DSC03958

Severo Moto Presidente del Partido del Progreso

 

El extesorero de la formación que preside Mariano Rajoy ha entregado al juez nuevos documentos con los que demostrar la autenticidad de los papeles que recogen la presunta contabilidad B del PP.

Entre ellos se encuentran dos recibís que muestran que el partido, en aquel momento presidido por José María Aznar, realizó dos aportaciones para la campaña del político guineano. Uno de ellos está firmado por el propio Severo Moto, que en esas fechas se encontraba en Europa para cargar contra Francia por la su actitud “imperialista” y para reclamar las islas guineanas de Mbañe y Cocoteros, que poco antes había anexionado por decreto Gabón.

Recibí firmado por Severo Moto

Recibí firmado por Severo Moto

En el otro recibí, fechado el 30 de julio de 1993, un interlocutor (cuya firma es ilegible) aseguró haber recibido 200.000 pesetas para entregar a S Moto y a Instituto MBA.

Las elecciones legislativas de Guinea Ecuatorial se celebraron en diciembre de 1993 y fueron boicoteadas y declaradas fraudulentas. Los recibís aportados por Bárcenas son una prueba más de la buena relación entre el PP de Aznar y Severo Moto, que han quedado acreditadas en múltiples ocasiones en el pasado hasta el punto de que existen sospechas bien fundadas sobre el apoyo del Gobierno de Aznar al fracasado golpe de Estado de 2004 contra el dictador Obiang Nguema. Moto era la persona que un grupo de mercenarios pretendía poner en el poder en Guinea Ecuatorial con la intención de que sus patrocinadores se beneficiaran de sustanciosos contratos con el nuevo Gobierno.

Severo Moto fue condenado a una pena de seis meses de prisión en enero de 2013 por intentar enviar armamento a su país, aunque no llegó a ingresar en la cárcel porque la Fiscalía llegó a un pacto con su defensa. Moto había sido detenido por este caso en 2008 cuando ya no gobernaba el PP. Durante la época de Zapatero, sus relaciones con el Ministerio de Exteriores y los servicios de inteligencia fueron mucho más problemáticas. En 2005, el Gobierno le quitó la condición de asilado político, aunque Moto consiguió recurrir con éxito ante el Tribunal Supremo.

Años antes, su situación era mucho más desahogada gracias al apoyo del Partido Popular. Si bien el PP financió la actividad política de su partido, según ha desvelado Bárcenas, lo cierto es que sus posibilidades de arrebatar el poder a Teodoro Obiang Nguema por vías políticas eran muy reducidas. Fue entonces cuando surgió la posibilidad de utilizar la violencia para acabar con el régimen. En marzo de 2004, 50 hombres armados fueron detenidos en el aeropuerto de Harare, en Zimbabue, cuando se dirigían a Guinea Ecuatorial con la intención de derrocar a Obiang. 

El plan consistía en trasladar a Severo Moto en avión desde España para que se hiciera con el poder. Las personas que financiaron el golpe –entre las que estaba Mark Thatcher, hijo de la exprimera ministra británica– pretendían obtener a cambio contratos en las explotaciones petrolíferas y de gas. Los mercenarios dijeron contar con el apoyo del Gobierno de Aznar, algo desmentido por el Ministerio de Exteriores.

Recibí firmado por un intermediario para financiar la camapa guineana

Recibí firmado por un intermediario para financiar la camapa guineana

En el juicio que le condenó a una larga estancia en prisión, pero también cuando fue liberado por Obiang y regresó a su país, Simon Mann confirmó que los Gobiernos de España y Suráfrica dieron su visto bueno al golpe en enero de 2004, dos meses antes de que se pusiera en marcha la operación. El Gobierno de Aznar estaba dispuesto a reconocer al nuevo Gobierno al día siguiente del golpe e incluso a enviar policías militares para mantener el orden.

Otro testimonio de una persona implicada en la preparación de la operación militar coincide en destacar el apoyo de Aznar y el PP al golpe. El piloto Crause Steyl comentó después que las autoridades españoles le permitieron a él y a Moto volar de vuelta a España tras el fracaso del golpe sin los documentos necesarios.

Fuente: eldiario.es

Dejar un comentario

  • (not be published)