La Presidenta del Tribunal Correccional de París, Bénédicte de Perthuis, deliberará hasta el próximo 27 de octubre el destino del Vicepresidente Encargado de Defensa y Seguridad del Estado, Teodoro Nguema Obiang Mangue, quien desde cualquier parte del mundo, escuchará su condena o absolución del histórico proceso de los bienes mal adquiridos, el cual finalmente tuvo lugar desde el 19 de junio hasta el pasado 6 de julio y que culminó con la lectura de una carta del italiano Roberto Berardi -ex prisionero del Régimen- por parte de la Presidenta del Tribunal.

El Tribunal deberá tener en cuenta que pronto se cumplirán 4 décadas de mandato de Teodoro Obiang Nguema, siendo éste uno de los dictadores con más años en el poder en el mundo contemporáneo. Lo que dicen los informes internacionales sobre Guinea Ecuatorial y lo que afirma el Gobierno del dictador, el más longevo de África, equivalen a dos mundos paralelos.

El principal argumento que se da para la continuidad del Dictador al frente del país –validado nada más que por la misma cúpula gubernamental, haciendo caso omiso de la opinión ciudadana-, es el supuesto progreso que ha vivido nuestra nación bajo su mandato. En contraste, la realidad que los tres testigos guineanos que declararon el 26 de junio –Delfin Mocache, Tutu Alicante y German Pedro Mayo– plantearon a la Presidenta, Sra. Bénédicte de Perthuis, es que en ese desigual crecimiento, la bonanza del petróleo ha sido explotada en beneficio sólo de un pequeño grupo cercano al Presidente.

El grueso de la ciudadanía, no cuenta con los recursos básicos de agua y electricidad y fallece por la falta de una atención médica elemental. Con todo el ingente capital generado por décadas, la pobreza ya no debiera existir en Guinea Ecuatorial, si existiese una estructura de políticas públicas, no estaríamos en la extrema situación en la que estamos en la actualidad como país.

Estamos hablando de una nación que carece por completo de una estructura de servicio público. Y es que en una entrevista el mismo dictador, Teodoro Obiang, cuando le preguntan sobre la situación de su país, responde que en el mismo no hay pobreza, sino miserias: “En mi país no existe pobreza, sino penuria. Y la penuria quiere decir que cuando a usted le falta algo, está en penuria por esa falta de algo que necesita” , expresó el presidente en una incoherente retórica.

Con esta respuesta, Obiang dejó entrever su principal política –porque la extendida pobreza de nuestro país es producto de una decisión política-. En su criterio, y así lo ha demostrado con sus actos, existe una dicotomía entre su estilo de vida y la realidad del pueblo al que debiese servir en su integridad.

El mismo Presidente de la República llama y promueve, inconscientemente, a que sean los guineanos los que realicen justicia a través de linchamientos populares y que ésta no se desarrolle a través de un aparato judicial. La excusa del panafricanismo que lucha contra el intervencionismo occidental, no se justifica de ninguna manera ante el sufrimiento de la misma gente de Guinea Ecuatorial, que lejos de vivir en un Estado donde se valora su singularidad y cultura, tiene que enfrentar una agresividad fomentada desde la institucionalidad.

Desde la Editorial Diario Rombe, podemos afirmar sin temor a equivocarnos que la principal función del régimen familiar de los Obiang durante muchos años hasta el presente, no ha sido otra que la de hacer usufructo de las ganancias del Estado de forma ilícita.

Hemos visto como durante las sesiones del proceso judicial, los abogados de Teodoro Nguema Obiang han evidenciado una clara falta de competencia para desenvolverse con argumento y sustancia, pues a criterio de ellos, es el pueblo guineano quien debe juzgar a sus líderes, pero resulta que es exactamente el mismo pueblo el que tiene terminantemente prohibido expresarse a través de la prensa y manifestación social alguna, exactamente el mismo que de hecho viene reclamando de antaño masivamente la necesidad de establecer una democracia en su país, siendo una y otra vez silenciado, y con silenciado nos referimos en una gran cantidad de casos, a directamente asesinados, sin rodeos del lenguaje.

Algunas voces occidentales, financiadas y coaligadas con el régimen de Obiang, declaran -con nulo grado de consciencia de la forma de vida de la ciudadanía- apreciar el orden existente en nuestro país. El protocolo de quitarle la vida a alguien por intentar ejercer su derecho a la libertad de expresión, también es parte de un orden, pero a todas luces no por eso es algo que debemos permitir ni considerarlo normal. Lo planteamos desde esta perspectiva para que se vea lo irrisorio de los argumentos de quienes abogan por justificar lo injustificable.

¿Cómo alguien, con un mínimo de racionalidad, podría defender una forma de gobierno, que por casi 40 años ha impuesto su solo parecer a través de asesinatos y torturas? Básicamente, considerando a Guinea Ecuatorial como una compañía, como una empresa productora de petróleo y gas natural, donde los beneficiarios son los que dirigen esta misma compañía, es decir, la familia del régimen, siendo con ellos con quienes hay que lidiar al momento de realizar negocios, no con la realidad del pueblo de Guinea Ecuatorial, no con aquellos niños mal alimentados, no con la escasez de trabajo, no con las viviendas sin el básico suministro eléctrico e infraestructura para el agua potable.

Hemos escuchado de parte no sólo de miembros de la Embajada de Guinea Ecuatorial en Francia, sino de Sergio Abeso Tomo, una visión que desvergonzadamente omite a las personas de nuestro país a cambio de un alienado concepto de progreso, de la importancia de nuevas construcciones, a las cuales sin duda se le pueden equiparar estadísticas que parecerán indicar un crecimiento, pero que no reflejan un progreso equitativo de la ciudadanía, que no está siendo considerada en ningún momento.

Un par de fotografiados actos de caridad, los cuales pueden representar una oportunidad propagandística para el gobierno y de paso conformar en forma muy acomodada un grado de crecimiento estadístico, no subsanan la mórbida  desigualdad en la distribución de recursos ni mucho menos los constantes actos delictivos concretos de robo a las arcas del Estado de parte de la familia y colaboradores del régimen.

El pueblo de Guinea Ecuatorial, no pide caridad en su justa sentencia que se hará pública el 27 de octubre de 2017, jamás ha buscado eso. Lo que se busca es el regreso de los recursos que durante años el descontrolado hijo de Obiang utilizó para mejorar su lujosa vida en el extranjero; que devuelva ese capital, porque le corresponde a la gente de este país, a su esfuerzo, y no a Teodoro Nguema Obiang.

Nuestro país necesita un verdadero progreso, como también poder ejercer su derecho a reclamar el mismo, en relación a su trabajo diario y a las inmensas riquezas del país, no invertidas en su gente.

No existen derechos en Guinea Ecuatorial, porque de existirlos una manifestación social no terminaría con el aprisionamiento y la muerte de alguno de sus dirigentes. No existen derechos en Guinea Ecuatorial -tal como lo escuchó la Sra. Bénédicte de Perthuis-, porque no existe la posibilidad de realizar un seguimiento de cómo se invierten los recursos del Estado y nos vamos rodeando cada vez más de personas interesadas, que sin escrúpulos, niegan la existencia de realidades que jamás han vivido ni vivirán, pero que otros, el pueblo de Guinea Ecuatorial, ha sufrido por décadas.

No existen derechos en Guinea Ecuatorial, ése es el punto de partida y sólo desde esa premisa se puede iniciar una conversación honesta y constructiva, donde la comunidad internacional comenzará a tener auténtica noción, después de casi 4 décadas de derramamiento de sangre, sobre lo que se ha dejado que ocurra en nuestro querido y golpeado país.

Diario Rombe
En coherencia con nuestro compromiso con la verdad y el derecho a la información apelamos a la participación ciudadana para que nos hagan llegar sus historias documentadas sobre sus experiencias como ecuatoguineanos bajo el longevo mandato del clan Obiang. Nuestro compromiso es escucharlas, investigarlas, curarlas y publicarlas para cerrar el círculo de la libertad de prensa del que está privado nuestro país. Email: [email protected] Signal/Telegram/ Whatsapp: 0034 634 79 78 38

5 Comentarios to: La otra “realidad de Guinea Ecuatorial”, que Sergio Abeso Tomo intentó ocultar al Tribunal Correccional de París

  1. Bienes mal adquiridos

    julio 27, 2017

    ¿Bienes mal adquiridos? Dónde se celebra, en Paris?

    La verdad es que o no queremos ser alguien o realmente somos nada.

    ¿Los jueces y juzgados franceses? NOOOOOOO por amor del diablo.

    ¿Os dice algo TOTAL, ORANGE, AIR AFRIQUE, AIR GABON, CAMAIR, etc? No son empresas españolas ni inglesas. ¿Sabéis qué tipo de contratos tienen o tenían con los países nuestros? Y ¿dónde estaba la Señora Juez y los juzgados de Paris?

    En realidad TODO ES PAYASADA, y con un ÚNICO objetivo. Y no por los testigos de esos tres o cuatro payasos que, como sabéis, están vendidos y no saben realmente el juego bajo las mesas. Pueda que quizá lo saben, pero cuando uno está vendido, vendido está.

    El primer y principal productor de petróleo de África Central en los años 70-80: tiene un 0,8% de carreteras asfaltadas. Francia se convirtió en el primer productor de manganeso en el mundo…y de uranio…Y todos vemos !CÓMO TAN BIEN ADQUIRIERON SUS BIENE¡ Por eso nadie dijo ni dice nada. La Señora juez: todo perfecto.

    ¿Quieren hablar de la RCA? No hace falta…Todos sabemos la suerte de nuestro hermanos. !Pobrecitos¡ Y esto desde hacen siglos, y nunca ha habido ningún solo juez…

    Y está la Señora Juez de Paris. !Qué bonito, señores!

    ¿Os recordáis que empezaron acusando a Bongo (qdp) y a Sasu? A ver, ¿Qué diablos ha pasado para que no se hable más de Gabón y de Congo B? Todo OK: BIENES BIEN ADQUIRIDOS.

    Señores del DR, CON ESTO estoy intentando decir algo: que el verdadero problema no está ahí…Miraos muy bien si tenéis ojitos.

    De todos modos….os dejo esos interrogantes y sé que podéis llegar solos, no sois tan ciegos.

    El Afrikáner.

    Responder
  2. Malalen Ngomo Mabaha

    julio 21, 2017

    Recibir informacion y noticias de Diario Rombe.

    Responder
  3. Susan

    julio 11, 2017

    Muy de acuerdo con el artículo; vivo en Malabo, capital de Guinea Ecuatorial y aquí no existen derechos, por eso las ONGs están acosados siempre, lo mismo con los partidos politicos de la Oposición democrática, los mismo la sociedad civil, lo mismo todo el pueblo de Guinea Ecuatorial; todo va excelentemente bien en este país para no tener ninguna sola manifestación popular desde hace 40 años?

    Dirán que todo va bien si es que del 100% que pagó ya por las famosas viviendas sociales, como las llaman ellos, solo un 5% de los allegados del régimen ya pudo haber recibido la suya? todo va tan bien con el 95% de la población sin agua, electricidad, sanidad, educación, etc.?

    Mísero es todo aquel que dice que en Guinea Ecuatorial hay derechos y todo va bien.

    Responder
  4. Benedicto

    julio 11, 2017

    Me gusta

    Responder
  5. Andres Esono

    julio 11, 2017

    Quiero estar leyendo nuevos articulos

    Responder

Dejar un comentario

  • (not be published)