En los últimos tiempos hay una expresión de moda en los círculos del poder que suena ya a disco rayado por tanto repetirse:  Paz reinante.

Vamos intentar hacer aquí una comparativa el significado real de las palabras paz y la realidad imperante en nuestra sociedad.

11896377_1062218437135677_4461423453687827558_o

Guillermo Nguema Ela

Paz viene del latín  pax (pacis), que significa acuerdo/pacto, o lo que equivale a una ausencia de conflicto y luchas. En el plano individual significa un estado interior desprovisto de sentimientos negativos de odio o furia; un sujeto en paz es aquel que está tranquilo consigo mismo y por tanto con los demás. Mientras que cuando hablamos de paz social, hacemos referencia a la existencia del consenso, es decir, el entendimiento tácito para el mantenimiento de las buenas relaciones mutuamente beneficiosas para los individuos de una sociedad y a distintos niveles el consenso entre diferentes grupos, clases o estamentos sociales.

La paz es un valor fundamental para la vida de las personas, las familias y las naciones. La paz debe visualizarse como una premisa de la vida cotidiana y no como una aspiración etérea, porque el centro de la paz es el ser humano y su naturaleza y está en relación a los demás seres humanos, por lo que indudablemente el elemento central de la paz es la vida humana.

Por lo tanto, hablar de la paz es hablar de la promoción y defensa de la vida humana en su integridad. Esto significa defender y salvaguardar todos los derechos que le reconoce las leyes nacionales y convenios internacionales a las personas: derechos políticos, económicos y sociales.

El hombre nace libre pero al mismo tiempo es un ser social por naturaleza. Los grupos comunitarios nacieron como grupos de individuos unidos por lazos de ayuda mutua y solidaridad, porque la sociedad surge de una lenta evolución de las relaciones de trabajo entre los individuos que residían en mismo grupo debido a sus instintos gregarios de supervivencia. La sociedad ha ido evolucionado desde su forma mas primitiva, donde predominaba la ley del mas fuerte, hasta las formas modernas actuales llamadas civilizadas donde los individuos de cada sociedad han llegado a consensos para regular la vida en común en paz, unidos pero libres. La ley Fundamental es un pacto de convivencia y las leyes son instrumentos para lidiar los diferentes conflictos que surgen entre individuos de una sociedad.

En la antigua Grecia todos los ciudadanos formaban parte de la Asamblea donde se tomaban las decisiones que tenían que ver con la vida en común en las Ciudades_Estado. Hoy en día, en sociedades democráticas, el pueblo soberano elige a unos representantes que se encargan de elaborar leyes, impartir la justicia y administrar los bienes que pertenecen a todos. Precisamente los ciudadanos le deben lealtad al Estado siempre y cuando que proteja sus derechos, quedando claro que el gobierno no otorga derechos, sino que los protege; el gobierno existe precisamente para servir al pueblo, en cambio el pueblo no existe para servir al gobierno.

La Ley Fundamental de Guinea Ecuatorial reconoce claramente, como fundamentos de la sociedad ecuatoguineana, el respeto a la persona humana, a su dignidad y libertad y demás derechos fundamentales que extensamente se exponen en el artículo 13. Además, el Lema que figura en nuestra enseña nacional, cuando se respeta, debería garantizar nuestra convivencia en paz.

Veamos ahora lo que pasa realmente en la vida cotidiana de los guineo ecuatorianos y que desmiente totalmente la afirmación de que reina la paz en nuestro país.

Primero nuestro lema nacional ha sido adulterado y en lugar de Unidad, Paz y Justicia, hemos llegado a División, Conflicto y Arbitrariedad. Efectivamente la actuación de los detentores del poder han acentuado las divisiones en el seno de las familias, a nivel de tribus, etnias, distritos y regiones, con los consiguientes conflictos que ello conlleva, conflictos que se ven agravados todavía más porque la ley del más fuerte es la que impera en nuestra sociedad, como en las primitivas sociedades salvajes. No son las leyes de nuestro ordenamiento jurídico las que moderan nuestra convivencia, sino la voluntad de cada cual que manda.

No se puede hablar de paz reinante cuando el Estado se ha transformado en un feudo del partido que gobierna, las leyes se tratan de manera instrumental, las relaciones económicas y sociales están saturadas con una ideología hostil al diálogo y al compromiso y la limitación de la libertad de los medios de comunicación; la violación descarada del principio de presunción de inocencia, violación de la dignidad de las personas y la politización de la fiscalía.

Esta situación es la que precisamente llamamos pax ecuatoguineana, o la paz del miedo, a modo de lo que fuera la pax romana en su época. Pero los que no se cansan de elogiar este tipo de paz se olvidan de que las sociedades no son estáticas sino que evolucionan. Se le podrá infundir eternamente miedo a la gente, pero llega un momento en la vida de una persona en que le da lo mismo vivir o morir, cuando ve gravemente lesionados sus intereses, pierde totalmente el miedo y se llega a situaciones como las que se han bautizado últimamente como revoluciones árabes. Luego los responsables de situaciones iguales tratan de buscar chivos expiatorios en otras latitudes, cuando el origen es la intransigencia de los detentores del poder, su nula voluntad de diálogo, su actitud prepotente, su empeño en cultivar el pensamiento único y por lo tanto su aversión al pluralismo.

Como lo ha señalado recientemente el Papa Francisco, no hay paz donde no hay justicia. Y el extinto presidente de Costa de Marfil Houphouët Boigny decía la paz no es una simple palabra, es un comportamiento.

De modo que no hay que confundir la ausencia de enfrentamientos abiertos con paz. No hay paz verdadera sin la verdad, justicia, equidad y solidaridad, bienes y valores que propician una convivencia en la que nadie tenga algo que reprochar a otro. El secreto de una convivencia en paz está en la renuncia a nuestras exigencias máximas, hasta hacer nuestros programas compatibles dentro de un marco de respeto a la discrepancia; esto significa renunciar a la imposición partidista en cuestiones fundamentales, que deben ser objeto de acuerdo entre todos. Quede claro pues, que el pluralismo en sí no divide a ninguna sociedad, es por el contrario la base para una estabilidad, porque si el pluralismo dividiera a las sociedades y originase conflictos, todas las viejas democracias no existirían ya al día de hoy; lo que sí divide es la tiranía de algunas mayorías, como sucede en el escenario político de nuestro país, el ejercicio omnímodo del poder ciega, corrompe y no deja ver la miseria de la población. Comer bien, dormir bien, poder ocuparse dignamente de la prole, etc. y pensar que todos lo pasan igual es una ilusión que engaña a los detentores de un poder sin control y sin rendición de cuentas.

La paz es el producto de saber escuchar, de entender las necesidades ajenas antes que las nuestras. No es algo que puede darse por decreto de ninguna autoridad administrativa y no puede ser garantizada por una sola persona, sino con el concurso de todos.

Concluyo haciendo un llamado a todos, para que construyamos todos juntos una sociedad donde reine una verdadera paz, una paz duradera y no la actual  pax ecuatoguineana.

Guillermo NGUEMA ELA

Publicado en el núm. 76 de LA VERDAD, mayo~junio de 2015.

Diario Rombe
En coherencia con nuestro compromiso con la verdad y el derecho a la información apelamos a la participación ciudadana para que nos hagan llegar sus historias documentadas sobre sus experiencias como ecuatoguineanos bajo el longevo mandato del clan Obiang. Nuestro compromiso es escucharlas, investigarlas, curarlas y publicarlas para cerrar el círculo de la libertad de prensa del que está privado nuestro país. Email: [email protected] Signal/Telegram/ Whatsapp: 0034 634 79 78 38

8 Comentarios to: PAX ECUATOGUINEANA

  1. Xaob

    septiembre 26, 2015

    “NO HAY PAZ SIN JUSTICIA. SI QUIERES LA PAZ PREPARE LA GUERRA”
    Guillermo reconozco su valentía usted se enfrentó a esta injusticia teniendo una vida cómoda y mucha gente debería hacer lo mismo.
    Soy de Mongomo , lucho por el mal nombre que Obiang hace de nuestro distrito.
    LOS PUEBLOS AFRICANOS DEBEN GANAR SE EL RESPETO DE SUS DIRIGENTES POR LA FUERZA YA QUE ES EL UNICO LENGUAJE QUE ENTIENDEN.

    Responder
  2. LA VERDAD

    septiembre 24, 2015

    Gracias mi deseo es que fueras el futuro presidente ya que estas confinado por el asesino criminal de Obiang pero Dios es grande y sabe como saldras de esta injusticia el satrapa piensa que la estupidez y mediocricidad son enfermedades contagiosas pues se equivoca solo él y su gobierno de inoperantes ven la paz ya es momento de salir por las calles para enfrentarse con los tanques contra manos vacias para ver si en verdad hay paz y democracia como lo dicen todos los guineanos saben buenamente que no hay paz en la Guinea de Obiang hasta un niño que ha nacido hoy lo sabe lo que si se vive es criminalidad brutalida matanzas desapariciones de personas odio miedo corrupcion egoismo robos asaltos todo eso es lo que el profesor honoris causa en todo de Obiang Nguema imparte a los pedegistas

    Responder
  3. El paisano de Obiang

    septiembre 24, 2015

    Hojalá si hubieran oídos que entienden este mensaje tan explícito.

    Responder
  4. septiembre 24, 2015

    Creo que lo has resumido todo, y le voy a decir algo a Obiang y sus hermanos, habeis intimidado a la generacion de nuestros padres porque ellos tenian secuelas de la dictadura de vuestro tio Macias y de la colonia, a nosotros nuestros padres nos han intimidado por lo mismo, pero no permitiremos que hagais lo mismo a nuestros hijos. Vamos a luchar para que nuestros hijos e hijas y no pasen lo mismo que hemos pasado, que ereden una Guinea Libre y Democratica. Llegara el dia que estareis en frente de una sociedad a la que no reconocereis. No ahy imperio que dure mil a ños ni ccuerpo que lo aguante, mejor salir como un eroe que vivir como un villano.

    Responder
  5. EN EFECTO: ahí estamos

    septiembre 24, 2015

    En este caso, ¿dónde existe esta paz mitológica de D. Guillermo?

    Sr. Guillermo, efectivamente has tenido que leer mucho y nos estás dando una buena lección de lo que significa “paz”.

    En efecto, ¿por qué usted no está en paz? Cuáles son las razones por las cuales usted no esta en paz?.

    Sr. Guillermo, claro está que hay mucha gente que piensa como usted, no hay dudas, y por varias razones…; pero hay otra, la mayoría, que no lo piensa igual. Y todo esto es muy normal y en cualquier parte del mundo: en los EE.UU, en Alemania, en Nigeria, en Yemen, etc., etc.

    Creo que lo más sensato es, primero, hacer una profunda reflexión sobre qué tipo de paz anhelamos. Porque la antropología tradicional considera que únicamente el estado civilizado de la evolución cultural considera a la paz de una forma positiva, y que los estados de salvajismo y barbarie suponían una preferencia cultural por la guerra, considerando una forma honrosa saquear a otros pueblos, y exaltando las virtudes guerreras…De esa manera se describían las costumbres de algunos pueblos llamados primitivos (justificando así su colonización).

    Algunos piensan que lo opuesto a la paz es el estancamiento. Simbólicamente esto indica que la paz no es un absoluto, sino una búsqueda permanente. Y además indica que el conflicto no es lo opuesto a la paz. Conviene en un trámite hacia la paz, transformar el conflicto, no suprimirlo. Las gestiones no-violencia (de Gandhi, Mandela, etc.) encarnan este trámite de transformación pacífica del conflicto.

    Sr. Guillermo, todos queremos estar y vivir en paz. Todos sabemos usar las buenas palabras de los santos, de los filósofos griegos, de la santa filosofía occidental. Y todos sabemos al mismo tiempo cómo estos santos vuestros han utilizado y utilizan la palabra paz para hacer sus guerras: la antropología tradicional sigue en pie.

    Responder
    • Guillermo Nguema Ela

      septiembre 25, 2015

      Señor EN EFECTO, he definido claramente lo que entiendo por Pax Ecuatoguineana, para lo cuál no hay necesidad de leer mucho, porque es algo que se vive, es mi opinión y cualquiera es libre de tener la suya. Ud. no habría podido ver lo que yo, porque quizá está volando alto como el cóndor, o quizá quiera decirnos que todavía nuestra sociedad no está civilizada y que vivimos en un estado salvaje, que por lo tanto no debemos considerar la paz como algo positivo.

      Por mi parte, estoy profundamente convencido de que la paz es algo a lo que deben aspirar todos los pueblos que se preocupan por una convivencia armónica entre sus ciudadanos y su desarrollo. No creo que sea nada mitológico, de hecho uno de los lemas nacionales de Guinea Ecuatorial es PAZ.

      Responder
  6. SOY D. GUILLERMO NGUEMA

    septiembre 24, 2015

    Muy de acuerdo, NO HAY PAZ EN GUINEA ECUATORIAL, SINO:

    MIEDO A SER ENCARCELADO
    MIEDO A SER CONFINADO EN EL POBLADO NATAL COMO LE PASA A D. GUILLERMO
    MIEDO A PERDER EL EMPLEO
    MIEDO A MORIR

    Pero cierto, urge que establezcamos una sociedad justa en Guinea Ecuatorial, la paciencia se va agotando al igual que el miedo…… existen demasiadas injusticias en este país.

    Responder
    • Meyaa

      octubre 2, 2015

      NO DUDARÍA DE ESAS AFIRMACIONES LA MASA DE LADRONES DEL PDGE.
      Ni siquiera el ex-portavoz de gobierno Fernando Nve Ngú y el ex- subdirector general de Seguridad Diosdado Nguema Eyi . Si los muertos hablaran nos contaría hoy lo que es servir a un Directador. y el llamar a la situacion que GUERRA EN LA QUE SE ENCUENTRA GUINEA PAZ; pero CLARO Para el mismo PF. eso es “PAS”. y con la PAS REINANTE solo se da paso a todo lo que es ARBITRARIO, ILEGAL, INJUSTO. A TODO LO QUE HUELE A MUERTE Y MENTIRA.

      Responder

Dejar un comentario

  • (not be published)