Portada » Entrevistas » Crisantos Ondo «Cuando el juez me cite acudiré al acto de conciliación»

Crisantos Ondo «Cuando el juez me cite acudiré al acto de conciliación»

Crisantos Ondo «Cuando el juez me cite acudiré al acto de conciliación»

Por Andrea Spinelli Barrile – lunes 29 de junio 2015

Entrevistamos en Roma al embajador de Guinea Ecuatorial en la FAO Crisantos Obama Ondo acerca de la situación general de su País

En los últimos días de abril, encontré en una cafetería romana al aire libre cerca de Villa Ada el embajador de Guinea Ecuatorial en la Fao Crisantos Obama Ondo. Le pedí un encuentro para entrevistarlo acerca de su país y acerca del caso humanitario internacional de Roberto Berardi, detenido en las cárceles estatales del pequeño estado africano. Me encontré con una persona aparentemente afable y gentil, con la cual hablé durante dos horas de manera muy profunda y educada. El hombre con el que hablé, más bien peripuesto, se expresó siempre con voz tranquila y tonos amistosos: actitud típica de un hombre elegante y gentil que sin embargo chilla con las palabras y los conceptos expresados, que aquí he referido tal y como fueron pronunciados.

high_1309809871

Me intrigó mucho ese acontecimiento acerca del presunto complot urdido en contra del gobierno de Guinea Ecuatorial por parte de unos opositores: introducir en el país un enfermo de ébola durante la Copa de África. Todo esto me parece increíble y lo mismo piensan tanto muchas asociaciones internacionales como la oposición política guineana. Usted fue el primero en denunciar este grave hecho. ¿Puede contarme con todo detalle lo que pasó?

«Mi trabajo como diplomático me permite establecer muchos contactos con el mundo afuera de Guinea Ecuatorial. Hace tiempo, una persona me contactó en Facebook y me dijo que poseía informaciones muy importantes acerca de la seguridad de mi País. Me dijo que un grupo de opositores políticos de Guinea Ecuatorial había contactado a esta persona, o mejor dicho, a un hombre que se presentó en calidad de «representante de un grupo de opositores» para proponer un negocio. Pedí a este contacto que preparase una relación que yo mismo habría enviado a las autoridades de mi País: estos opositores querían ofrecer dinero a la familia de un enfermo de ébola de Guinea Conakry para que se le fuese entregado, con el objetivo de llevarlo a Guinea Ecuatorial durante la Copa de África. Por supuesto, envié estas importantes informaciones a las autoridades de mi País que luego, en el mes de marzo, se ocuparon de este testigo. Esta persona hoy se trova en Malabo.«

A pesar de esto, parece que las autoridades de Guinea Conakry hayan dicho que esta persona, Diallo Coulibaly, no es un ciudadano de este país.

«Todavía hay una investigación, y yo no puedo saber eso. Pero sí puedo decir que la persona que se encuentra en Guinea Ecuatorial es un ciudadano de Guinea Conakry. Hay quien dice que no es así, pero son pequeños detalles que no puedo averiguar. Lo que puedo decir es que la persona que se encuentra en mi País es de Guinea Conakry.»

¿Cree usted que la hipótesis del complot durante la Copa de África es verdadera?

«Conozco personas que están investigando en mi País y sé que hay muchísimas pruebas a favor de la tesis del complot. Hay que tener en cuenta que cada país tiene su propio sistema de seguridad: tal vez Marruecos no estaba listo para organizar la Copa de África, pero sí estaba Guinea, puesto que lo hicimos dos años antes. A pesar de que una persona enferma de ébola pueda jugar a fútbol y viajar, nosotros logramos impedirlo. Ahora bien, la oposición dice que la noticia del complot es falsa porque no hay enfermos de ébola en Guinea, pero nosotros sabemos que no es así.«

Sé que el señor Andres Esono Ondo, uno de los líderes de la oposición en Guinea, le denunció por calumnia por haber hablado de una «teoría del complot». Además, la acusan de quedarse aquí en Roma para evitar el proceso en Guinea. ¿Es verdad?

«El proceso tiene su rumbo. Presentó una solicitud de conciliación y en cuanto el tribunal me convoque, iré. No he recibido ninguna convocación oficial, pero en cuanto la reciba, iré a Guinea para testimoniar. De todas formas, mi versión de los hechos es verdadera y comprobada: hubo una persona sufriendo y muriendo por el ébola y su familia con él, y la oposición intentó comprarla contactando su familia para luego llevarla a Guinea Ecuatorial.«

Según varias páginas web de información, parece que el informador del embajador, Diallo Coulibaly, sea en realidad el chófer que el mismo embajador de Guinea Ecuatorial en la FAO utiliza para desplazarse por Roma.

Pasamos a otro asunto: ¿Qué sabe usted de las manifestaciones estudiantiles de los últimos meses? ¿Es verdad que el ex rector y ex ministro de educación, antes de ser echado, robaba el dinero de las becas de estudio?

«Si los estudiantes hubieran sabido como se accede a las becas de estudio, quizás hubiesen entendido mejor como funciona: no es verdad que hay falta de dinero para las becas, simplemente no se pueden dar a todos los 3000 de estudiantes, sino sólo a un porcentaje de ellos. En este proceso de selección, muchos estudiantes fueron descartados del grupo de beneficiarios y por esto protestaron. En cambio, uno de los errores que la Universidad tuvo que corregir fue el Comitado de selección, que no desarrolló correctamente los procedimientos ya que no siempre fueron respectados los criterios de selección y escalafón.«

Sin embargo, la represión policial fue dura: la Universidad fue incluso ocupada militarmente y muchos estudiantes detenidos. ¿Es verdad?

«No. Hubo enseguida un encuentro entre el ministro y los estudiantes donde se les explicaron todos los problemas. Luego, el ministro decidió cerrar la Universidad por unos días y ordenó a la policía que la vigilara durante las vacaciones de Pascua.«

Sin embargo, muchas asociaciones internacionales como Human Rights Watch, Amnesty Internacional y sobre todo EG Justice, acusan al gobierno de Guinea Ecuatorial de arrestar y encarcelar a los opositores y a muchos estudiantes durante las manifestaciones, incluso a un chico de 13 años.

«No logro entender de que manera Human Rights Watch pueda obtener informaciones sobre Guinea Ecuatorial, puesto que dicha asociación no tiene ningún presidio en mi País. Esas asociaciones tienen que mantener su «linea editorial»: difundir noticias falsas sin ningún motivo. Muchas posiciones tomadas por las asociaciones internacionales son las mismas del oposición, que sin embargo trabaja para desacreditar el País delante de todo el mundo. Esto es normal, es la democracia, pero no pueden difundir noticias falsas.«

En su opinión ¿Por qué pasa esto?

«Por interés. Hay personas, occidentales pero también lobbies, que tienen interéses muy fuertes en mi País y que utilizan la imprenta para difundir informaciones falsas. Hubo también empresarios extranjeros que no apreciaron unas leyes aprobadas en Guinea Ecuatorial, y por esto se resintieron: hablar mal de Guinea Ecuatorial es una tendencia típica de algunas personas que tienen interéses sobre todo económicos en mi País. En este sentido, hay incluso interéses externos al País afanados en crear partidos en cuentra del gobierno: la mayoría de los partidos de la oposición se encuentran en España, donde hay hasta un gobierno no oficial formado por muchas personas que no son de Guinea Ecuatorial.«

Pero ¿Cómo es posible que Guinea Ecuatorial, a la luz de todo esto, no haga nada para que la verdad salga afuera?

«No tenemos los medios para competir con la potencia de la información externa. No tenemos la capacidad mediática de España o de Francia. Fíjese usted que un periodista español invitado a Guinea para la Copa de África durante todo el periodo de la competición, a la hora de comunicar con la tv española nunca habló de la Copa, sino sólo del País. Al final realizó un reportaje intitulado La Paradoja de la Abundancia: entrevistó opositores y todas las personas que hablan mal de su propio país. Grabó sólo barrios pobres y degradados y nunca los donde hay, al contrario, bienestar. Esta es una campaña sistematica para destruir nuestra imagen internacional. […] Aquel periodista entrevistó sólo personas pertenecentes a la etnia minoritaria (Bubi, nda) que desde siempre está en contra de la mayoritaria (Fang, nda): los guineanos por cierto no vamos a España a preguntar por todos lados si, por ejemplo, los catalanes estén libres o no. No tiene nada que ver con nosotros.«

Sin embargo, hay decenas de informes divulgados por ong internacionales…

«La fuente siempre es la misma y los medios siempre refieren las mismas noticias: lo que se pública en España es también lo que sale a la BBC y en todo el mundo, porque la fuente siempre es la misma: Amnesty International, raros personajes de la oposición… Desde hace años se van repitiendo las mismas noticias: siempre y sólo calumnias. Los periodistas deberían ir a Guinea Ecuatorial para ver como se vive allí.«

En Corea del Norte se organizan excursiones para los periodistas…

«… podría así evidenciarse que tenemos a nuestro lado sólo nuestra verdad: hay quien escribe que la gente en Guinea vive con menos de un dólar al día, y sin embargo los datos económicos dicen otra cosa. Guinea Ecuatorial es el único país africano donde puedes encontrar trabajo nada más licenciarte, donde la seguridad es garantizada, la educación es libre así como la asistencia sanitaria.«

Sin embargo, el país descrito por el embajador Crisantos Obama Ondo no es lo que he conocido yo: Guinea Ecuatorial no necesita de un verdadero sistema de propaganda porque el silencio internacional sobre lo que pasa en el pequeño país de África Central es casi total. En cambio, cuando el interés del gobierno es grande, como por ejemplo en ocasión de las Olimpiadas de Sidney (donde el nadador Moussambani conmovió el mundo), de las dos últimas ediciones de la Copa de África de fútbol e incluso en la última competición de las escuelas de samba en ocasión del Carnaval de Rio de Janeiro, la máquina propagandista de Guinea Ecuatorial se mueve con facilidad porque tanto la opinión pública internacional como las altas esferas de estos grandes eventos internacionales se encuentran en una situación de ignorancia inducida acerca del país (tercio mayor extractor africano de petroleo). Así que, al final, Guinea siempre logra limpiar su imagen.

El caso de Roberto Berardi

Cuando entrevisté al embajador Crisantos Obama Ondo, la pena de Roberto Berardi debía terminar al cabo de un mes, y sin embargo así no fue. La magistratura nguemista tampoco dio explicaciones oficiales acerca del rechazo, comunicando verbalmente el nuevo plazo: el 7 de julio, 50 días después.

Quisiera preguntarle algo sobre el caso de Roberto Berardi: ¿Conoce usted la vicisitud judicial de nuestro connacional?

«No conozco muy bien los detalles procesales del acontecimiento, sólo sé que fue procesado por unos delitos económicos. Tampoco conozco a la compañía donde trabajaba. […]«

Después haberle recapitulado brevemente la situación, el embajador pido unos minutos de permiso para ir al baño. Al volver, sin frases de circunstancia o cumplidos, me dijo: «Acerca de este asunto creo que usted y yo tenemos más o menos la misma versión: dos socios hacen negocios juntos y uno de los dos es el gerente de la empresa. […] Si después de tres años vamos a descubrir que falta dinero, ¿De quién es la culpa?«

Fue Berardi el que se dio cuenta de los agujeros en las cuentas corrientes.

«Exacto, es justamente lo que digo yo: si Berardi descubre agujeros en las cuentas corrientes, lo hace adrede y luego supuestamente va a denunciar a su socio.«

Y ¿Por qué ese dinero acabó en las cuentas corrientes del señor Nguema?

«Ese dinero en los Estados Unidos es una falsa información. De todas formas, aunque fuera así, Berardi es el gerente único de la empresa y si no se dio cuenta de que aquel dinero acababa en America, la culpa es sólo suya. Berardi no controlaba los ingresos y egresos de dinero, básicamente se equivocó en dirigir la administración de la empresa: la responsabilidad es suya. […] Entre otras cosas, la pena que recibió Berardi es muy ligera si consideramos el delito por el que fue condenado.«

Acerca de la «falsa información» hay, en realidad, la firma del mismo socio de Berardi, Teodorin Nguema. Una firma que se encuentra en una negociación judicial donde él mismo admite sus responsabilidades (el blanqueo de 300 millones de dólares en los Estados Unidos, dinero derivante de la corrupción en su país) y promete devolver los damnificados, es decir el pueblo guineano, con 30 millones. A todo esto hay que añadir lo que sostiene el abogado de Berardi: según él, el juicio hubiera habido que celebrarse en sede civil (controversia entre socios) y no penal, es decir lo que de hecho pasó (¡Suerte que la pena iba a ser ligera!).

Lo que quisiera someter a su atención, sobre todo porque la familia Berardi está muy preocupada, no es si el señor Berardi es culpable o inocente, sino si el 19 de mayo va a salir de la carcel.

«No veo ningún problema. En cuanto termine la pena, el señor Berardi estará libre. […] Si no crea más problemas, por cierto estará de nuevo libre en cuanto la pena llegue a su cumplimiento […] de verdad, no logro entender las preocupaciones de la familia: el detenido está en buena salud, está conectado a internet durante todo el día, habla por teléfono y se encuentra en una cárcel privilegiada. No veo razones para preocuparse. Recibe buen tratamiento, se la pasa muy bien y, siendo un empresario, dispone de mucho dinero.«

Parece que el embajador conozca muy bien los detalles del asunto, a pesar de que me haya dicho como primer cosa que sólo tenía informaciones generales tomadas por la imprenta y desde luego no oficiales. Lo que es cierto es que utiliza estos detalles como mejor le convenga: de hecho, Berardi no puede conectarse a Internet, pero sí hay un perfil de Facebook con su nombre constantemente puesto al día por el hermano Stefano, quien vive en Berlín y utiliza las cuentas sociales para promover el caso humanitario del hermano detenido. Además, parece que acerca de este asunto el embajador mienta deliberadamente: de hecho, Berardi no se encuentra en buena salud y las únicas fotografías que tenemos lo demuestran de manera inequívoca. En la carcel sufrió torturas y se le pegaron más de una vez, pasó su detención en aislamento prolongado y lo sometieron a tratamientos inhumanos y degradantes. Hasta le quitaron la asistencia médica. Tanto la Cruz Roja Internacional como todas las más importantes organizaciones no gubernamentales humanitarias del mundo sostienen todo esto, además de los testimonios de quienes pudo encontrar al detenido durante las horas más dramáticas de su detención.

Estas informaciones se contradicen y permítame usted que le diga que son muy diferentes de las que tengo yo. Toda Italia vio en los noticieros televisivos las imágenes del cuerpo del señor Berardi y los signos de las palizas.

«(Se ríe) quizás Berardi se haya golpeado solo, para llamar la atención. […] Es un detenido un poco singular, de caracter italiano: protesta y se rebela, pero nunca ha sido maltratado. Nunca.«

A estas alturas, el embajador Crisantos Obama Ondo me da una pequeña sugerencia, la que él defino un «buen consejo«: el apagón informativo. De hecho, según el diplomático africano es buena idea parar de públicar noticias acerca del caso Berardi, y más en general acerca de Guinea  Ecuatorial, sobre todo en el perfil de Facebook administrado por el hermano de Berardi y que lleva el nombre del detenido italiano. El embajador me pidió de manera explicita un perfil bajo para aumentar las probabilidades de que la pena se cumpla sin más problemas. Por este motivo no quise publicar esta entrevista hasta ahora, justamente para seguir «el buen consejo» del diplomático. Pese a esto, todavía no se ha parado el abuso de la justicia nguemista, que sigue deteniendo a Berardi más allá del plazo establecido para la liberación.

Fuente: polisblog.it

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Este contenido está protegido por derechos de autor