La Pirámide de Maslow aplicada a la historia de los afroamericanos (por Jeffrey Abé)

 Voy a hablar de la Pirámide de Maslow, teoría psicológica desarrollada por el psicólogo Abraham Maslow, para posteriormente  aplicarla  a la historia de los negros , concretamente, la historia de los afroamericanos.

jefffre

La Pirámide de Maslow establece 5 niveles de necesidades que desarrollamos los humanos durante nuestra existencia:

1· Necesidades fisiológicas (alimentación, descanso, etc)

2· Necesidades de seguridad y protección (salud, seguridad moral, de empleo, ingresos, etc)

3· Necesidades de afiliación y afecto (participación, aceptación, etc)

4· Necesidades de estima (respeto a sí mismo y respeto de las demás personas)

AUTORREALIZACIÓN

La premisa esencial de la Pirámide de Maslow es que es imprescindible tener satisfechas las necesidades más elementales de la pirámide –las más bajas, empezando por los fisiológicas-, para poder llegar al nivel más alto, es decir, a la autorrealización.

Tras buscar el significado de la palabra autorrealización en varios diccionarios y no encontrar ninguna referencia, la definición más exacta del término la he encontrado en internet:

“La Autorrealización consiste en desarrollar todo nuestro potencial para convertirnos en todo lo que somos. Es llegar a ser uno mismo en plenitud.

La Autorrealización es un camino de Autodescubrimiento experiencial en el cual contactamos con el Yo real, y vivimos desde esa verdadera identidad. Sólo así sentimos íntegramente nuestra vida y la vivimos con gozo y creatividad.

La Auto-realización o realización de sí mismo tiene que ver con la autenticidad, con ser lo que se es, y no con lo que se ha aprendido o con lo que uno pretende ser —alejado de su verdad”

¿Qué es Autorrealización?  Por José I. Marina, Fecha publicación: 19 abril 2008

 

Como podemos observar, el nivel más alto de la pirámide (la autorrealización), al que aspira toda persona –según Maslow-,  tiene mucho que ver con la identidad.  Pues bien, tal y como he escrito en otros textos, Frantz Fanon es una de las personas más importantes en lo que se refiere al análisis de la identidad negra. El martiniqués  escribía en su gran obra “Piel Negra, máscaras blancas” las siguientes palabras:

Aunque me exponga al resentimiento de mis hermanos, diré que el negro no es un hombre.

El negro es un hombre negro; es decir que, gracias a una serie de aberraciones afectivas, se ha instalado en el seno de un universo del que habrá que sacarlo. El problema es importante. Pretendemos nada menos que liberar al hombre de color de sí mismo.”

Esta afirmación de Fanon, a primera vista puede parecer una locura, por lo que debemos saber interpretarla, puesto que el mensaje que quiere transmitirnos es realmente relevante.

Evidentemente, lo que Fanon pretende con sus palabras no es menospreciar la condición humana de los negros, sino contextualizar el punto de partida de nuestra identidad racial. Un punto de partida inexorablemente ligado a nuestro pasado.

Siendo Abraham Maslow americano, voy a tomar el ejemplo de nuestros hermanos afroamericanos para demostrar que su autorrealización identitaria no ha seguido el curso establecido en su famosa teoría.

Recordemos que Abraham Maslow aseguraba que era absolutamente necesario tener cubiertas las necesidades más elementales de la pirámide –las fisiológicas y las de seguridad y protección- para aspirar a los estados más elevados de la misma (que culminan con la autorrealización).

Podríamos extendernos bastante para constatar la falta de seguridad física y de seguridad y protección (la base de la pirámide) que han sufrido los afroamericanos históricamente pero, además de ser algo incuestionable, creo que con algunas palabras bastará para zanjar posibles debates: esclavitud, explotación, opresión, racismo, segregación, discriminación, dominación, vejación, violación, persecución, KKK, incendios, policía, extralimitación, asesinatos y, estad seguros, un largo etcétera.

Así, si hiciésemos caso a Maslow, que aseguraba que las necesidades más básicas deben estar cubiertas para autorrealizarse, entenderíamos que la autorrealización de los afroamericanos hubiese sido una utopía, y, sin embargo, ha sido una realidad (hasta el punto que actualmente el presidente de los Estados Unidos es afroamericano. Se dice pronto…).

Entonces… ¿Cómo consiguieron tantos logros sin siquiera tener cubiertas las necesidades más básicas? Pues sólo se me ocurre una explicación –que no está en sintonía con la premisa establecida por Maslow- y se resume en la siguiente frase: “El orden de factores no altera el producto”. Así es, los afroamericanos, a pesar de vivir en una situación totalmente adversa para desarrollar sus capacidades y autorrealizarse, lo hicieron, y lo hicieron alternando el orden que estableció Maslow en su teoría, es decir, ellos se autorrealizaron, no partiendo de su seguridad física y seguridad, sino a través del tercer y cuarto nivel de la pirámide, es decir, la afiliación/afecto y la estima.

Alguien dijo que “la unión hace la fuerza”, pues para los afroamericanos fue exactamente así, puesto que la unión (Movimiento por los Derechos Civiles, Partido Pantera Negra de Autodefensa, etc) que equivale a las necesidades de afiliación y afecto y necesidades de estima en la Pirámide de Maslow, les proporcionó fuerza.

jeffrey

Haciendo honor a su pasado africano, en el que la vida se concibe plenamente en comunidad, los afroamericanos encontraron su alma en grupo y en el grupo ( aunque algunos como Malcolm X encontraron su verdadero yo en solitario, en la cárcel, pero sabemos que sus proyectos no eran egoístas ni individualistas. Pero Malcolm es un caso excepcional… yo me refiero sobre todo a las personas que a través de su labor en y para la comunidad negra, se autorrealizaron). Para mí es el momento álgido de la historia de los afroamericanos en lo que a reafirmación identitaria se refiere, junto con la época del Renacimiento de Harlem.

 

 Permitidme que utilice de nuevo (ya lo he hecho en otro texto), un breve fragmento del libro “Nación Negra, Poder Negro” de José Manuel Roca, para verlo todavía más claro. El fragmento dice así:

 

“A imitación de Malcolm X, muchos jóvenes con una trayectoria parecida vieron en el Partido Pantera Negra un lugar apropiado para emprender su transformación personal y su redención social a través de las actividades a favor de su comunidad. Por vez primera, un montón de adolescentes de los barrios negros vieron la posibilidad de escapar del futuro hampón al que parecían estar inexorablemente abocados y dar un sentido épico a sus vidas adscribiéndose a una noble causa, obteniendo, además, el reconocimiento de los suyos en lugar del repudio”.

Fijaos que he subrayado tres partes: “dar un sentido” (autorrealizarse, el nivel más alto de la Pirámide de Maslow), “adscribiéndose (afiliación y afecto, el tercer nivel de la teoría) y “obteniendo el reconocimiento de los suyas en lugar del repudio” (estima, cuarto nivel de la pirámide).

Si nos centramos en el Partido Pantera Negra de Autodefensa, cuya labor abarcaba los tres niveles mencionados anteriormente (afiliación, estima y autorrealización), y sumamos ciertos programas llevados a cabo por el partido tales como la creación de patrullas comunitarias armadas para salvaguardar la integridad física de los afroamericanos (lo que equivale a las necesidades de seguridad y protección en la Pirámide de Maslow) o el Programa de Desayuno Gratuito para los Niños (alimentación, es decir, necesidades fisiológicas en la Pirámide de Maslow), entenderemos que dicho partido cubría todas las necesidades mencionadas por el psicólogo estadounidense en su teoría, por lo que no sólo proporcionaba la base para autorrealizarse… el partido Pantera Negra de Autodefensa era intrínsecamente la autorrealización de la comunidad negra de Estados Unidos. Formar parte del partido implicaba haberse encontrado a uno mismo. Impactaba de pleno en las conciencias de los negros y creaba entre ellos un sentimiento de solidaridad inquebrantable. Definitivamente eran negros, luego definitivamente eran hermanos.

Abraham Maslow citó a Gandhi y Einstein –entre otros- como ejemplos de personas que habían llegado a autorrealizarse, y esgrimía como argumentos el hecho de ser personas con ideas firmes, ideas diferentes a las de la gran mayoría, personas sin miedo a la presión, etc.

Adoptando los mismos argumentos, y habiendo nombrado anteriormente al Partido Pantera Negra de Autodefensa como máximo exponente de la autorrealización de la comunidad afroamericana, lógicamente si tengo que citar a alguien como ejemplo de persona autorrealizada es la persona en la que se inspiró dicho partido, es decir, el honorable El-Hajj Malik El-Shabazz (también conocido como Malcolm X).

Voy a acabar el texto citando un fragmento del libro “John Coltrane. Jazz, racismo y resistencia” de Martin Smith:

 

 

“A pesar de enfrentarse a la discriminación en todos los aspectos de sus vidas, los afroamericanos supieron crear algunos de los ejemplos de música más innovadores, estimulantes y complejos de la historia”.

 

 

 

 

Diario Rombe
En coherencia con nuestro compromiso con la verdad y el derecho a la información apelamos a la participación ciudadana para que nos hagan llegar sus historias documentadas sobre sus experiencias como ecuatoguineanos bajo el longevo mandato del clan Obiang. Nuestro compromiso es escucharlas, investigarlas, curarlas y publicarlas para cerrar el círculo de la libertad de prensa del que está privado nuestro país. Email: info@diariorombe.es Signal/Telegram/ Whatsapp: 0034 634 79 78 38

Un Comentario to: La Pirámide de Maslow aplicada a la historia de los afroamericanos

  1. agosto 7, 2014

    La Pirámide de Maslow establece 5 niveles de necesidades que desarrollamos los humanos durante nuestra existencia, en el caso de todo ser humano es la misma independientemente de su color de piel.

    Responder

Dejar un comentario

  • (not be published)