Mientras Diario Rombe venía refiriéndose a la existencia de dos facciones en el Partido del Progreso de Guinea Ecuatorial (PPGE) –con nuestras aclaraciones en el mismo sentido, hechas en otra ocasión–, sin embargo, Severo Moto y sus panegiristas de la facción que dice presidir de dicho partido y de su ante-Gobierno fantasma, en un tono de absoluta indignación, no paraban de desafiar a todo el mundo que lo demostrara. Pues bien, con la publicación del Comunicado de la Comisión Ejecutiva Provisional del Partido del Progreso de Guinea Ecuatorial, que lidera el Escritor D. Donato Ndongo-Bidyogo, la cuestión ha sido aún más esclarecida.

Con independencia de este dato, las diferencias entre las arengas megalómanas de Severo y de sus adulones, –que van desde la lisonja a su propia persona, pasando por los insultos, incluidos los relacionados con supuestos defectos físicos del adversario político; la mentira acerca de su pasado político (como que el PPGE, y no la POC, ganó las municipales del 95), hasta referencias en términos degradantes a la dignidad de las esposas de otros políticos, y la grosería, más propia de un actor pornográfico que de un imaginativo candidato presidencial (repasen sus chorradas en este aspecto en su geconfidencial)–, en cambio, el mensaje de la Comisión Ejecutiva Provisional ha sido todo un discurso de Estado, en el que se da primacía a los intereses generales y permanentes de todo el Pueblo ecuatoguineano como pilar y meta del cambio que debe promoverse desde la Oposición democrática, con un llamamiento a la unidad de acción y en los objetivos a estos efectos.

Contrariamente a la deificación de que es objeto Severo por sus apóstoles y al papel mesiánico que le atribuyen como el siguiente presidente salvador de Guinea Ecuatorial por cualquier medio posible, el Comunicado de la CEPPGE recoge la imperiosa necesidad de que el diálogo entre el poder el constituido y la Oposición democrática se lleve a cabo sobre la base de consensos previos acerca del camino, las etapas y los objetivos que se determinen, sin exclusiones a priori a ningún actor político o social interesado en la participación en el mismo, y del cumplimiento de la legalidad –que, por supuesto, ha de ser legítima– por todos en condiciones igualitarias, para su culminación con elecciones libres y sin injerencias. Es decir, para que gobierne quien logre ser elegido por el Pueblo, en vez de imponerse a un mesías preconcebido.

Defensa de la no injerencia extranjera en el proceso

En el Comunicado en cuestión se advierte del riesgo de seguir estando sometidos a las influencias de aquellos que, en vez de solidarizarse con el Pueblo ecuatoguineano en este tema dentro de los límites permitidos por el Derecho Internacional (el inciso es nuestro), en cambio, tratan de utilizar a ciertos connacionales como puros satélites al servicio de sus intereses. Este punto es una manifiesta defensa al principio de no injerencia o no intervención en los asuntos de la jurisdicción interna del Estado ecuatoguineano, del que ya hemos hablado en otra ocasión. Según el referido principio, de Derecho Internacional Consuetudinario, cada Estado tiene el derecho de elegir y de llevar adelante libremente su sistema político, económico, social y cultural, así como la formulación de su política exterior; lo que comporta el deber de los demás Estados de abstenerse de intervenir en tales asuntos; de imponer con la fuerza cambios que les afecten.

Y hay que poner de relieve aquí que la invitación a la presencia de observadores internacionales fiables en el proceso es un elemento de garantía para su éxito, una colaboración más y no una injerencia. Celebramos, en el mismo orden de ideas, que haya extranjeros que se posicionan a favor de la aplicación de este principio con relación a Guinea Ecuatorial, como el Profesor D. Ramiro Grau Morancho, cuando en su artículo “España y Guinea Ecuatorial, medio siglo de abandono”, publicado en Diario Rombe, escribe textualmente que “Resulta evidente que intervenir en Guinea es imposible, pues lo impide la soberanía de que disfruta, al menos nominalmente”.

No obstante, con respecto a su siguiente afirmación de que “España si puede, y creo que debe, apoyar económicamente a la oposición democrática, al gobierno en el exilio de guinea ecuatorial”, hemos de indicar que el llamado Gobierno en el exilio que menciona, no es de la Oposición en el exilio, sino un fantasma ideado por José María Aznar López, siendo Presidente del Gobierno del Reino de España, justo para hacer en Guinea Ecuatorial lo que prohíbe el principio de no intervención, que iba a consistir en derrocar mediante una invasión mercenaria al Presidente Obiang y su Gobierno, e instalar en su lugar a Severo Moto y a su ante-Gobierno. Por tanto, conviene deferenciar la Oposición en el exlio del ante-Gobierno en el exilio, siendo este último un peón al servicio de intereses ocultos.

Llamamiento al control ciudadano

En el Comunicado se hace un llamamiento a que los ciudadanos nos fijemos en la trayectoria política y modo de vida de los líderes políticos, pasados y presentes, con el fin de descubrir sus verdaderas intenciones en el ámbito de la política: “Fijémonos en cada uno, miremos quién es quién, qué ha hecho y hace cada cual, cómo y de qué vive, qué intereses le arropan”.

Muchos polítiticos en el exilio no solo compaginan su trabajo y la actividad política, sino que incluso contribuyen con sus medios económicos a la realización de sus compromisos públicos, manteniendo páginas web y dejando libertad de participación en ellos a los connacionales. Otros no pueden trabajar aunque lo deseen, a lo mejor porque la edad laboral u otras circunstancias corren en su contra, lo que es naturalmente comprensible. Pero hay también unos holgazanes que han mostrado un desprecio total a toda actvidad laboral que no sea la Presidencia de la República, a pesar de que se presentan como Licenciados o cosas por el estilo; y son los primeros que se ofrecen como satélites de los poderes externos.

El Observador

Diario Rombe
En coherencia con nuestro compromiso con la verdad y el derecho a la información apelamos a la participación ciudadana para que nos hagan llegar sus historias documentadas sobre sus experiencias como ecuatoguineanos bajo el longevo mandato del clan Obiang. Nuestro compromiso es escucharlas, investigarlas, curarlas y publicarlas para cerrar el círculo de la libertad de prensa del que está privado nuestro país. Email: [email protected] Signal/Telegram/ Whatsapp: 0034 634 79 78 38

Dejar un comentario

  • (not be published)