El Movimiento para la Autodeterminación de la Isla de Bioko, MAIB, rechaza contundentemente el reparto ilegal de terrenos rústicos que llevan a cabo ciertas personalidades en el Municipio de Rebola.

Fuentes fidedignas nos confirman que las autoridades de la Villa de Rebola vienen repartiéndose los terrenos rústicos usurpados por el Gobierno a los “autóctonos” de Rebola y Basupú Fishtown, como las de las familias Beacá, Bohó, y Loká entre otros, que fueron desposeídos años atrás por el Gobierno, bajo el pretexto de “ensanchar”  de viviendas sociales el Barrio de Buena Esperanza hacia la Villa de Rebola. Los referidos terrenos rústicos están ubicados en el km. 6 de la carretera Malabo-Rebola.

La élite bubi del PDGE en Rebola no puede evitar seguir las “sabias orientaciones” de su Presidente Fundador. Como nos tienen acostumbrados los prohombres del régimen de Teodoro Obiang Nguema, sus acólitos siguen al pie de la letra sus sabias orientaciones; “hacer el mal y evitar el bien”.

Con la actual crisis económica y la reducción drástica  por parte del Gobierno del Presupuesto General del Estado para el año 2015, Teodoro Obiang Nguema anunció que ya no iba a hacer uso de esos terrenos que aún no han sido construidos hasta el momento. Y que los perjudicados se hicieran cargo de sus fincas. Ello significaba que los propietarios volvían a recuperar sus fincas, aunque actualmente improductivas, por el daño causado por las maquinarias que removieron la tierra y cultivos.

En vez de que las autoridades locales, todos ellos del PDGE, comuniquen a los propietarios la buena nueva del régimen, trazan un plan para hacerse con estas fincas rústicas. Así la Comisión de Ensanche del Municipio de Rebola se ha adueñado de los terrenos, procediendo a su reparto para su propio provecho, ignorando de lleno los derechos de los verdaderos dueños, según fuentes cercanas de dicha Comisión. Razón por la que un miembro de la misma, Severo Sito, negó el terreno que le correspondió.

En esta ilegal operación de reparto de terrenos, los miembros del PDGE de Rebola aplican la filosofía del partido gubernamental “hacer el mal y evitar el bien”, para seguir oprimiendo a desprotegidas familias autóctonas, y así continuar con el estatus quo del pillaje que reina en el país. En este asunto de planificar y usurpar terrenos ajenos están involucradas varias personalidades; Gabriela Boloba Sabana, actual Alcaldesa de Rebola; José Elembo Beacá, presidente de la Comisión de Ensanche; María Leonor Epam Biribé, ex ministra Asuntos Sociales y Promoción de la Mujer; Francisca Tatchoup Belope, ex ministra de Economía y Promoción Empresarial, actual Vicepresidenta Segunda de la Cámara de Representantes del Pueblo; Mercedes Robemo Bolopo; así como Remigio, presidente de la Comunidad de Vecinos de la zona B del Barrio Buena Esperanza; Manuela, Depositaria del Barrio Buena Esperanza; un militar en activo, presidente de la zona Alta del Barrio Buena Esperanza; algunos miembros salientes de la Corporación Municipal de Rebola como Marcos Perico, Ignacio Bitá y Pichi Capote Riquito. Muchos ya vendieron esos terrenos a terceros mientras que otros construyen locales comerciales.

Uno de los legítimos representantes de esas fincas rústicas es Manuel Casillas B. Se sabe que en la actualidad dichos terrenos no pueden cultivarse hasta que transcurra varios años, el daño de las maquinarias sigue vigente. Cuando una máquina catapilar limpia el terreno con moto pala, la tierra queda afectada e improductiva durante un tiempo prolongado.

Si el objetivo real de Obiang Nguema era devolver dichos terrenos que el Gobierno usurpó de forma indiscriminada a sus propietarios, y no tratar de compensar a su élite bubi del PDGE como se observa, debía haber adoptado medidas reales en la devolución de dichos terrenos, y no permitir el pillaje que ahora practican sus colaboradores acérrimos en Rebola, como si de botín de guerra se tratase.

Tal es el caso de Florencio Chale, conocido como Papá Jola, ex presidente del Consejo de Poblado de Basupú Fishtown, que en colaboración con el ex Delegado de Gobierno del Distrito de Baney, Jesús Engonga, viene vendiendo y revendiendo terrenos ajenos, mientras los verdaderos propietarios reclaman ante las autoridades nacionales sus bienes y no son escuchados.

Porque en cada zona del territorio nacional, especialmente en la Isla de Bioko, observamos que prima más los intereses particulares de los prohombres de Obiang Nguema que los derechos reales de los ciudadanos.

Se entiende que cuando Obiang dijo que cada uno se haga cargo de su terreno, no solo en Rebola sino también en otros poblados, era porque ya no habrá más proyectos de viviendas sociales a cargo de su Gobierno. La crisis económica mundial ha llegado a las arcas del Tesoro Público del Estado, pero no en los bolsillos de sus fieles colaboradores.

Al respecto, el MAIB exige una investigación sobre este ilegal reparto de terrenos rústicos para que sean devueltos a sus verdaderos dueños, al margen de que se adopte las medidas creíbles para dar coto a este tipo de actuaciones lucrativas y partidista que perjudica a nuestra comunidad, donde solo se benefician sus autores, además de reafirmarse unos y otros su estricta colaboración al régimen de Teodoro Obiang Nguema, en perjuicio de los verdaderos propietarios de estas fincas rústicas, y en general, de otras muchas más sin señalar.

Fuente: MAIB

Diario Rombe
En coherencia con nuestro compromiso con la verdad y el derecho a la información apelamos a la participación ciudadana para que nos hagan llegar sus historias documentadas sobre sus experiencias como ecuatoguineanos bajo el longevo mandato del clan Obiang. Nuestro compromiso es escucharlas, investigarlas, curarlas y publicarlas para cerrar el círculo de la libertad de prensa del que está privado nuestro país. Email: [email protected] Signal/Telegram/ Whatsapp: 0034 634 79 78 38

Dejar un comentario

  • (not be published)