Eufemiano Angüe Biabng NkaraEl abogado de Eufemiano Angüe Biabng Nkara nos ha pedido publicar en un plazo de 5 días la carta que su cliente le ha enviado desde la cárcel o en su defecto tendrán que llevarnos a juicio. Nosotros la publicamos porque su contenido es interesante. Adjuntamos los documentos que han sido enviados por su abogado y que hemos tenido que transcribir.

Estimado Andreas, En primer lugar, este tipo de calumnias es lo que hace que cada vez este caso siga como estamos, siendo inocente pero no me quieren soltar. Yo tengo títulos de FP en Administración de Empresas y Contabilidad, hice curso de protocolo, de hecho es lo que desempeñaba últimamente en la Embajada. Todo lo que este diario comenta es falso, que no sé de dónde sacan esas informaciones sin fundamento. Es verdad que yo he pertenecido a un grupo de jóvenes afines al Partido Democrático de Guinea Ecuatorial, que el día 6 de junio de 1993 en una campaña electoral con esta organización tuve un accidente y la organización me mandó aquí a España, porque perdí el ojo derecho.

Debido a la falta de dinero para pagar el tratamiento, me presenté a la Embajada para solicitar un trabajo; empecé como Ordenanza de Limpieza, recepcionista y chófer y, mientras hacia ese trabajo, al no tener buena remuneración en ese momento tenía que hacer otros trabajos como camarero, mozo de almacén, hasta de modelo y también estudiaba Administración. Al terminar Administración, conseguí a través de E.T.T. un trabajo en SEUR como grabador de datos en el ordenador y seguimiento de envíos. Posteriormente un trabajo en la empresa de distribución de yogures (Salvesen Logística) pero nunca me había desvinculado de la Embajada, por lo que tenía dos salarios; pero cuando Guinea consiguió subirnos los salarios hasta alcanzar los 1500 € pues dejé todos los trabajos eventuales que iba haciendo.

Por eso a mí no me ha hecho falta hacer chanchullo porque no he estado tan mal como para hacerlo y, es más, he estado colaborando con la justicia española como intérprete en las comisarías y en los juzgados de los idiomas africanos “Fang” y “Pichi Inglis”, pero yo dejé esos trabajos porque quedaba mal con mis compatriotas al no saber interpretar que eso era sólo un trabajo, me consideraban un chivato. Yo nunca he sido recadero de la Sra. Viky (la sobrina del Presidente) al igual que no lo he sido de nadie.

No soy una persona que valga para estos trabajos, debido a que no guardo secretos y, si los gobiernos africanos valen para esto, es a lo mejor por eso por lo que no he triunfado en el mío. No tengo nombramiento de mi cargo desde que llevo trabajando. Y si yo fuera un recadero para la gente de mi gobierno, no me hubiesen despedido como lo han hecho en el momento que más los necesitaba. Yo nunca he trabajado para seguir a los demás como lo dicen en este diario. Es más, ellos dicen que yo trabajo con la policía española para perseguir a los opositores guineanos en España.

Además, como sabemos bien, el gobierno español no mantiene buenas relaciones con el de Guinea y sería absurdo que encima deje a su policía trabajar con este gobierno. Antes harían lo contrario, es decir, perseguir a los del gobierno guineano que a los opositores. Yo, al contrario de lo que cuentan, he luchado y ayudado a muchos de mis compatriotas cuando están en problemas, ya sea con la parte de Guinea como con la administración española, sin mirar ni discriminar: raza, tribu, etnia, inclinación política ni religiosa, a todos les he ayudado por igual. De hecho, mi amigo Antonio no es de mi partido, sino que es de la oposición y, sin embargo, es mi amigo. Respecto al comentario de la chica, creo que desde ahí puede ver que no tiene fundamento. Usted lo sabe todo, por lo cual ya sabe lo que tiene que hacer con ese diario si no cumplen lo que les ha pedido.

Pero, lo más importante es que sepa que una de las razones por las que yo estoy en la cárcel es la envidia. Muchos paisanos, por sus vinculaciones políticas, tienden a hacerme daño o alguien que esté vinculado con el gobierno. Por eso han enseñado a la chica a inventar estas historias que me han arruinado la vida; pero ellos están felices, con la mala fe de la gente. Lo que no entienden es que no trabajo solo para mí sino para pagar el pan de mis hijos, la casa, y los estudios. Este caso es una manipulación de gente como ese medio para manchar mi imagen, mi reputación, calumniarme; si fuese recadero de la sobrina de Obiang no estaría despedido, no estaría aquí. En el registro de mi casa no encontraron ni pasaportes falsificados, ni sellos o efectos timbrados como lo ponen ellos.

Bien sabe usted que lo que hablaron en mi caso fueron pasaportes anulados de la gente que me enviaba para su correspondiente cambio o renovación. Nosotros trabajamos por conocidos, es decir si una persona vive en Barcelona y quiere cambiar o renovar su pasaporte para no gastar mucho dinero y tiempo en venir, pagar el transporte, hotel y comida, pues lo envía a un conocido suyo que viva en Madrid para hacerle el trámite, y en ocasiones si ese conocido a lo mejor por falta de tiempo no puede venir a la embajada, los conocidos míos venían a dejármelo en casa y lo llevaba a la oficina y luego posteriormente esta persona venía a por ello y enviarlo a su titular; si el trámite es para uno nuevo, anulamos el anterior y esos son los que encontraron porque había veces que si no estoy y viene la persona a recoger el pasaporte, coge el nuevo y el anulado se queda. Pero yo lo estoy sufriendo en carne y hueso, y estos siguen chinchando ahí para hacerme daño a mí y a mi familia.

Por lo tanto, usted emprenda las acciones legales que crea conveniente contra este medio, si no rectifican esas declaraciones absurdas sin fundamento. Porque este tipo de gente no hace más que agravar la situación y ponerlo feo. En mi vida, nunca he hecho daño a nadie, ni había delinquido; siempre había colaborado con la justicia hasta ahora, pero todo me ha venido lo contrario. Acusarme de unos delitos que en ningún momento se me habían pasado por la cabeza; es más en África sólo los subsaharianos son los que están metidos en este tipo de delitos como la prostitución obligada, las guineanas nunca habían oído de ello, las guineanas que trabajan de ello es por su propia voluntad y no que las obligan. ¡Ojalá pudiera salir aquí!, pero cada vez se me está pareciendo imposible. Estimado Andreas.

Con esta carta quisiera dar un hincapié sobre el tema de Delfina Obono Nsue Nchama, es que hay veces que me doy muchas vueltas en la cabeza al ver cómo me ha podido pasar una cosa igual. En algunos momentos pienso que todo ya estaba planeado desde antes, es decir que el hecho de que ella estuviera o quisiera tener relaciones conmigo, era porque pensaba que de esta manera yo aceptaría la propuesta suya cuando me la pusiera de quedarse en España y no volver a Guinea, ya que tendría pasión, sentiría una atracción más y no podría negarme a ello, pero cuando vio que la cosa no resultó así, que yo no acepté la propuesta, ahí las cosas empezaron a ir mal.

De hecho, fue la misma noche que me borró en el Facebook como amigo, al ver que no aceptaba que se quedase. Son ideas que me van surgiendo cada momento y por eso tampoco aceptaba que salía con el tal Óscar, que tanto ella como su primo me lo negaban siempre. Pero ahora es cuando ven fracasadas sus perspectivas y por otro lado ellos no quieren dar el nombre de pila de Miru para evitar que la policía la encuentre y pueda declarar en contra; o en su defecto esperan que la relación de ellos vuelva a la normalidad, y así, ella puede venir a defenderla. Miru fue la que me avisó del plan, del complot que habían hecho entre el primo y su amigo abogado, quien les asesoró del montaje, aunque éste lo niegue ahora y lo quiera atribuir a la policía. Pero mi mujer habló con él, al igual que Antonio, mi amigo, y de hecho al ser abogado de esta chica, dijo no querer saber más nada de ese asunto.

Pero lo que más me duele es que la llamada justicia no ve la realidad del caso, sino que se empeña en ser llevada por simple rol de la llamada protección de mujeres sin investigar si es víctima o verdugo. En este país, con el tema de las mujeres, el sistema judicial esta martillando a muchos hombres inocentes sin darse cuenta de que la maldad y las venganzas de algunas mujeres arruinan a sus hombres y la ley que les ayuda a hacerlo, crea un odio eterno entre los géneros. Yo nunca he hecho daño a nadie, pero cada día que paso aquí se me acumulan unas rabias, un odio, que siempre pido a Dios todo poderoso que me ayude a poder perdonar como lo hizo Mandela. Sr. letrado, le pido con todos los de la ley que haga algo por descabellar, para sacar a la luz todas estas mentiras y yo poder salir absuelto, ya que hechos como éste somos muchos inocentes encerrados sin haber cometido esos delitos de que nos acusan.

Sigo sin entender que de tantas condiciones de las 50 declaraciones de la chica, cambiando de versiones, confundiendo las fechas, como aparece en su primera declaración de la policía diciendo que estuvimos en el hostal el día 20 de octubre en vez del día 11, hechos que demuestran claramente que sólo era para hacer su montaje, no le importaba la fecha, y una mujer violada no puede olvidar una fecha como ésta que le ha marcado la vida, tal como figura en el informe pericial de Ottely, pero todos estos errores para la justicia es una declaración clara, precisa y contundente, como lo dice el primer auto después de nuestra primera vista en el juzgado. En fin no sé qué decirle, haga algo, investigue entre los guineanos y recabe información, por favor. No puedo olvidar en alcanzar las gracias por su labor. ¡Saludos!

eufemiano carta 001 eufemiano carta 2 eufemiano carta 003 eufemiano carta 4 eufemiano carta 005 eufemiano carta 6 eufemiano carta 007 eufemiano carta 8 eufemiano carta 009 eufemiano carta 010

Diario Rombe
En coherencia con nuestro compromiso con la verdad y el derecho a la información apelamos a la participación ciudadana para que nos hagan llegar sus historias documentadas sobre sus experiencias como ecuatoguineanos bajo el longevo mandato del clan Obiang. Nuestro compromiso es escucharlas, investigarlas, curarlas y publicarlas para cerrar el círculo de la libertad de prensa del que está privado nuestro país. Email: [email protected] Signal/Telegram/ Whatsapp: 0034 634 79 78 38

Dejar un comentario

  • (not be published)