Dicen que una imagen vale más que mil palabras, y quizá sea cierto, porque hay algunas imágenes que demuestran claramente que amigos y familiares de miembros del Ejército de Guinea Ecuatorial usan la indumentaria militar para extorsionar.

Así circulan en las calles de Malabo, con total libertad buscando victimas para extorsionar, agredir y si es necesario matar si éstas se resisten. Tienen todas las fichas a su favor porque Guinea Ecuatorial es un país sin ley, donde la delincuencia crece rápidamente amparada por el ejército. 12226451_10153099733570738_992511168_n
En chancletas y pantalón corto acompañado de un colega, posiblemente el que se hace pasar por General de las Fuerzas Armas junto a su Guardaespaldas con un chaleco de policía (tal vez prestado de un pariente de la familia de Obiang), así circulaban durante el mediodía de hoy lunes por el barrio de Caracolas buscando extranjeros a quién estafar o estudiando las posibles viviendas que posiblemente puedan asaltar esta noche.

Diario Rombe
En coherencia con nuestro compromiso con la verdad y el derecho a la información apelamos a la participación ciudadana para que nos hagan llegar sus historias documentadas sobre sus experiencias como ecuatoguineanos bajo el longevo mandato del clan Obiang. Nuestro compromiso es escucharlas, investigarlas, curarlas y publicarlas para cerrar el círculo de la libertad de prensa del que está privado nuestro país. Email: [email protected] Signal/Telegram/ Whatsapp: 0034 634 79 78 38

2 Comentarios to: Un policía le presta su chaleco a su amigo para extorsionar a los extranjeros

  1. Terror en guinea

    noviembre 10, 2015

    Los policías, que no pueden participar en atracos, violaciones y asesinatos, prestan las armas a sus amigos, con la condición de repartir el botin.
    La situacion de Guinea ahora mismo, es igual que la de Venezuela.

    Responder
  2. EDJÜEE

    noviembre 9, 2015

    lo que sembrare el hombre eso cosechara es la educacion de Obiang y su gentusa asi robaban a los extrangeros todos los que son generales hoy que Dios nos libre del mal

    Responder

Dejar un comentario

  • (not be published)