Portada » magazine » “Preparar la lanza delante del antílope” y la CAN 2015

“Preparar la lanza delante del antílope” y la CAN 2015

“Preparar la lanza delante del antílope” y la CAN 2015

10888843_956123884399165_6553458241869421061_n

La lanza es uno de los instrumentos de caza en algunas tradiciones de Guinea Ecuatorial. Se puede llevar fabricada al bosque para cazar, o confeccionarse ya en él utilizando un palo resistente, procurando que un extremo sea mortalmente puntiagudo. Algunos desprevenidos suelen preparar sus lanzas justo cuando tienen delante al antílope que quieren atrapar, con los notables riesgos de fracaso que ello conlleva. Y así las cosas, el refrán “preparar la lanza delante del antílope” se refiere al grado más alto de improvisación para describir la conducta de quien intenta poner los medios para conseguir un objetivo cuando prácticamente no le da tiempo.

Esto es exactamente lo que está sucediendo, a todos los niveles, en cuanto a la organización de la Copa de África de Naciones (CAN) 2015 en Guinea Ecuatorial, con la siguiente secuencia de los hechos:

-Descalificación directa de Zalang Nacional el 3 de julio

La selección nacional de fútbol de Guinea Ecuatorial, Zalang Nacional, fue eliminada directamente de la CAN 2015 como sanción de la CAF por la alineación a un jugador expatridado –Thierry Fidjeu Tazameta– no conforme a los reglamentos de la FIFA. Esta circunstancia y el hecho de que en Guinea Ecuatorial no existe liga profesional, hacen suponer, pues, que Zalang Nacional no estaba preparado ni técnica ni moralmente para afrontar una gran competición como esta. Y por puro azar, tendrá que participar en ella por la condición de Guinea Ecuatorial de país anfitrión, dado que Marruecos renunció a albergarla por fundado temor de contagio del Ébola. A partir de aquí, las improvisaciones que se suceden son interminables.

Contrato a médicos cubanos y construcción de centros de aislamiento vacíos

Sin ser expertos en medicina, sin embargo, creemos dudoso que un contrato a última hora y para un tiempo tan breve a cincuenta médicos extranjeros, sin equipamientos sanitarios adecuados, pueda ser la solución a posibles casos de Ébola que se produzcan en Guinea Ecuatorial durante la CAN. El Gobierno ha intentado remediar esta carencia construyendo centros de aislamiento vacíos, es decir, sin equipamiento, lo cual tampoco resolvería el problema porque un centro de esta naturaleza no es solo un inmueble pintado.

-Acondicionamiento de los estadios en tiempo récord

Las empresas adjudicatarias de las obras de acondicionamiento de los estadios destinados a acoger los partidos de la CAN, han sido objeto de fuertes presiones del Gobierno con sus constantes “visitas de inspección” como medida de presión para que las terminaran e hicieran entrega de las mismas antes del 12 de enero de 2015. Y como suele ocurrir en este tipo de situaciones, no sería extraño que las obras en cuestión –centros de aislamiento y estadios– tengan ocultos serios defectos estructurales, y empiecen a derrumbarse o desgastarse dentro de nada. La construcción de cualquier infraestructura requiere no solo tiempo y supervisión adecuados por parte del personal competente, con el fin de asegurar su correcta terminación y durabilidad, sino también para garantizar la seguridad de los usuarios o reducir los costes de mantenimiento. Una obra mal hecha es insegura y costará más en sus futuras rehabilitaciones.

-Cambio en la presidencia de la FEGUIFUT y cese del entrenador

La defenestración de Okua Osa de su puesto de presidente de la FEGUIFUT (Federación Ecuatoguineana de Fútbol), ha venido trabajándose desde años atrás por presiones de Ruslán, para justificarla ahora como destitución por votación democrática en la Asamblea General Electiva del 28 de diciembre de 2014. ¡Hombre!, a unas semanas de la CAN se podía haber aplazado la celebración de esa Asamblea para aunar esfuerzos en torno a Zalanag Nacional antes y durante la competición. Y lo colmo es que el nuevo presidente cese fulminantemente al entrenador unos días después, el 31 de diciembre de 2014, por negarse a viajar a Portugal con ocasión de los entrenamientos de la selección nacional en dicho país, según se dice en un comunicado leído el 1 de enero de 2015.

El conjunto de los hechos que giran alrededor de este asunto parece apuntar a que para el Gobierno, lo más importante no es la victoria ni los buenos resultados de Zalang Nacional, sino la celebración en sí de la Copa en Guinea Ecuatorial y la masiva concurrencia de nacionales a los estadios, incluidos los espectadores forzados. A este efecto, se habla del establecimiento de precios populares, asequibles para todos, con el objeto de llenar las gradas; y la Iglesia ha aportado su grado de arena llamando a los feligreses a acudir a los estadios. El Obispo de la Diócesis de Ebibeyín, Monseñor Juan Nsue Edjang, ha ido más allá elevando plegarias al Señor para librar a Guinea Ecuatorial de incidentes durante la CAN 2015, en referencia al Ébola. Mientras tanto, la población se muestra comprensiblemente poco entusiasta por la Copa, precisamente por el riesgo de contagio, que es real.

Si a esta realidad –contratos millonarios, obras relámpago, posibilidad del Ébola, nuevo entrenador–, se añade que los gastos para la CAN, que no aportará ninguna recaudación al Estado, no estaban previstos en los Presupuestos Generales concernientes, la improvisación y el derroche no pueden ser mayores. No se puede “preparar la lanza delante del antílope”.

El Observador

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Este contenido está protegido por derechos de autor