Portada » Entrevistas » Roberto Berardi “debía sufrir en Guinea Ecuatorial para comprender”

Roberto Berardi “debía sufrir en Guinea Ecuatorial para comprender”

Roberto Berardi “debía sufrir en Guinea Ecuatorial para comprender”

El empresario italiano Roberto Berardi, quien después de permanecer recluido en la cárcel de Bata, Guinea Ecuatorial, durante más de dos años, falsamente acusado del delito de apropiación indebida por parte de su ex socio Teodoro Nguema Obiang Mangue, ahora en libertad ha decidido hacer público su apoyo a la Resistencia en contra de la dictadura de la familia Obiang que azota a todo el pueblo ecuatoguineano.

Roberto Berardi
Roberto Berardi

En primera instancia, Berardi se había asociado con Nguema Obiang en pos de obtener un aliado estratégico en el desarrollo de sus planes de negocios en el país, pero luego, al tomar conocimiento el primero de los diversos crímenes de los Obiang, incluyendo asesinatos -que jamás han sido penalizados-, en un acto fuera de toda justicia fue enviado preso para ser luego víctima de constantes vejámenes, entre los que se incluyen torturas de todo tipo y la obligación de enfrentar condiciones de vida infrahumanas.

Damos el siguiente espacio al señor Berardi para que nos cuente su experiencia:

Me gustaría empezar esta entrevista con una frase: “debía sufrir para comprender”. Estas palabras representan para mí la nueva filosofia que me acompañará el resto de mi vida.

Señores: antes de todo, tengo el honor de dar las gracias a vuestra redacción y a todos los guineanos en el país y a los exiliados por el apoyo moral que me habéis dado durante el periodo de mi encarcelación. Gracias a vosotros me siento hoy una parte integral de esta sociedad. La GE es un país joven culturalmente y socialmente, con una fuerte energía interna, mas, los aspectos humanos y económicos que se viven actualmente en ella, ¿permiten pensar en una perspectiva de real desarrollo?

Para mala suerte este régimen dictatorial y sanguinario está hipotecando el futuro de la juventud ecuatoguineana gastando recursos necesarios. Este sistema monopolítico y oligárquico a gangrenado completamente todo el tejido social y no debemos ser hipócritas entre nosotros, escondiendo la corupción creada por el sistema Obiang en los diversos niveles sociales de este país.

Todos los guineanos, debido a la casta Obiang, sufren de la falta de derechos humanos y viven bajo amenazas y abusos de las autoridades; también miles extranjeros africanos que viven en el territorio de la GE, son abatidos, maltratados y asesinados sin poder defenderse, en el silencio total de la comunidad internacional.

Trato comisarial

Cada día, en todas las comisarías de Bata, en particular la comisaría central de Bata, se cometen abusos y prácticas de tortura, de violencia y esclavización sexual a todas las mujeres extranjeras encarceladas, de una manera sistemática y cruel.

Esto, ante los ojos de todo el mundo, no existe. En Guinea el sistema judicial sólo se basa en tortura y maltrato, yo lo he sufrido en mi propia piel, lo he visto con mis ojos, lo he escuchado y he recibido declaraciones de muchísima gente que ha sufrido y sigue sufriendo de prácticas atroces y demoniacas. Todo esto saldrá un día a la luz con detalles que permitirán condenar a este régimen por crímenes contra la humanidad.

La justicia y los magistrados utilizan el poder judicial para amenazar, estafar y quitarle su dinero a la pobre gente de este país. La corrupción de los magistrados es exagerada: hay asesinos que van a la cárcel sólo por tres meses, mientras tanto que las víctimas y mucha gente sin culpa alguna pasa años esperando encarcelada un proceso solamente porque sus familiares no disponen del dinero que piden los magistrados, secretarios de tribunales, jueces, etc.

La gestión penitenciaria

Para los militares el abuso y la corrupción son las reglas principales. Nada se puede hacer sin pagar, tanto comer, beber, visitar, intervenir médicamente a quien lo necesita; todo es bajo un precio, en el caso contrario, la regla es únicamente el maltrato.

Señores, este país no merece todo esto. Hay muchos guineanos competentes de buena fe y de buena moralidad que no pueden acceder a puestos de responsabilidad porque no forman parte del clan Obiang.

Quien fuera mi socio y su madre, son analfabetos que no soportan en su entorno gente inteligente e instruida; utilizan, para la gestión administrativa del Estado a meras marionetas, ladrones y asesinos que son fácilmente manipulables, esto es un desastre social. El verdadero cáncer de este magnífico país es la familia Obiang, con el sistema tentacular que ha creado. Esta familia tiene en sus manos a toda la esfera política, social, económica, tanto en el aspecto público como en el privado. No hay nada que se mueva sin que la familia Obiang lo acepte.

Todas las posiciones estratégicas del Estado son bloqueadas por los miembros de la misma familia. Las fuentes de información y la prensa son utilizadas sólo para realizar propaganda para el régimen, para contar mentiras sobre el desarrollo. Pero en la realidad la población de GE carece de todo: trabajo, luz, asistencia sanitaria, justicia y de todos lor derechos básicos. Si pensamos en la cantidad de dinero que está en poder de esta familia, por ejemplo debéis saber que el señor Teodoro Nguema Obiang Mangue gasta más de 300.000€ por su vida extravagante cada día, sin contar a doña Constancia Mangue, a todos sus hermanos, parientes y el mismo Presidente. El robo organizado de recursos económicos del país, es una verdad.

Las primeras víctimas son los jovenes ecuatoguineanos. La comunidad internacional sin duda está al corriente de todo esto. Ahora es tiempo de que ellos tomen la responsabilidad de proteger a la población. El pueblo de GE debe tener coraje para empezar a alzar la cabeza y rebelarse para conquistar un espacio de libertad y real democracia por el bien de la generación futura. Y es que las oposiciones políticas en el país y en el exterior deberían tener la madurez para trabajar en conjunto y ganar apoyo en una sola voz. Por mi parte he tomado la decisión de combatir con toda mi determinación a esta familia de mafiosos, esperando que mis interlocutores comprendan este mensaje de amor que estoy entregando al pueblo ecuatoguineano.

Realmente, soy una víctima de la cleptocracia, he perdido todo en este país: el vicepresidente, mi socio, y su madre, con la aceptacion del mismo Presidente, han saqueado todos mis capitales y fondos económicos, me han estafado, torturado y encarcelado durante dos años y medio. Pero ningún día bajé mi cabeza ni acepté los pactos que me ofrecían a cambio de mi liberación, mi honor fue más fuerte que sus ofertas.

Mi deber hoy es hablar sobre la verdad, para evitar que este régimen continúe mintiendo al mundo entero y amenazando a su gente.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Este contenido está protegido por derechos de autor