La muerte, en circunstancias extrañas, de BONIFACIO NGUEMA ESONO NCHAMA, presidente y cofundador de Fuerza Demócrata Republicana

El Comité de Exilio de Fuerza Demócrata Republicana, está profundamente escandalizado y consternado por la muerte de Bonifacio Nguema Esono Nchama, fallecido en la madrugada de éste martes, 28 abril 2015, en Malabo, tan sólo a trece días de abandonar un largo y duro exilio de casi veinte años.

Por razones estrictamente personales y familiares, el histórico político guineano, 77 años de edad, puso fin a su exilio el día 14 del presente mes de abril y regresó a Guinea Ecuatorial, tras anunciar su retirada de la política activa, más de medio siglo involucrada en ella.

Todo parece indicar y sospechar, según las primeras informaciones que han llegado al Comité de Exilio, que la muerte de Nguema Esono no ha sido natural, sino fruto de un acto premeditado y orquestado por el régimen en sus círculos familiares.

El político guineano se sintió un poco mal de salud el pasado domingo, aquejado de una subida de tensión que de vez en cuando le molestaba en el exilio sin que en ningún momento llegara a niveles que ponían en peligro su vida. Y qué casualidad que su botiquín de medicamentos había desaparecido tras llegar a Malabo y estaba a la espera de nuevos medicamentos encargados en España.

El domingo, sin que se preocupara por la molestia de la tensión, uno de sus hijos decidió llevarle a la ‘famosa’ hospital ‘La Paz’, propiedad de la familia presidencial, desafiando así las amenazas de muerte que pesan sobre Nguema Esono. Nada más ser atendido por los médicos su estado salud empezó a deteriorarse, pero en ningún momento perdió la conciencia. El lunes prácticamente entró en agonía y aun con eso seguía hablando normalmente y sólo cuando presagió que había caído en una emboscada, pronunció sus últimas palabras: “Me muero por incrédulo”. Y expiró.

unnamed

Francamente las razones personales y familiares le pesaron más a Nguema Esono en los últimos años que el don natural de preservar su propia vida y de alejarse de las tentaciones familiares y, por ende, desafiar la tiranía menospreciando las eternas amenazas de muerte que pesaban sobre él desde 1980 y se acentuaron en 1995 con la creación de Fuerza Demócrata Republicana.

Nuestro compañero estaba convencido de que la renuncia a la política activa quizás le permitía vivir tranquilamente en su Guinea natal rodeado de los suyos y exento del colimador mortífero del régimen criminal y sanguinario del sátrapa Teodoro Obiang.

Desde 2009 parte de los familiares de Nguema Esono, presionados por Teodoro Obiang, venían acosándole in extremis para que regresara a Guinea. En concreto, uno de sus hijos de una relación sentimental, convenció a otros para que redactaran una carta suplicando su regreso a Guinea.

Una reunión extraordinaria del Comité de Exilio de FDR celebrado en Madrid en verano de ese año abordó ampliamente dicho tema, a petición del propio Bonifacio. La conclusión fue unánime. El Comité dio órdenes tajantes al presidente en el sentido de que en ningún momento aceptaría su dimisión ni su renuncia de la política activa y máxime por presión de unos hijos que ya son más que hombres y mujeres para valerse por sí mismos. Igualmente le aconsejó que en ningún momento de su vida se osara a regresar a Guinea mientras Obiang permanece en el poder.

Nguema Esono trasladó a los hijos su malestar conforme a las indicaciones y consejos del Comité Exilio. La presión se relajó, al menos hasta 2012, cuando su hijo vuelve a las andadas. El finado tenía la costumbre de someter al Comité las presiones familiares que pesaban sobre él. Las conclusiones fueron similares hasta que en 2014 renuncia la política activa y decide regresar a Guinea.

En ningún momento el Comité de Exilio permitió a Bonifacio regresar a Guinea Ecuatorial. Tampoco buena parte de su familia, sobre todo, sus primos hermanos y los hijos que de su penúltima esposa.

Uno de sus primos hermanos le telefoneó a principios de abril para rogarle que no regrese a Guinea porque “su tumba está escavada”, según confió el propio Bonifacio a un miembro del Comité de Exilio que estuvo con él durante una semana en su residencia de Almería, poco antes de trasladarse a Madrid y emprender el regreso a Guinea.

Los guineanos olvidan, pero Obiang no perdona

En veinte años de exilio, Nguema Esono siempre gozó de un excelente estado de salud, salvo las molestias propias de su edad, pero nada graves y antes de regresar superó todos los chequeos médicos.

Desde principios de 2000 circula una ‘supuesta’ lista de originarios de Mongomo que deben ser asesinados en lo que queda del régimen de Obiang y en caso de su desenlace, porque podrían poner en riesgo la sucesión hereditaria de la presidencia de la ‘república’. Todos los miembros de FDR están dentro de esa lista y algunos ciudadanos de Mongomo sospechosos de descontentos con el régimen de Teodoro.

No puede ser mera casualidad que en siete años han muerto, siempre en circunstancias extrañas, cuatro destacados miembros de FDR, entre ellos, dos de sus cofundadores: en octubre de 2008, muere doctor Dámaso Obiang Ndong que acudió al hospital por una molestia palúdica; mayo de 2009, cae Eloy Eló-Mvé Mbengono en Marruecos poco después de regresar al país tras años exiliados; en 2010, cae Benedicto Nzé Ndong y en abril de 2015, cae Bonifacio Nguema Esono, a trece días del exilio. ¿Casualidad? ¿Causalidad? ¿Ironía de la vida? ¿Ironía del destino? En 2005, Obiang envía sicarios para asesinar a Germán-Pedro Tomo, secretario del Comité de Exilio. Los sicarios le confunden con su hermano Manuel, a quien asestan cinco puñaladas mortales y se salvó por la rápida intervención médica.

Resulta inhumano decir que Nguema Esono regresó a Guinea para morir o entregarse al régimen. Pero sí sabía [buenamente] que podían asesinarle. Nunca abandonó ese miedo, pero prefirió no tanto el desafío contra régimen sino el intentar vivir en su país.

Lo que uno dice en el lecho de su muerte [casi] siempre se cumple. En 2009, una familiar de Nguema Esono, minutos antes de fallecer en el hospital de Móstoles, le dijo textualmente: “Nguema Esono, el día de mañana también dirás que te vas a Guinea, cuando has visto de cómo han matado a tu primo Eloy Eló-Mvé; por favor, no te vayas a Guinea porque Obiang te va a hacer lo mismo”.

Las amenazas de muerte por parte de Obiang penden sobre Nguema Esono prácticamente tras el juicio de Macías de septiembre de 1979. En su primer viaje de Estado a Gabón, dónde se decidió el traspaso de Mbañe al país vecino [dichos acuerdos fueron rechazados por Guinea a petición de Nguema Esono cuando era Secretario Técnico de AAEE en el Gobierno del CMS], Omar Bongo le dijo a Obiang que si quiere permanecer en el poder debe deshacer del Vicepresidente de Macías. Poco después Bonifacio fue confinado como embajador en Etiopía antes de que el país aceptara su plácet. No dimitió, sino abandonó la embajada tras un año y se afincó en la ciudad de Mongomo, harto de las humillaciones que le sometían sus subordinados a instancias de Obiang. Para más inri, a penas cobró su salario como embajador.

En Mongomo le sometieron a todo tipo de tentaciones y de trampas por si caía. Intentaron involucrarle en supuestas tentativas de golpe de Estado de 1982 y 1986. Le nombran alcalde sin consultarle y después le someten a un inventario por si faltaba un CFA de los dos millones que tenía la alcaldía al año. Resultado, un superávit de más de medio millón de Francos CFA.

Obiang crea el PDGE e invita a Bonifacio a sus filas. Rechazo tajante. En un viaje a Mongomo le invita a comer en su poblado natal ante varios miembros de su régimen y del párroco de la localidad. Le recrimina por no militar en PDGE y Nguema Esono le contesta que está retirado de la política.

Tras la proclamación oficial del pluralismo político, Obiang le invita a Malabo para que ante los medios de comunicación estatales ‘insulte y critica a la oposición y rechace su supuesta militancia en Up’. Se niega.

La creación de FDR en 1995 y la activa participación de Nguema Esono en la campaña por la POC, su histórico discurso en el cierre de campaña en Malabo, enfureció aún más a Obiang. El cinco de octubre él y su compañero Felipe son expulsados de la capital y confinados en sus poblados porque, según el comunicado de Obiang, “su presencia en Malabo pone en riesgo la seguridad del Estado”.

En Mongomo son sometidos al Tribunal de Inquisición, vejados y humillados. En la misma noche del día 17 de octubre, un escuadrón dirigido por el asesino Cayo Ondó intenta acabar con ellos, pero la información llega al conocimiento de simpatizantes de FDR, que les ayudan a exiliar en Gabón.

En verano de 1995 Nguema Esono logra exiliarse en España, mientras sus compañeros Guillermo Nguema Elá y Felipe Ondó son secuestrados meses después.

En verano de 2003, Santiago Eneme Ovono, hermano de Obiang entonces exiliado en España por problemas familiares, revela a Nolasco Obamefur durante una larga charla lo siguiente:

Santiago: … ¿Sabes lo más que se arrepienta Obiang en su vida?”

Nolasco: … Cuéntame.

Santiago: … Por favor, no lo digas a nadie ni máxime que te lo he dicho yo.

Nolasco: … ¡Sabes que los secretos me llaman papá por imperativo ético y profesional!

Santiago: … Tras la creación de FDR, Obiang me dijo un día que ‘cada vez que me pregunto por qué no maté a Bonifacio en tiempo de Macías me duele la cabeza’, y yo le pregunté por qué, explica Santiago y Obiang le responde: ‘en realidad pensaba y muchos otros que Bonifacio era estúpido, tonto y bruto, que hasta burlábamos de él entre amigos, pero ahora me doy cuenta que nos equivocamos porque Bonifacio es uno de los políticos más listos e inteligentes de éste país y por eso de tantas trampas que le he tendido no ha caído en ninguna. Continúa Obiang: de los tres cofundadores de FDR, el único que me costará eliminar es Bonifacio, porque es muy cauto y listo; pero de los otros dos conozco sus debilidades y basta tenderles un cebo y lo pican… Eloy no me preocupa porque le gusta mucho la buena vida y Felipe es mi yerno, yo sé cómo acabar con ellos en cualquier momento. Pero lo que sí te aseguro, hermano, es que jamás permitiré que yo me muera antes que Bonifacio, porque conoce todas las cosas malas que hice durante el tiempo de Macías…

Nguema Esono estaba al corriente de esa conversación, como todos los miembros del Comité de Exilio. En 2011, la última hija de Nguema Esono se atreve a solicitar una entrevista con Obiang en su palacio. Tras meses Obiang le recibe en su despacho del palacio Tres de Agosto, Malabo. Nchamita ni corto ni perezosa, le hace una pregunta directa: “Señor presidente, dime exactamente ¿qué problema tienes con mi padre que no le dejas vivir en su país con sus hijos? Obiang tampoco reparó en su respuesta: “el problema que tu padre y yo tenemos es que esta silla que estoy sentado los dos la disputábamos, pero yo gané y hasta la fecha tu padre no quiere asumir su derrota ni reconocer mi triunfo”.

Obiang y Constancia intervienen en el acoso al retorno

Cuando los hijos, en realidad un hijo de una relación sentimental bien posicionado en Guinea, dio cuenta que no podía convencer a su padre dejar política ni abandonar exilio, requirió la intervención directa de quienes le mandaban, Obiang y su mujer.

En su fiesta de bodas de oro, de plata o de no se sabe qué metal, Teodoro recurre a la última mujer de Bonifacio, doña Rosalía y le invita a pasarlo bien en Mongomo. La invitación crea una crispación matrimonial, porque Nguema reprocha a su mujer que un hombre no puede invitar a una fiesta a una mujer casada sin el consentimiento de su marido… En fin, la mujer va a la embajada y le entregan billete y dinero para la fiesta. De regreso, la crisis agudizó y la mujer abandona el hogar sin apenas avisar a su marido. Regresa a Guinea y le colocan como funcionaria de Inseso. Las dos últimas mujeres de Bonifacio se fueron de casa por intrigas de Obiang.

Logrado el objetivo, Obiang y su mujer comienzan a sacudir el teléfono de Bonifacio día y noche, cosa que éste pone al conocimiento del Comité de Exilio. Una conversación digna de contar cuando Constancia le invita a regresar a Guinea con todas las garantías y juramenta que mientras sigue siendo primera dama no le pasará nada porque, al final, ambos son la de la tribu Obuk. Nguema le responde que Eloy también era de la misma tribu y por qué murió a manos del régimen… Bonifacio le condiciona que debe mediar un escrito de su marido como jefe de Estado garantizándole la seguridad y responsabilizándose de todo lo que pudiera ocurrirle si regresa a Guinea… Igualmente Bonifacio condicionó su retorno previo encuentro cara a cara con Obiang en un país de la Unión Europea…

En las siguientes conversaciones Constancia cambia de estrategia y habla más bien cordialmente e incluso le pregunta a Bonifacio si aceptaría una pequeña ayuda económica que podría estar mandándole regularmente. Nguema lo rechazó de plano, pero la dama insistía en otras conversaciones que no lo hacía como primera dama  sino como sobrina o hermana de tribu…

La siguiente estrategia fue el envío de emisarios. Su hijo el ricachón y el hermanito de Constancia, Cándido Nsue Okomo. Se reúnen una y otra vez con Bonifacio en Madrid y le exigen redactar una carta a Obiang con sus exigencias para entrar en Guinea. Nguema redacta la carta que nunca fue respondida. Constancia y su hermanito abandonan la escena y dejan todo en manos del hijo de Nguema Esono, que finalmente convence a su padre.

El Comité de Exilio siempre estuvo al tanto de esa situación y en una reunión, un miembro recriminó a Bonifacio el haber admitido que su hijo y Cándido negocien con él en nombre de Obiang y de su mujer. Si Obiang quiere negociar contigo debería enviar una representación al más alto nivel y nos esos jóvenes analfabetos funcionales.

Juicios exprés y virtuales

Hay quienes se felicitan por la muerte de Bonifacio en las redes sociales, recriminándole de tener manos manchadas de sangre en tiempo de Macías. Y otros le reprochan por haber ido sin hablar de lo que exactamente ocurrió en tiempo de Macías y de su grado de responsabilidad.

Simplemente hay que responderles parafraseando al difunto Eloy Eló-Mvé Mbengono: el juicio de Macías aún no ha terminado, aun cuando muchos de sus colaboradores están muriendo sin decir nada.

Sobre Bonifacio no hay que precipitarse. No ha muerto con la boca cerrada. Ha dejado a buen recaudo sus memorias listas para publicar en el momento oportuno. Están bien protegidas en una ciudad de Estados Unidos, donde se publicarán en su día. Cuando salgan a la luz, muchos se quedarán con la boca cerrada.

Condolencia a hijos y familiares

El Comité de Exilio de FDR envía su profundo pésame a la familia afligida y les anima a superar las rencillas familiares que pudieran desatar tras la muerte de Bonifacio.

No hay motivos para mitigar la pena en esas circunstancias, pero quienes tienen fe y esperanza les animamos a saber que la muerte de Bonifacio tarde o temprano tendrá sus consecuencias.

Que Bonifacio Nguema Esono Nchama descanse en paz y que Dios le acoja en su seno como cristiano devoto que era. 

En el exilio,  29 de abril de 2015

LIBERTAD, JUSTICIA E IGUALDAD

EL COMITÉ DE EXILIO DE FUERZA DEMÓCRATA REPUBLICANA

Las identidades de todas nuestras fuentes de DIARIO ROMBE están absolutamente protegidas, no hay forma de que sean reveladas. Seremos nosotros, Diario Rombe, quienes asumamos todo el peso de las situaciones que se generen y ya hemos estado antes en dificultades, sabemos lidiar con los problemas, cargar con la responsabilidad, como también mantener el silencio adecuado ante la presión.
Email: [email protected]
Telf:0034632844638 (signal, imo, telegram, etc).

9 Comments para: Más detalles escalofriantes sobre la muerte de Bonifacio Nguema Esono

  1. Ondo Nkum

    Mayo 1st, 2015

    D. Bonifacio (q.e.d)
    ha demostrado ser un hombre de honor:
    tras participar arastrado por la corriente con Macias, permitio a Obinag dar un golpe a Macias porque Obiang era el unico que tenia este acceso en aquel entices. pero arepentido D. Bonifacio (q.e.d) tomo la decision de no participar nunca mas con el Diabolico de Obiang Nguema.

    Ahora a Obiang le queda liquidar a D. Agustin Ndong Ona. es la verdad. lo vereis dentro de poco.

    Responder
  2. El paisano

    Abril 30th, 2015

    Yo pienso que el debate sobre la muerte de D. Bonifacio Nguema Esono, tenga otra connotación. Tal como se cuenta, él mismo ha reconocido su incredulidad, lo ha pagado con su vida y que en paz descanse.
    Hay de los que se ensalzan, que sepan que cada uno tiene su día. Nadie es malo a 100%, fue muy simple conmigo.

    Responder
  3. Nsi Mba

    Abril 29th, 2015

    Hay quienes se felicitan por la muerte de Bonifacio en las redes sociales, recriminándole de tener manos manchadas de sangre en tiempo de Macías. Y otros le reprochan por haber ido sin hablar de lo que exactamente ocurrió en tiempo de Macías y de su grado de responsabilidad. Ha dejado a buen recaudo sus memorias listas para publicar en el momento oportuno. Están bien protegidas en una ciudad de Estados Unidos, donde se publicarán en su día. Cuando salgan a la luz, muchos se quedarán con la boca cerrada.
    La porquería que rodea al régimen que nos pisotea es comparable a la inmundicia que rodea a muchísimos de los llamados “opositores” al régimen. Sea directamente, como a casi todos los miembros de FDR y muchos del UP, o indirectamente a través de padres y familiares. Todo lo que cuentan ahora lo tenían callado, claro, ya que el tema sobre la política de Guinea solo atañe a un grupo minoritario los de Mogomo, todas esas batallas las tenían en silencio, temas que abordan sobre cómo o el quién debe liderar el país. Es deprimente, en fin. Nadie le devolvió la vida a la pobre IRENE NGOMO MATALA y a muchos otros como ella fueron vilmente asesinados cobardemente

    Responder
  4. Abril 29th, 2015

    Dice FDR que no creamos que Nguema Esono se ha muerto sin decir nada? jajaja dejar de jugar con las palabras. Este señor al igual que Eló, tenía que hablar antes de que llegara la fatalidad. El problema de fondo es que todos estan implicados y no pueden acusar a Obiang sin explicar desde que posición veían ellos a Obiang cometer las atrocidades que dicen que cometió. Lo suyo, si es que realmente sentía algo por su pueblo Guinea Ecuatorial era dejar una orden de publicar lo que supieran, una vez muertos(en el caso de que tuvieran miedo a hacerlo en vida). pero así se van todos, Oyo Riqueza, Eloy Elo, Nguema Esono y otros muchos que se han ido callados a la tumba…no será que todos estaban implicados por igual? Si nó, lean los nombres que salen en el relato de la única persona que ha dicho algo antes de morir (me refiero a D. Ponciano el abogado)

    Responder
  5. Michel

    Abril 29th, 2015

    Cuanto santiago dice que a obiang le preocupa bonifacio por lo que sabe de su pasado. Se de alguien qye huzo volver hace muy poquito y no contradice por las mismas razones, solo que este pertenece a su partido. Y a mi me lo dijo el sobrino de este. Sabe muchisimo de el (obiang) por eso lo hizo volver de inglatera. augustin nze nfumu

    Responder
  6. OMINONA

    Abril 29th, 2015

    ¿ANE MA WOG NA O MBÉ DIPUTADO?
    ETOM NCOGO, ETOM NCOGO DA WUI MA YA ABEÉ MNEM
    ¿ANE MA WOG NA O MBÉ MAESTRO?
    ETOM NCOGO, ETOM NCOGO DA WUI MA YA ABEÉ MNEM
    ¿ANE MA WOG NA O MBÉ SECRETARIO?
    ETOM NCOGO, ETOM NCOGO DA WUI MA YA ABEÉ MNEM
    ¿ANE MA WOG NA O MBÉ DELEGADO?
    ETOM NCOGO, ETOM NCOGO DA WUI MA YA ABEÉ MNEM
    ¿ANE MA WOG NA O MBÉ DELEGADO?
    ETOM NCOGO, ETOM NCOGO DA WUI MA YA ABEÉ MNEM
    ¿ANE MA WOG NA O MBÉ MINISTRO?
    ETOM NCOGO, ETOM NCOGO DA WUI MA YA ABEÉ MNEM
    ¿ANE MA WOG NA O MBÉ NOTARIO?
    ETOM NCOGO, ETOM NCOGO DA WUI MA YA ABEÉ MNEM
    ……………………………………………………………………………………

    Responder
  7. Bonifacio nguema tomo

    Abril 29th, 2015

    Que obiang lleva 35 anhos y es lo que hay , y los familiares de las victimas nos jodemos verdad?

    Responder
  8. Andrea

    Abril 28th, 2015

    Y eso qué quiere decir?

    Responder
    • Andrea

      Abril 28th, 2015

      Sabiendo q existían tales peligrs, no dbio dsafiar la muerte, nadie puede drssfiarla. Es muerte natural. Les acompaño cn ls sentimientos!

      Responder

Leave a Reply

  • (no será publicado)