El cargo del presidente de la Corte Suprema de Justicia que actualmente ostenta Juan Carlos Ondo Angüe, pende de un hilo. El hijo de la embajadora de Guinea Ecuatorial en España, Purificación Angüe Ondo ha sido acusado por el jefe del Estado, Teodoro Nguema Obiang de corrupción y tráfico de influencias. El pasado 15 de enero de 2018, durante la apertura del año judicial que tuvo lugar en la Sala de Conferencias de Sipopo, el dictador acusó a toda la cúpula de la Corte Suprema de Justicia de Guinea Ecuatorial de “fabricar jueces y magistrados corruptos y políticos” con intenciones de derrocar su poder.

Juan Olo Mba Nseng y Juan Carlos Ondo Angüe

Del mismo modo, Obiang Nguema advirtió a los jueces, magistrados y futuros miembros del poder judicial de que para optar a dichos puestos será necesario que envíen a la presidencia del Gobierno sus declaraciones de bienes nacionales y extranjeros. Sin embargo, esta norma tiene una excepción: todos los miembros de su familia quedarán excluidos, al ser los únicos que no deben declarar sus posesiones.

Ante las graves acusaciones vertidas, el presidente de la Corte Suprema de Justicia contestó al dictador en una entrevista concedida al programa TVGE A Fondo en la que explicó que existe un poder fáctico en el gobierno que impide la aplicación de las sentencias judiciales. Las declaraciones de Juan Carlos Ondo Angüe fueron recibidas muy positivamente por sus enemigos, quienes las vieron como una oportunidad de exigir su cese inmediato. Entre los posibles sucesores al cargo se encuentran el notario de la Región Insular, Fernando Engonga Obama y el ministro de Justicia, Juan Olo Mba Nseng.

Fuentes de la presidencia del Gobierno afirman que Engonga partiría con cierta ventaja respecto a su oponente, debido a la existencia de conversaciones entre Obiang y él. Según apuntan, el notario de la Región Insular ha solicitado varias audiencias con el dictador con el fin de recordarle los favores que lleva años realizando para su familia. Engonga espera que estas atenciones sean tenidas en cuenta a la hora de otorgar la dirección de la Corte Suprema de Justicia.

Fernando Engonga Obama es considerado por los jueces, magistrados y abogados del Colegio de Abogados de Guinea Ecuatorial como uno de los notarios más corruptos del país. Prueba de ello es que es el padre de Mari Cruz Engonga Obono, jueza de Primera Instancia N.º 1 de Malabo y tío de Sereno Esono Sima, juez de Primera Instancia N.º 1 de Bata, los encargados de instruir la demanda por injurias y calumnias que interpuso el vicepresidente de la República, Teodoro Nguema Obiang Mangue contra la editorial Diario Rombe.

El posible nombramiento de Fernando Engonga Obama o en su defecto de Juan Olo Mba Nseng es un serio conflicto de intereses, todos son miembros de empresas en este país que son intocables y con familiares directos que dirigen juzgados, lo que supondría un beneficio total en favor de sus parientes” aseguran algunos funcionarios del Poder Judicial. El notario de la Región Insular que pretende dirigir la Corte Suprema de Justicia es dueño de FEBEGE S.L., una de las empresas más importantes del país. Desde que fue nombrado Asesor Jurídico Principal de la Empresa Nacional de Proyectos de Guinea Ecuatorial se encargó de hacer fortuna a costa de adjudicar los contratos de obras a su empresa.

Ciertos documentos a los que tuvo acceso Diario Rombe reflejan que Fernando Engonga, como Asesor Jurídico de Geproyectos, adjudicó a su empresa la construcción de la urbanización de la residencia del delegado de Gobierno Adjunto del municipio de Nzangayong por valor de 300.000.000 Fcfa. Engonga es considerado además uno de los notarios más importantes de Guinea Ecuatorial al sostener la sucesión de Teodoro Obiang Nguema en favor de Gabriel Mbega Obiang Lima, el hijo más listo del dictador.

Su empresa se encargó también de la edificación de la comisaría de Policía y del ayuntamiento del Distrito Urbano de Ebang en Mongomo. Estos últimos proyectos le han costado al erario una cifra millonaria. Todo con tal de beneficiar a los aliados del dictador y a su sucesor favorito quien, a pesar de las presiones que recibe de su esposa Constancia Mangue Nsue Okomo para que traspase el poder al menos indicado, Teodoro Nguema Obiang Mangue, sigue siendo Gabriel Mbega Obiang Lima. Fuentes extraoficiales al departamento del ministro de Justicia aseguran que donde más fortuna amasó fue durante los procesos de legalización de los grandes contratos millonarios de las empresas extranjeras. En especial el de la sociedad brasileña ARG, cuyos accionistas son miembros de la familia del dictador, y el de OAS con el que cobraría el 6% del monto total del contrato para que tuvieran validez internacional.

Otros medios de financiación del candidato a presidir la Corte Suprema de Justicia provienen del Instituto Nacional de la Seguridad Social, donde cuenta con la participación y colaboración discreta de la directiva de dicha institución para adjudicar a su empresa todas las obras requeridas. Una vez realizado el trabajo, se reparten entre todas las comisiones acordadas. A través de estos tratos, su empresa construyó el nuevo hospital del Instituto Nacional de Seguridad Social en Evinayong y la residencia de sus empleados valorada en su conjunto en 3000.000.000 Fcfa.

Sobre su adversario Juan Olo Mba Nseng, el ministro delegado de Justicia (cargo que compagina con la presidencia del Colegio de Abogados) Diario Rombe publicó el pasado 5 de diciembre de 2016 un artículo de investigación (https://diariorombe.es/olonsuga-leaks-el-ministro-juan-olo-y-carlos-nse-crearon-una-red-de-sociedades-dirigidas-por-ruben-magallanes/) sobre el entramado de negocios que tiene con algunos miembros del gobierno. Estos acuerdos les permiten hacerse con parte de los beneficios procedentes del petróleo.

Teodoro Obiang Nguema no puede pretender luchar contra la corrupción en el poder judicial nombrando a personas corruptas y políticas. Es necesaria la elaboración de un criterio en el que se establezca que los jueces y abogados sean quienes elijan al presidente de la Corte Suprema de Justicia. El sistema judicial de Guinea Ecuatorial está podrido de corrupción y para limpiarlo se necesitan personas apolíticas y que no participen directa ni indirectamente en las actividades comerciales del país para no crear un serio conflicto de intereses.

Diario Rombe
En coherencia con nuestro compromiso con la verdad y el derecho a la información apelamos a la participación ciudadana para que nos hagan llegar sus historias documentadas sobre sus experiencias como ecuatoguineanos bajo el longevo mandato del clan Obiang. Nuestro compromiso es escucharlas, investigarlas, curarlas y publicarlas para cerrar el círculo de la libertad de prensa del que está privado nuestro país. Email: [email protected] Signal/Telegram/ Whatsapp: 0034 634 79 78 38

Dejar un comentario

  • (not be published)