo donde la libertad no solo es escasa sino que en la práctica no existe. La absurda y longeva tiranía no cede ningún ápice en su desenfrenada extravagancia de someter al pueblo negándoles los elementales derechos humanos. La crueldad con el que el régimen reprime el uso de las libertades públicas y fundamentales para mantenerse en el poder no se registra en ningún otro estado negroafricano.

Guinea Ecuatorial está en el ranking mundial de los países más corruptos, liberticidas, de violación sistemática de los derechos humanos, libertades públicas y fundamentales.

El supuesto pluralismo político es una huida hacia delante y de distracción a la comunidad internacional. Los mil y un plebiscitos periódicos, desde 1993, los gana el partido gobernante con el 99,99 por ciento de los votos. Las continúas reformas constitucionales teóricamente reconocen amplios derechos y libertades a los súbditos del infierno inmóvil. Sin embargo, intentar colocarse al lado de la Constitución y de las leyes que de ella emanan es situarse al pie de un volcán en plena erupción. Es lo que pasó con los disidentes políticos que a mediados del pasado mes de mayo convocaron una concentración en Malabo para exigir la democratización del país. El régimen movilizó el ejército y todas sus fuerzas de seguridad para impedirla. Decretó el estado de sitio y suspendió indefinidamente la libertad provisional. Un mes después, impidió con la misma demostración de fuerza una manifestación de un partido político que intentó protestar contra los resultados electorales del 26 de mayo.

Las páginas webs de la diáspora, únicos medios de información libres de los que se sirven los pocos ciudadanos con acceso a Internet, permanecen bloqueadas desde mayo.

El régimen siempre ha reprimido con todos los medios a su alcance cualquier intento de uso de la libertad de expresión, de opinión o de manifestación susceptible de influir en la opinión pública y quebrantar los cimientos anacrónicos del sistema imperante. A penas existe prensa libre ni independiente, ni se permite el libre ejercicio del periodismo. La línea informativa y editorial de los medios de comunicación social de titularidad estatal, radio y televisión, así como los dos periódicos estatales, Ebano y Potopoto, no pasan de loas al régimen y la divinización del tiranosaurio, Teodoro Obiang.

ASOCIACIÓN PARA LA LIBERTAD DE PRENSA Y DE EXPRESIÓN EN GUINEA ECUATORIAL ASOLPEGE_Libre

Fuente: Radio Macuto

Dejar un comentario

  • (not be published)